Friday, March 18, 2016

Crepúsculo sobre Berlin ( Exposición sobre el arte proscrito por el Tercer Riech 1905- 1945) - 1


                                               "Sonia", 1928,  óleo sobre tela,  por Christian Schaltz (Alem., 1894.1952)


Prometí contar sobre esta excelente  exposición  en el Museo Israel de Jerusalén  que estará abierta al público hasta el 7 de Junio de 2016. La muestra es fruto de la colaboración de este museo con  la Galería Nacional del Museo Estatal de Berlín  y el Museo Israel de JerusalénEl  contenido de estas cinco entradas   que dedicaré a esta exposición está basado íntegramente en  la información ofrecida al público por la   Curadora del Museo de Israel:  Adina-Kamien Kazhdan y  el promotor  de  la Nationalgalerie:  Dieter Scholz .  Las fotos las tomé yo  con mi móvil,   sin flash por supuesto,  y el material ha  sido traducido del inglés  por mi. 

Para conmemorar los cincuenta años de relaciones diplomáticas entre Alemania e Israel, surge la idea de montar esta exposición en la que colaboran  estrechamente  Jerusalén  y Berlín, también con ella se celebra  el 50 aniversario del Museo de Israel.  La muestra "Crepúsculo sobre Berlín" está constituida por  cincuenta obras excepcionales,  en  calidad de préstamo de la Nationalgalerie, Staatliche Museen zu Berlin,  y abarca un período que se extiende  desde el inicio de la modernidad clásica alemana en 1905 hasta  el inicio de la era de la posguerra en 1945. El espectro de tiempo abarcado  refleja las cambiantes condiciones sociopolíticas y el efecto  que esos cambios tuvieron en el arte, constituyendo  un gran abanico artístico de obras intensamente  expresionistas  que van desde críticas mordaces sociales de la época de Weimar a las imágenes de angustia en respuesta al advenimiento del nacionalsocialismo.

 Durante la época nazi, el expresionismo y otras vanguardias modernistas recibieron –como sabemos-   un duro ataque. La mayoría de los artistas cuyo trabajo se ve aquí fue  marcada como arte  "degenerado"  y muchos se tuvieron que ir  de Alemania,  dando de esta manera origen a una diáspora de la creatividad de  vanguardia.  A pesar de los esfuerzos de los directores de la Nationalgalerie para proteger su colección, muchas obras modernistas fueron confiscadas bajo el Nacionalsocialismo del Tercer Reich y destruidas o vendidas en el extranjero. Algunas de las obras de arte que habían sido retiradas fueron devueltas al terminar la guerra;  otras se volvieron a adquirir gradualmente durante las décadas siguientes. Durante el tiempo  en que Alemania estuvo dividida, las colecciones  de la Nationalgalerie de Berlín Oriental y Occidental desarrollaron diferentes perfiles: en la República Democrática Alemana  los  temas narrativos políticos dominaban, mientras que en la República Federal  la colección se centró en la vanguardia, tendencias abstractas y en la autonomía del arte. 

  El acervo modernista de Nationalgalerie a medida que evolucionaba antes y después de la Segunda Guerra Mundial transmite tanto ruptura y como continuidad  y refleja también  un compromiso con la responsabilidad histórica para abordar el complejo pasado de la colección. Esta presentación  de las obras maestras alemanas en Jerusalén, ilumina un periodo cultural profundamente influyente, rindiendo homenaje a un patrimonio artístico que finalmente prevaleció sobre la censura y la persecución.




                 ¨"Hombre caído"   bronce, Alemania, 1915-6, por Wilhem Lehmbruck (1881-1919)

El artista fue herido en la Primera Guerra mundial y esta estatua representa el dolor que la Guerra causa en el hombre


"Entartete" Kunst, Arte "degenerado"


Como parte de su política para regular todos los aspectos de la vida cultural en el Tercer Reich,   los Nacionalsocialistas pusieron   en escena en 1937  lo que se ha llamado "el ataque más virulento vez montado contra el arte moderno " (*).    El 19 de Julio de 1937 fue Inaugurado en Munich  la Exposición denominada "Entartete Kunst" (Arte degenerado)  que incluía más de 650 importantes pinturas, esculturas, grabados y libros que habían sido confiscados por los Nazis a los treinta y dos Museos públicos alemanes en las semanas anteriores. Las primeras salas se agruparon de acuerdo a los temas -incluyendo artistas judíos, la burla de la religión y la degradación de las mujeres- mientras que el resto de la exposición fue un compuesto de  temas (tales como el antimilitarismo) y estilos (como la abstracción) denunciados por los nazis.

