Saturday, April 2, 2016

Afganistán y la producción de opio (1) Introducción

                                           Papaver somniferum,  tipo de amapola para opio, popularmente llamada adormidera

Según los datos presentados por  WP,  Afganistán ha sido el mayor productor mundial  de opio, por delante de Birmania (Myanmar), el "Triángulo de Oro", y de América Latina desde 1992, excluyendo el año 2001 (por la represalia de EEUU a los ataques del 11 de Sept que mermó la prod. en un 90%).  La producción de opio en Afganistán  en "la media luna creciente" ha ido en aumento,  especialmente entre 2004 y 2007, más  que en cualquier año durante el régimen talibán En  Afganistán  se utiliza más tierra  para el cultivo   de la adormidera  de la que en América Latina se destina a la producción de coca. En 2007, el 92% de los opiáceos  fue originado en Afganistán.  Esto equivale a un valor de exportación de alrededor de $ 4 mil millones, con un cuarto de millón a ser percibido por los cultivadores de opio y el resto  por los funcionarios del distrito, insurgentes, señores de la guerra y narcotraficantes.  En los siete años (1994-2000) antes de la prohibición del opio por  los talibanes, la cuota de los ingresos brutos del opio de los agricultores afganos se dividió entre 200.000 familias.   Afganistán es también el mayor productor de cannabis (en su mayoría como hachís) en el mundo.  En  2004, clérigos musulmanes  emitieron una  una fatwa (pronunciamiento) en la  que la producción de opio  era contraria a la ley de la sharía (la ley religiosa) y que, en consecuencia,  los productores de opio  serían castigados.



Este mapa muestra las regiones del mundo de mayor producción de droga (heroína, derivado sintético del opio). A la cabeza, en la media luna creciente, se encuentra Afganistán.  (Mapa de WP)

Período Soviético (1979–1989)

 A medida de que el gobierno afgano comenzó a perder el control de las provincias durante la invasión soviética de 1979 a 1980, los señores de la guerra florecieron. Con esa falta de control, la producción de opio también se expandió, ya que los comandantes regionales buscaron  maneras de generar dinero para comprar armas, según la Organización de las Naciones Unidas.  (La estrategia  que   los Estados Unidos estaba llevando a cabo era la de un pleno apoyo  a los  los luchadores por la libertad o mujayedines afganos,  con el objetivo principal   de mermar la influencia de la URSS y provocar su retirada de Afganistán  por  una lenta guerra  de desgaste). 

 Los soviéticos en múltiples ocasiones alegaron que los agentes de la CIA norteamericana estaban ayudando  al contrabando de opio  de Afganistán, ya sea en el oeste, con el fin de recaudar dinero para la resistencia afgana, o en la Unión Soviética, con el fin de debilitar a través de la adicción a las drogas. De acuerdo con el historiador  Alfred McCoy, la CIA apoyó a varios capos de la droga afganos, por ejemplo  a Gulbuddin Hekmatyar  y  a Haji Ayub Afridi. Otro factor fue la campaña de erradicación dentro de Pakistán (cuyos Servicios de Inteligencia  eran  partidarios de los  mujayedines). El gobierno paquistaní, USAID y otros grupos,  estaban involucrados en el intento de eliminar el cultivo de la amapola de ciertas zonas de la Provincia de la Frontera del Noroeste que limita con Afganistán. La industria del opio pasó de Pakistán en Afganistán durante la década de los años 1980  

 Período de los señores de la Guerra (1989–1995) 

Cuando el ejército soviético  comenzó  a retirarse en 1989, se creó un vacío de poder. Varias facciones de  muyahidines comenzaron a pelear unos contra otros por el poder. Con el cese del apoyo occidental, recurrieron cada vez más al cultivo de la adormidera para financiar su existencia militar.  

