Sunday, February 24, 2013

Y el gran pez deglutió a Jonás


En un librito de cuatro capítulos 48 versículos,  La Biblia nos relata como Jonás fue enviado por Dios a Nínive para profetizar su destrucción por causa de todos sus pecados y corrupción reinante. En el Cap. 1,  Jonás, el chico rebelde,   se niega a hacer lo que Dios le ordena y se escapa a Tarshish, digamos allá por dónde el  diablo perdió el poncho, porque más lejos no podía llegar. En el segundo, está Jonás en la barca rumbo a Tarshish  y Dios, para mostrar su ira,  desata una gran tempestad. Los compañeros de viaje de Jonás eran de muchos lugares y religiones distintas, pero  común a todos  ellos, la creencia de que el pasajero que hubiera desobedecido a su Dios, era el causante de desatar la ira divina en forma de tormentas, y por tanto, debía hacerse cargo del problemita y arreglar el entuerto. Jonás estaba dormido en el fondo de su camarote y trató  de esquivar el bulto a toda costa.



Pero, ante la insistencia de sus compañeros, que a la sazón habían revisado sus vidas y tirado a la suerte sin encontrar causa alguna en ellos  de que el barco estuviera a punto de zozobrar, dedujeron que el dormilón hebreo era el culpable, por que lo instaron a que reconociera su responsabilidad en los hechos y se hiciera cargo.


 Tuvo Jonás entonces  que zambullirse en el mar por el bien de la causa y hete aquí que fue deglutido por un gran pez, tal como dice en la Biblia  (que nosotros llamamos ballena) en cuyo vientre pasó tres días y tres noches muerto de miedo en esa oscura y maloliente acuosidad gástrica,  clamando a Dios lo perdone y tratando de sobornarlo por todos los medios y promesas,  hasta que fue vomitado a tierra por el cetáceo -que, evidentemente,  lo encontró sumamente indigesto-  Cap. 3  y no le quedó otra cosa a Jonás que ir a Nínive y profetizar lo que Dios le había ordenado:   "De aquí a 40 días Nínive será destruida". Al escuchar la terrible sentencia de Jonás, los hombres de Nínive se mearon en los pantalones, creyeron en Dios, incluso se arrepintieron de todas las iniquidades que habían cometido hasta entonces,  justo antes del vencimiento del plazo.  Dios  conmovido, al ver que las gentes se habían arrepentido, muestra su misericordia para con Ninive y perdona a sus habitantes, cosa que no le cae bien a Jonás, que  se sintió como un tonto que había dicho algo que después no resultó ser cierto. Entonces Dios,  en el Cap 4, con infinita paciencia,  en tan solo una noche  hace crecer un ricino para que de sombra a Jonás  ahí donde había acampado en las afueras de la ciudad  y Jonás se pone muy contento con el fresquito, porque  a decir verdad  se estaba achicharrando. La alegría no le dura mucho tiempo, porque Dios le manda un gusano  con mucha hambre que le come el ricino en una hora y Jonás otra vez increpa a Dios, "¡que porque hacía esa maldad, que patatín, patatán". Dios le explica que así como Jonás tuvo lástima del pobre ricino fenecido, tuvo Dios misericordia del arrepentimiento de las gentes de Nínive y por eso, les dió una segunda oportunidad, porque se arrepintieron. Por eso. 

Hasta aquí el relato. 



