Wednesday, October 16, 2013

Locus amoenus


Todos deberíamos encontrar un lugar así 
para conectarnos con nosotros mismos, en lo profundo, 
 y con la Naturaleza.


29 comments:

Emilio Manuel said...

¿Donde hay un lugar como ese?.

Pensando, creo que en el entorno a la Alhambra, en el llamado Carmen de los Mártires, hay unos jardines parecidos a esos que nos presentas.

Un saludo

Abejita de la Vega said...

Puede ser un desierto si uno es feliz, la arena nos dará flores.

Pero ese que nos traes es un sueño.

Besos

Katy Sánchez said...

Cierto, bucólico, yo tengo varias opciones. No solo es bello contemplar el paisaje sino sano para la mente y el corazón.
Bss

Tracy said...

¿Y donde está esa naturaleza?

Aldabra said...

yo creo que todos necesitamos nuestro rinconcito de conexión, o de pensar... es importante buscar esa paz interior.

biquiños,

andré de ártabro said...

Un sitio asi es maravilloso para conectarse en lo más profundo¡Qué el paisaje ayuda!
Besos.

Genín said...

Una preciosidad, desde luego, me tendré que seguir conformando con mi ranchito...jajaja
Besos y salud

Paco Cuesta said...

Ahí, los sentimientos y pasiones pueden desatarse libremente, sin cortapisas.
Beoso

María Pilar said...

Lugar bello el que nos presentas. Sabes que me recuerda un parque del centro de mi ciudad, el puentecito es igual.
Besos

Migue said...

Ciertamente es necesario, no será como el de la imagen,pero lo encuentro en el mar, la montaña,los lagos. Cuando no puedo trasladarme, lo encuentro en el patio de mi casa jajaja.
Abrazos Myriam.

Aristos Veyrud said...

En la ciudad donde vivo tenemos la fortuna de tener uno, y otro a media hora, los visito regularmente y doy fe de lo que dices.
Besos!!!

María said...

Mmmm MYR cielo y...¡¡ tanto que sí !! fíjate lo que hemos caminado desde Virgilio hasta los renacentistas que rescataron los tópicos literarios del olvido, para que de nuevo se nos volvieran a olvidar y ahora tu de nuevo los rescatas en tu precioso título (Beatus ille, Locus amoenus, Aurea mediocritas) en realidad suenan muy ampulosos y no son más que los principios básicos para intentar lo que todos intentamos... ser felices. Sí, sin duda, para ello necesitamos tener nuestro escondite idílico, ese lugar mágico que puede ser físico o mental donde respirar, disfrutar y olvidarnos de todo...hasta de nosotros mismos.

¿Me sacas billete ya mismito para este tuyo? :))

Gracias por este instante precioso para los ojos. Ojalá tú estés en uno parecido... seguro que sí, siempre los encuentras:))
Un beso enorme bonita.

Manuel López Paz said...

Yo tengo uno parecido cerca de casa, al que llego con la bicicleta. Cuando quiero desconectar de todo, voy hasta allí.

Besote guapa

Pedro Ojeda Escudero said...

Qué cierto es. Y que no nos expulsen de ese paraíso.
Besos.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

A estas alturas de la crisis que nos azota, esto sería un lujo asiático.
Un beso.

escuchando palabras said...

pronto necesito un lugar asiii!!!

De barro y luz said...

Y si es posoble, encontrarlo dentro de uno mismo...


Bss

María said...

¡Qué razón tienes! y así descansar en el mullido de la naturaleza.

Un beso.

Spaghetti said...

Es un sitio tan bonito que parece artificial!
bsazo

Pamisola said...

Maravilloso lugar, precioso para pintarlo, Monet, creó uno parecido para pintarlo una y otra vez.

Besos.

MIMOSA said...

Ese sitio secreto de cada uno donde reconectar...nuestro pequeño paraíso tan necesario!

Besos

virgi said...

¿No será el jardín de Monet?...
Besos besos

ANTIQVA said...

Bellisimo lugar, sin duda, que has captado muy bellamente.

Felices dias, amiga

LA ZARZAMORA said...

Me encantaría...
Besos, Myr.

lurdes said...

Es un lugar idilico para desconectar del mundanal ruido de la ciudad.Un saludo.
http://lavidatrasunacamara.blogspot.com.es/

yeste lima said...

Precioso, prece producto de la imaginación.

Besos apretaos

Fernando Lopez Fernandez said...

Cierto, sin duda esos sitios te reconcilian con el mundo. Parece un jardín japonés. Besos

CHARLES BLAKE said...

¡Qué cierto! Pero hay lugares quizá no tan idilicos como este que nos ofreces muy cerca de nuestras vidas, a unos pasos de la casa. Solo hay que abrir bien los ojos, y disfrutar del silencio. Yo lo hago a menudo y reconozco que son momentos mágicos. Gracias por recordárnoslo. Besossss.

Ele Bergón said...

Me encantan estos jardines japoneses. He visto, desde lejos, uno parecido y lo tiene el Sr. Rato, ese el de Bankia y el FMI en su finca de Carabaña, un pueblo de Madrid, pero claro, no nos permite entrar a la plebe, así que para conectarme conmigo misma me voy a andar por los campos de la tierra donde nací y te digo que también me conecto .

Besos

Luz