Monday, January 14, 2013

El ejemplo sueco en materia de reestructuración impositiva y recorte del déficit público cuidando Sanidad, Educación y su Sistema de Pensiones.



En momentos de crisis  es de sabios dejar de lado el orgullo y estudiar como otros países han resuelto sus crisis de manera exitosa, tal como lo hizo  Suecia  a partir del colapso de  1990-91. El siguiente artículo que insta al Gobierno Francés  y al Presidente de la República a estudiar el fenómeno sueco  ha sido escrito por Philippe Aghion,  Profesor de Economía en la Univ de Harvard y por Bénédicte Berner, Profesora visitante en  la Univ de Harvard y  traducido por mi, por lo tanto, cualquier error que hubiera en la traducción por favor, háganmelo saber ya sea al correo electrónico  que aparece en mi perfil o en los comentarios y lo subsanaré.  El original fue publicado en  el diario  francés Le Monde el 10 de enero del 2013 y lo enlazo aquí.  A continuación,  publico en su totalidad el artículo traducido al español y créanme, merece la pena ser leído.


¡VIVA EL MODELO SUECO!


Después de las recientes decisiones del Consejo Constitucional, es urgente que el Gobierno y el Presidente  de la República  pongan el dossier fiscal en la mesa y  reflexionen sobre un nuevo sistema fiscal, transparente, justo y simultaneamente que incentive  (la producción) y  sea  compatible con el de otros países europeos.  O que observen   que en materia fiscal  y  presupuestaria  el ejemplo sueco parece relevante (Y se podría aprender de él).

La situación actual de Francia  hace pensar  en la  de Suecia a principios de 1990. En esa época, Suecia se caracterizaba por la elevada deuda pública (en torno al 85% del PIB), el alto desempleo, estancamiento de la producción y el descontento por parte de los artistas (recordemos reacciones de Ingmar Bergman y Astrid Lindgren contra el sistema impositivo) y empresarios (en especial, con el exilio de Ingvar Kamprad, fundador de Ikea).

En respuesta a la crisis de 1990-1991, los suecos actuaron  en dos frentes. El primero es el fiscal: la reforma de 1991 dio a luz a un nuevo sistema fiscal más sencillo y más atractivo que antes.

SUECIA ES DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS  MEJOR ACTUANTES


El segundo frente es el recorte  del gasto público: Suecia se involucra entonces en una reforma radical del Estado para mejorar la eficacia de sus intervenciones. Estos dos frentes  están conectados, ya que en ausencia de un plan creíble para reducir el gasto público, no puede haber una reducción creíble de la carga fiscal a mediano plazo, y por lo tanto, cambiar el comportamiento de la los inversionistas.

Resultado: Suecia se convirtió en uno de los países más poderosos  y desarrollados, con una tasa de crecimiento anual de más del 3% en promedio durante los últimos tres años, y ha reequilibrado  las finanzas públicas.

Y los suecos hicieron esta transformación sin dejar de ser una de las sociedades menos desiguales del mundo: en 2010, el indicador de Gini, que mide el grado de equidad en la distribución de ingresos después de impuestos,  ubica  a Suecia en la segunda posición mundial.

Consideremos primero el frente fiscal. Antes de su gran reforma de 1991, Suecia se caracterizaba  por: 1 – Tasas marginales de impuesto sobre la renta llegando  hasta el 87% para la franja  superior, 2 - Un impuesto sobre las rentas del capital con  tasa progresiva que en promedio era del 54%, 3-  Un impuesto a sociedades del 58%, 4 - Un impuesto sobre el patrimonio (que reunía poco más de $ 2,5 mil millones por año) y un impuesto a la herencia.

La reforma de 1991  hizo converger  el sistema tributario sueco con el de otros países del norte de Europa. Primero con la creación de un sistema dual  en el que las rentas al trabajo siguieron siendo sujetas a tipos impositivos progresivos, mientras que para las rentas del capital  se puso una tasa fija del 30%,  que se aplica desde entonces.

 Segundo, una  la reducción significativa de la tasa marginal la franja superior del impuesto sobre la renta, que pasó de 87% a 57%. Tercero: la reducción del impuesto a las sociedades del 58% al 30%. Finalmente, hay una reducción drástica en el número de lagunas fiscales.

Esta reforma fiscal ha producido efectos sorprendentes en la economía sueca: un aumento de la tasa bruta de ahorro de casi 4 puntos porcentuales a lo largo de los últimos veinte años y un salto en innovación entre 1990 y 2010, el número anual de patentes por cada mil habitantes en Suecia va de 1 a 2,5, mientras que aumentó sólo 0,8 a 1,25 en Francia durante el mismo período.