 Ahora viene mi interpretación:  

El estado del mundo actual es la  iniquidad, la corrupción. Jonás, en hebreo: Ionáh que significa paloma,  es enviado a promover el arrepentimiento (de forma muy pedagógica y directa, amenanzando con inmediata destrucción, para que irse con vueltas ¿verdad?). La paloma es símbolo de paz, de bondad. (Recordemos  en un relato anterior, luego del Diluvio, que Noé envió primero un cuervo a ver si podían dejar  el Arca.  El cuervo no volvió, por lo que envió después a una paloma, que primero no trajo nada y la segunda  vez, a la semana, una ramita de olivo en el pico, señal de que ya podían bajar a tierra).  La paloma -símbolo de  la paz y la bondad, que habitan  en el interior del hombre-  debe despertar. Para eso, Jonás navega por el tiempo en el barco de la Vida. En hebreo barco y yo, comparten la misma raíz. (Barco se dice: Oniáh y yo: Aní.  La raiz es ANI). Jonás debe asumir la responsabilidad sobre su vida y cumplir su misión.

Pero  no puede haber toma de conciencia, ni de misión en la Tierra,  ni navegación posible, sin entrar en la noche oscura del alma -cosa que Jonás hace en el vientre del gran pez- como Jesús descendió a los infiernos por tres días y tres noches o  como San Juan de Cruz vivió la noche oscura del alma. No hay redención sin descenso, sin catábasis;  no hay cura, ni salvación posible, sin haberse sumergido primero en el dolor más profundo, en la oscuridad más aciaga, en la evaluación más sincera, en la Crisis con mayúsculas.  Es sólo ahí cuando podemos asumirnos integralmente con todo lo bueno y lo malo que tenemos, asumiendo también nuestra responsabilidad como personas -solos o con ayuda experta- para emerger a un plano superior de conciencia,  plano en el que también podemos darle un sentido a nuestra vida. Hoy, aquí,  ahora, porque ¿sino cuándo?.


El sentido   que podemos darle a la vida solo puede encontrarse  en la acción  amorosa  hacia nosotros mismos y hacia nuestros semejantes. Lo primero implica que nos hemos perdonado y aceptado, lo segundo, que hemos dado un paso más allá de nuestro propio ombligo, para aceptar, ver y estar con el Otro; para construir con el Otro un vínculo dialógico auténtico, maduro y solidario. Es, por último,  por esta red de vínculos  que la Humanidad entera puede salvarse.

26 comments:

Gala said...

Veo tu entrada en dos partes bien distintas, la primera, bíblica, la leyenda...
Sinceramente, no me gusta ese modo de hacer creer, de provocar el arrepentimiento. Si Dios es tan bueno, no debería castigar al hombre para inducirle al arrepentimiento.
Tormenta, gusano, destrucción de su tierra.... no sé,eso no es propio de la bondad divina.
Y a mi me parece que bajo la amenaza o la inducción a algo en lo que no crees no se llega a ninguna parte.
La segunda parte, tu visión personal del relato. Que puedo decirte, está claro que si dejamos de mirarnos nuestro propio ombligo y pensamos más en general, podemos construir globalidad.
El egoismo solo lleva consigo destrucción.
Eso, es indiscutible, ahora, llegar hasta el punto de que la humanidad puede salvarse, ya me plantea más dudas.
El diálogo, el buen hacer, la solidaridad son pilares básicos, lo que pasa es que a mi me parece que desafortunadamente solo son los pilares de la gente sencilla, de los que vivimos en la humildad.
Los otros, los que manejan los hilos, los que tienen el poder, tienen otros pilares bien distintos... y claro! así nos va.

Besos mediterráneos.

m.p.moreno said...

Myriam, la historia de Jonás la conocía, pero ahí estaba sin más en mi memoria, como esa ropa que guardias por si acaso algún día, pero nunca vuelves a usar.
Tu interpretación es la que me ha sorprendido gratamente y me lleva a una profunda reflexión.
Cariñoso abrazo Myriam.

Abejita de la Vega said...

Me gusta tu visión del relato bíblico, me lleva a un tiempo de pupitre e "Historia sagrada".

Hay quien identifica el Tarsis bíblico con el legendario reino de Tartessos, en la Península Ibérica, entre Cádiz y Huelva más o menos. Vamos que este relato puede ser muy actual porque por aquí andamos de corrupción hasta las orejas. Y no se arrepiente nadie, aquí hay quien piensa que dimitir es un nombre ruso.