Período del  régimen Taliban (1995–2001):   

 Durante el régimen talibán, Afganistán  produjo una cosecha de opio de 4.500 toneladas métricas en 1999En julio de 2000, el líder talibán Mullah Mohammed Omar, colaborando con las Naciones Unidas para erradicar la producción de heroína en Afganistán, declaró que  el cultivo de la adormidera para la producción de opio, era  anti-islámico, lo que resultó en una de las campañas contra las drogas de mayor éxito del mundo. Los talibanes hicieron cumplir la prohibición de cultivo de la amapola a través de amenazas, la erradicación forzosa y el castigo público de los transgresores. El resultado fue una reducción del 99% en el área de cultivo de la adormidera en las zonas controladas por los talibanes, aproximadamente tres cuartas partes de la producción mundial de heroína en el momento. La prohibición fue eficaz sólo brevemente debido a la deposición de los talibanes en 2002. Seguramente también  hubo quienes se  beneficiaron del aumento de los precios durante la prohibición y de una eventual  manipulación del mercado por parte de ciertos señores de la droga. El opio seco, a diferencia de la mayoría de los productos agrícolas,  se puede almacenar fácilmente durante largos períodos de tiempo sin refrigeración  ni   equipos costosos. Con enormes  acopios de opio almacenadas en refugios secretos los  Talibanes y otros grupos  pudieron involucrarse el tráfico de drogas  ya que  así se podían obtener   grandes beneficios personales durante los picos de precios después de la prohibición de 2000 y el caos que siguió a 9/11. Desde el año 2008 los talibanes,  de hecho,  apoyaron  a los agricultores que cultivan la adormidera como fuente de ingresos para las operaciones insurgentes.

Estado  actual en  Afghanistan:

 Hacia   noviembre de 2001, el colapso de la economía y la escasez de otras fuentes de ingresos habían  obligado a muchos de los agricultores del país a recurrir al cultivo de opio para la exportación. (1.300 km² en 2004, según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito).  En diciembre de 2001, un número de afganos prominentes se reunió en Bonn, Alemania,  bajo el auspicio de las Naciones Unidas (ONU)  con el fin de  desarrollar un plan para establecer el Estado de Afganistán, incluyendo provisiones para una nueva constitución y elecciones nacionales. Como parte de ese acuerdo, el Reino Unido (GB) fue designado el país líder en el tratamiento de temas antinarcóticos en Afganistán. Afganistán aplicó de inmediato su nueva constitución y celebró elecciones nacionales. El 7 de diciembre de 2004, Hamid Karzai prestó juramento como presidente de un Afganistán democrático  y gobernó hasta el cambio de Gob. de 1014.  Desde  finales de Sept. de 1914 y en la actualidad, el Presidente de A. es el antropólogo y político Ashraf Ghani Ajmadzai  y su Primer Ministro el Oftalmólogo,   político y diplomático   Abdullah Abdullah, gobiernan el país. 

Lamentablemente la corrupción dentro de la administración Karzai (el 52% del PIB del país, que asciende a US $ 2,7 mil millones al año, es generado por el tráfico de drogas),   la reticencia de los Señores de la Guerra a abandonar el trafico de  drogas,  amén de que EEUU los utilice   para mantener limpios los territorios  de  Al-Qaeda,  hace que  la lucha no sea del todo efectiva.  Sin embargo, investigaciones demuestran que si hay Señores de la Guerra que se han transformado en Gobernadores y han dejado de producir droga e incluso han implementado programas para su erradicación.  Igualmente, los esfuerzos   estadounidenses y de otras potencias  aliadas  para combatir el tráfico de drogas se han intensificado. 

