Tuesday, March 4, 2014

Tránsitos: ¿Hacia dónde?


Hay veces que es mejor deternerse, respirar hondo, meditar y luego cambiar el rumbo de la vida, siendo que la dirección tomada hasta el momento, muestra su agotamiento o su error. Sólo centrándonos en nosotros mismos y en el silencio más profundo, podemos hallar la dirección correcta, sino toda, al menos para la siguiente etapa.


18 comments:

manouche said...

Es curioso como, en la espera en un cualquier aeropueuerto, solo entre la gente que va hacia que parte del mundo (?)son momentos raros de meditacion...

Isabel said...

Los aeropuertos de nuevo. Lugares de paso o no lugares porque son distintos a las estaciones de trenes que encuentro más acogedoras.
Pero llevas razón, como siempre, cuando de dar consejos se trata.
Al menos, si no cambiamos el rumbo, porque la costumbre o el hábito es demasiado fuerte para algunas personas, siempre sirve detenernos y pensar qué estamos haciendo.
Abrazos

Tracy said...

Yo tengo la fama pero... ¡anda que tú!, ¿dónde estás bonita?
Un beso gordo.

Emilio Manuel said...

¿Que quieres que te diga?, que si.

Saludos

giovanni said...

El silencio más profundo reina más en una estación de tren abandonada que en un aeropuertoo, aunque hay aeropuertos muy tranquilos. Es interesante y difícil cambiar el rumbo de la vida. Bueno, depende también de lo que consideras un cambio.

Besos

andré de ártabro said...

¡Qué bien lo has dicho!
Besos
André

Genín said...

A veces no le quedan fuerzas a uno para respirar hondo :(
Besos y salud

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Claro que hay que saber pararse y tener el valor suficiente, que no siempre es así.
Un beso.

Katy Sánchez said...

Lo peor es no saber a dónde se va, porque vamos a ninguna parte.Buena reflexión.
Bss

Rafa Hernández said...

Yo aunque me lleven de la mano, soy tan torpe que acaban perdiéndome.

Besos.

Manuel López Paz said...

No sabes lo acertado que me ha venido está reflexión...Necesito parar y enfilar de nuevo mi objetivo.

Besote guapa

Paco Cuesta said...

Solo después de tomado un camino podemos saber si era el correcto: Continuar, desandarlo o tomar un atajo, ¡He ahí el dilema!
Besos

José Núñez de Cela said...

El silencio y el reposo, necesarios para afrontar sus contrarios, y así seguimos.

Saludos!

Milena said...

Poco a poco se va haciendo el camino
Nunca es tarde para dar otro giro a la vida...
Buceando en el uno-mismo podemos hallar ese rumbo.

Interesante reflexión Myriam, gracias.

Besos

María said...

Siempre es bueno detenerse y respirar, sí MYR.. a veces incluso con calma, con muucha calma, eso tan difícil de tener, salgan los aviones que salgan mejor pillar el correcto que tener que pasarse la vida haciendo escalas sin llegar nunca a ninguna parte.

Un besito cielo, no, un montón.. mejor Mmuaaaaaks!


LA ZARZAMORA said...

Me alegra saber, que tú, como tantos otros sabéis adónde vais y os dirigís. Yo pienso y espero tomar muchos aviones, y divagar por lugares de tránsito antes de encontrar la dirección correcta...
Besos, Myr.

Rayén said...

Hacer pausas para reflexionar y ver si hemos tomado el camino correcto o tenemos que cambiar el rumbo, que importante es detenerse y mirar hacia dentro.
Paso a dejarte un saludo por el día de la mujer, a ti que eres una gran mujer y una linda persona.
Muchos abrazos.

Aristos Veyrud said...

El silencio es la fuerza más purificadora de la existencia.
Besos Myr!!!