Me disgusta ese dios tan obsesionado con el castigo y el arrepentimiento, dejé de creer en él hace ya un tiempo; pero sí me gusta tu interpretación, lo de querernos a nosotros mismos y a los demás, ahí está la clave de nuestra salvación, terrenal que no eterna.

Besos, Myriam.

Tracy said...

La vida está para no salir del vientre de a ballena, además lo representaban escribiendo a la luz de una vela... ¡qué placer..., sin ruídos...!

Bertha said...

Es, un poco no desees a lo demas lo que no quieres que te hagan a tí...Pero siempre me digo: que el ser humanos es ruin amedida que crece en poder económico... se vuelve cada vez más pobre en moral.

Muy interesante esta reflexión y tú punto de vista.

Un abrazo Myriam feliz día.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Yo creo que el ser humano es un ser eminentemente colaborativo. Eso de la competitividad nos viene del S.XIX, lo que significa que sólo representa una pequeña época de nuestra historia.
Un beso.

Pedro Ojeda Escudero said...

Excelente lectura interpretativa, Myriam. Los grandes textos siguen enseñándonos modelos de comportamiento.
En estos momentos, el individuo está más necesitado que nunca de esa noche oscura del alma: pero no nos lo ponen fácil. Precisamente nuestro mundo es un mundo del ruido y de las luces falsas. Para que no haya noche, para que no haya silencio, para que no haya una verdera regeneración.
Besos.

Prunus Avium said...

Me ha encantado Myr, no tengo nada que añadir.Precioso, profundo y verdad.

Sólo una pregunta ¿Y cómo se sabe cual es la "misión" de cada uno?

Un abrazo.

Verso a beso said...

Me gustó la versión de la historia de Jonás :) La interpretación... bueno... vale.... aunque San Juan de al Cruz....sus "cánticos" no sé si eran tan espirituales.



Bss

Spaghetti said...

El gran Libro (La Biblia) siempre ha sido y será una fuente de inspiración para otros pequeños libros. Cada batalla, cada mensaje y cada aventura abre la imaginación para contar, creer o inventar una nueva historia.
Gracias Myriam por ésta buena aportación.

Aristos Veyrud said...

En la mitología bíblica cuesta reconciliar un Dios colérico propenso a la tortura, al crimen, al genocidio, a la crueldad del castigo y de la condena, con la bondad y el amor.
Tu interpretación del pasaje de las escrituras acoge los anhelos justos para revertir estas calamidades que azotan al mundo.
Abrazos Myr!!!

Paco Cuesta said...

Con ayuda experta. Decididamente releo con tu ayuda, texto e interpretación.
Una vez más: gracias, Myr.
Besos

Aldabra said...

para emerger con ganas hacia la luz, hay que haber estado primero en la más absoluta oscuridad, creo que así se llega al verdadero aprendizaje.

pero creo, Myr, que la humanidad va derechita hacia la autodestrucción, nososotros no lo vamos a ver pero...

es que no veo ganas de reconducirnos, de enderezarnos...

biquiños,.

Aldabra said...

mira que frase tengo hoy en el taco de mesa:

"Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro".

Platón

Manuel López Paz said...

Me ha gustado mucho la historia (no desconocida, pero no siempre sabida completamente) y la reflexión. Todo tiene su porque.

lo que nos sucede es porque lo propiciamos nosotros mismos. A veces queremos huir de nuestro propio destino, que nos ucurrirá irremediablemente

Besote

CHARLES BLAKE said...

Curioso y divertido resumen bíblico querida Myrian. Pero al igual que otros, la bondad de Dios me crea dudas. pero siguiendo tu hábil metáfora, me gusta la interpretación optimista de un mundo donde se mira al "otro". Gracias por tu aportación y sobretodo por el mensaje el cual comparto: si la vida es cambio... ¡cambiemos el mundo!
Un besazo.