 La erradicación de los cultivos de  la adormidera  no se ve como una opción viable debido a que su cultivo y comercialización  constituye el sustento de los agricultores rurales de Afganistán. Unos 3,3 millones de afganos están implicados en la producción de opio.   El opio es más rentable que el trigo y la destrucción de los campos de opio, posiblemente, podría conducir al descontento o malestar entre la población indigente.  Algunos programas de erradicación de amapola sin  embargo, están  demostrado su eficacia, en especial en el norte de Afganistán. Por ejemplo: El programa  de erradicación de  Balkh gobernador Ustad Atta Mohammad Noor (un ex- Sr. de la Guerra) entre 2005 y 2007,  hizo que el cultivo de la adormidera  fuera  reducido con éxito en la provincia de Balkh de 7.200 hectáreas en 2005 a cero para el año 2007.   El 28 de octubre de 2010 agentes de Servicio Federal de Rusia para el control de narcóticos se unieron a las fuerzas afganas y estadounidenses  en una lucha conjunta en  contra las drogas destruyendo  un sitio importante la producción de drogas cerca de Jalalabad. En  dicha operación fueron destruidos 932 kg de heroína de alta calidad y 156 kg de opio, con un valor de mercado de $ 250 millones, y una gran cantidad de equipo técnico. Esta fue la primera operación antidroga  que incluyó a  agentes rusos lo que señala un mejoramiento en las relaciones entre EEUU y Rusia.  Sin embargo  todo esto no es suficiente  para erradicar  la producción de opio  como lo  corrobora en un informe de la BBC, con fecha del 20 de julio de 2015


En la siguiente  entrada, el  viernes que viene,  un artículo de  un experto en el tema.
 

Para un pantallazo de Historia- Primer parte (más antigua) pulsar aquí


Para un pantallazo de Historia. Segunda parte (menos antigua) pulsar aquí



12 comments:

Emilio Manuel said...

Gracias a dos novelas de Hosseini, Khaled tituladas "Mil soles esplendidos" y "Cometas en el cielo", he aprendido mucho sobre Afganistán y toda su historia reciente, en donde el opio ha sido utilizado como intercambio para la compra de armas y otros productos de la guerra. Dos magníficos libros que merecen ser leidos.

Saludos

Cayetano Gea said...

Erradicar el problema es difícil cuando hay gente pobre que vive de ello y gente del primer mundo que demanda su consumo. Y sobre todo, cuando tantos beneficios produce a los intermediarios. Tema complejo.
Un saludo.

manouche said...

Aurons nous droit à une "dégustation"? Bises fumeuses.

Manuel López Paz said...

Lo tiene complicado Afganistán. País arruinado por la guerra y los fanáticos, sin verdadera ayuda internacional, seguirá por esos derroteros...

Besote guapa

EL AVE PEREGRINA said...

Myriam, a cuántos alivia en esos momentos crueles de la enfermedad...pero también destruye si se usa indebidamente.

Feliz fin de semana.

Un abrazo.

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Te felicito por la buena documentación en tu entrada.
No se va a poder erradicar la droga como tampoco las armas. Todo por el deseo de poder que los gobiernos mantienen. Por un lado los persiguen y por otro lado dejan que se haga comercio. Siempre le toca perder al pobre.
Un gran abrazo

Ambar said...

Un articulo perfectamente documentado. La erradicación de un problema como éste es tarea enormemente difícil mientras siga existiendo la demanda y la pobreza. Has realizado un gran trabajo.
Besos

Genín said...

La única manera de acabar con eso es legalizando las drogas, pero no les debe de interesara los que lo podrían hacer para seguir con tan suculenta mordida...
Besos y salud

Kristalle said...

Muy buen articulo, la verdad pienso igual que Genín, no les debe de interesar el legalizar las drogas...

Saludos

Ele Bergón said...

Ya los medios de comunicación nos hablan de Afganistan, pero su pueblo sigue con todos sus problemas.¿ Por qué será que detrás de las desgracias siempre se encuentra la manipulación y el tráfico de armas?

Gracias Myriam por acercarnos a este problema que los poderosos pretenden que se olvide.

Besos

Abejita de la Vega said...

Mala suerte la de los afganos. Droga y fanáticos. Una pesadilla.

Besos, Myriam.

Pedro Ojeda Escudero said...

Estas entradas tuyas tan documentadas sobre temas importantes que no deben pasarnos sin ser pensados, son una delicia. Este, en concreto, explica muchas de las cosas que allí pasan: el cultivo del opio y quienes lo controlan y el peso de los poderes internacionales...
Besos.