 El objetivo de esta Exposición era educar al público en lo que el Tercer Reich consideraba arte degenerado y,  por lo tanto,  inaceptable para  el pueblo alemán. Ya en abril de 1933  más de veinte directores y curadores de museos que no eran   arios  habían sido despedidos de las Instituciones del Estado. Los artistas se vieron obligados a unirse a grupos  oficiales  y cualquier "indeseable" fue despedido  de puestos de enseñanza en las academias y organizaciones profesionales. Movimientos como el expresionismo, el cubismo, el dadaísmo, el surrealismo fueron vistos como intelectuales, elitistas  y extranjeros. A pesar de la asociación de su trabajo con las supuestas influencias judías y comunistas perniciosas, la mayor parte de los artistas que fueron perseguidos no eran judíos (de los 112 incluidos en Entartete Kunst sólo 6 eran Judíos). Artistas que trabajaron en los estilos modernistas  fueron atacados independientemente de su filiación o creencia política. La directiva emitida a la comisión que elegía las obras para la Exposición definía como arte degenerado a todo aquel que "insulta sentimiento alemán o destruye  o confunde las  formas  naturales  o simplemente revela una ausencia  de educación y habilidad artística adecuada". Durante los cuatro meses que Entartete Kunst  se exhibió en Munich, atrajo a más de dos millones de visitantes. Durante los siguientes tres años, que  esta muestra viajó por toda Alemania y Austria, y fue vista  por casi un millón más. 

Como contraprestación  una igualmente grande y mucho más profusamente presentada Exposición de Arte aprobado por los Nazis  titulada Grosse Deutsche Kunstausstellung (la Gran Exposición de Arte Alemán) había abierto para inaugurar la Casa del Arte Alemán de Munich, el primer edificio de Museo erigido por los nacionalsocialistas. De acuerdo con informes periodísticos, sin embargo, el número de visitantes a esta exposición fue de sólo una quinta parte de los que acudieron a la popular exposición Entartete Kunst. Con escenas de género no inspirados y llenos de símbolos nazis, la Gran Exposición de Arte Alemán promovió ideales de belleza en el que los valores de las claves eran el  "völkisch"(originado en personas históricas), la familia y la comunidad, el vigor físico y la destreza militar. Por lo tanto, se emuló  el arte clásico  y la raza aria se veneraba  a través  de obras monumentales realistas.  La presentación simultánea de las dos exposiciones en Múnich proclamaba el triunfo del arte oficial sobre el arte "degenerado",  para erradicar de una vez por todas,  las diversas formas del modernismo que había penetrado en la escena del arte alemán desde 1910.


(*) Cita de Stephanie Barron, quien fue curadora de la exposición histórica "arte degenerado": El Destino de la vanguardia en la Alemania nazi,  en el Museo de Arte  del condado de Los en 1991; su ensayo del catálogo sirvió de base para este texto.


(Considerados por los Nazis como arte degenerado:  Max Ernst, Franz Marc, Marc Chagall, Paul Klee, Wassily Kandinsky, etc. etc. etc)

9 comments:

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Estupenda exposición.
Nos has dejado con las ganas de poder verla in situ.
Un beso.

Cayetano Gea said...

Cultura y totalitarismo se llevan mal. Si el arte no se convierte en la expresión ideológica del régimen, sencillamente se persigue y se prohibe. No interesa.
Saludos.

manouche said...

Ese "Sonia" parece pertenecer al mundo de "Cabaret".

karin rosenkranz said...

Me encantaría ver esta exposición.
besos

Genín said...

Me encantaría verla, si fuera posible contigo para que me explicaras...jajaja
Besos y salud

Mari-Pi-R said...

Debe de ser una exposición excelente, gracias a ti he podido disfrutar de ella con las buenas explicaciones y fotos.
Un abrazo.

Ambar said...

Una entrada extraordinaria la que nos traes hoy. El movimiento denominado Nueva Objetividad, que surgió en Alemania en aquellos años de entre guerras, llenó de arte el Berlín liberal y bohemio de la república de Weimar. Ese arte , que los nazis consideraron " degenerado" consiguió, tal vez, una mayor difusión gracias a ellos. Me encantaría ver esa exposición.
Besos Myriam

Manuel López Paz said...

Me gustaría mucho poder verla. Impactante obras.

Besote

EL AVE PEREGRINA said...

Un buen trabajo Myriam, mi enhorabuena. Llama la atención la estatua del "Hombre caído" y como no el colorido del óleo.

Gracias por compartir.

Un abrazo.