ANTIQVA said...

Ojala esa vision optimista del mundo fuera cierta...

Uno, realmente, ya no esta seguro de casi nada

Pero ojala todo fuera asi

Un abrazo, amiga

Katy Sánchez said...

"No hay redención sin descenso, sin catábasis;
Me ha gustado mucho la actualización de este magnífico texto bíblico.
Pero no0 aprendemos. Seguimos y seguimos sin hacer nada, esperando milagros.
Bss

nocheinfinita said...

Muy bien explicado, ahora solo nos falta reflexionar sobre tus palabras y llevarlo a la práctica, y por fin, unidos, la Humanidad, como bien dices, pueda salvarse.

Un abrazo fuerte

Micaela said...

Hola Myr, me ha encantado la historia de Jonas y especialmente la interpretación que tú le das. Ojalá pudiéramos todos cambiar nuestra conciencia, abrir el corazón para que el Mundo sea diferente. Un fuerte abrazo.

Miguel said...

Jonás es una metáfora. Y nuestra vida es una realidad. Pero la gente debería aprender de las enseñanzas que nos envían las metáforas milenarias.

Un beso.

Edurne said...

Me ha gustado todo:
Tu forma de contarnos la historia de Jonás (me he tronchado de risa en algún momento), y luego tu interpretación, acertadísima!

Así mismo los comanetarios que me han precedido. Me he reído con el de Abejita y "dimitir" un nombre ruso... jajajajaja!
Y muy certeros los demás también.

Muchas gracias por hacernos pasar un buen rato e inculcarnos la semillita de la reflexión!

Besitos, Myriam!
:)

TORO SALVAJE said...

Cada vez que entro noche oscura de mi alma salgo malparado.
Prefiero no entrar.

Besos.

Rafa Hernández said...

Me quedo con tu relato e interpretación, ya que la primera la parte bíblica me va menos. La única manera de que la Humanidad se salve es pasando de la religión pero de todas. Si al tal Jonás este se lo tragó un pez motivos le habría hecho al pez para engullirselo.

Besos Myriam y gracias por pasar por mi blog.

María said...

Es increíblemente buena esta versión tuya de la historia de Jonás, personalmente entiendo que la Biblia leída con le desocdificador al lado como lo has hecho tú encierra muchísimo más de lo que a simplevista parece pero me apena ver la idea que traslada de Dios en la que yo no creo... a mi eso de que castiga u amenaza me parece la parte de la imagen que traslada más mequina y patética... no se le pueden suponer a Dios las mismas ruidades de los hombre... vaya churro de Dios sería:-)

Respecto a cómo usas esta historia como metáfora de los tiempos que corren, no lo sé... me temo que la responsabilidad personal y su asunción no requiere de una mortificación y hundimiento personal en los abismos para emerger a superficie, si es así es que tal cual sucede la corrupción se ha adueñado de todos y yo no lo creo...habrá mucho Jonás irredento que ni dejándolo dos años metido en una ballena reconocería ni se arrepentiría de nada, pero muchos otros que sin titubeos asumirían la responsabilidad de sus actos... actuar en beneficio de la comunidad es necesario, pero si uno no empieza por ser coherente consigo mismo, la segunda parte me temo es imposible. Por eso todo está como está, nadie asume sus errores solo señalamos al de enfrente. Arremetemos sin piedad contra el otro, aun siendo toooodos culpables, por acción u omisión. Solo que algunos lo son muchísimo más... y estos para mi que están tan podridos que ni osan asomar dentro de ellos:-)



Un beso inmeeenso preciosa, súper interesante esta manera tuya tan didáctica de transmitir...además la versión personal de Jonás muy divertida:-)

Hada Saltarina said...

Pues sí, parece que hubo una ciertas sincronía entre este post y el publicado por mí en la misma fecha. Besos