FRAUDE FISCAL FACIL DE DETECTAR

Además, los ingresos totales  de los impuestos han aumentado con respecto a 1991.   Si bien es ciero que los ingresos tributarios representaban el 53% del PIB en 1991 y en la actualidad representan más del 47% del PIB (más que en Francia  hasta la última Ley de Finanzas); también es cierto que el crecimiento del PIB ha sido tal despues de 1991 que el 47%  recaudado hoy en día,  representa mayor riqueza que el 53% de 1991.

¿Cómo explicar que a pesar de las drásticas reducciones en las tasas impositivas, el ingreso por los impuestos represente el 47% del PIB? Hay tres razones para ello: La primera es que la reforma ha aumentado el incentivo para trabajar y por lo tanto reduce el absentismo y aumenta la base tributaria. La segunda es que el proceso de reforma ha frenado la fuga de capitales.

La tercera es que al simplificar el sistema y eliminar los nichos, ha sido más facil detectar el fraude fiscal y por lo tanto, impedirlo.

¿Por qué Suecia  ha tenido razón en no  gravar impositivamente sobre las ganacias de capital igual que sobre   las de trabajo? En primer lugar porque ese    capital  es de ahorro –la acumulación neta de los ingresos laborales no está en la base  del impuesto sobre la renta-  y  gravar el ahorro incitaría  a los individuos a reducir las inversiones y por lo tanto el stock de capital productivo a largo plazo.

Hay  que tener presente que como somos una economía abierta, gravar  en demasía el capital alienta la fuga de capitales, empezando con el capital productivo.

¿Significa ésto que no debemos gravar el capital, fomentar  la renta y no prestar atención a las desigualdades de ingresos y patrimonio? Todo lo contrario: Suecia grava las ganancias sobre el capital, y como hemos visto, los índices de desigualdad de las ganacias despúes de aplicados  los impuestos son de los más bajos del mundo.

Al mismo tiempo, el sistema fiscal sueco es eficaz, es decir, con un buen rendimiento del impuesto y del incentivo, en otras palabras, no penaliza la innovación.

La credibilidad del nuevo sistema   fiscal sueco se basó en el otro frente de la reforma, a saber, la reducción del  déficit público.

EL EJEMPLO SUECO ES RELEVANTE

El personal en el sector público ha pasado  de 1,7 millones de empleados en 1990 a alrededor de 1,3 millones en la actualidad, mientras que el empleo en el sector privado ha aumentado  de 2,8  a 3,25 millones.


Al mismo tiempo, el gasto en  Sanidad aumentó sólo un punto porcentual del PIB entre 1990 y 2011, mientras que en Francia aumentó en casi cuatro puntos.

Suecia ha logrado controlar el aumento del costo en Sanidad, descentralizando  el sistema de salud. Por último, el establecimiento de un mecanismo por  puntos  en el 1994, ha permitido a Suecia garantizar el equilibrio de su sistema de pensiones desde entonces.

El ejemplo sueco es relevante porque es un esfuerzo liderado inicialmente por los socialdemócratas en ese país; un esfuerzo impulsado por el deseo de estimular el crecimiento, manteniendo una distribución equitativa de los ingresos y manteniendo un alto nivel de la inversión pública, particularmente en Educación y Sanidad .

El gobierno francés no puede hacer caso omiso de la experiencia sueca cuando está formalmente comprometido a aplicar una "oferta de democracia social",  conciliando  el control del déficit público, la justicia social y  el crecimiento del país.




Nota: Las cursivas entre paréntesis en el primer párrafo, son aclaratorias mías. Las negritas son también mías, para facilitar la lectura del texto.


19 comments:

Txema said...


Por lo menos habría que estudiar esa salida. Se ha demostrado que el sistema español es nefasto.

saludos

Montserrat Sala said...

Mira Myriam: voy con mucho retraso en lso comentarios y no he leido tu artículo. pero por el planteamiento que le das, sé perfectamente donde irás a parar. Seguro que hemos de aprender mucho de los suecos. ellos son un modelo de convivencia y organización, y nosotros todo lo contrario. Es otra historia y otro caracter.
Un beso.

María said...

En Suecia, mi querida MYR, además de con un gobierno socialdemócrata coherente e inteligente, cuenta con algo que desgraciadamente nos falta según bajamos hacia el sur, sus ciudadanos tienen una conciencia social y cívica absolutamente envidiable... por eso este país funciona tan bien como cuentas.

Es uno de los países del mundo con más presión fiscal, pero por contra sus ciudadanos reciben los mejores servicios a todos los niveles. Esto es lo que hace que todo funcione.

Si tú pagas y te devuelven en prestaciones lo que pagas, pagas feliz. Si como en el sur de Europa sucede, pagas impuestos y lo que recibes es cada vez menos y además los que menos pagan reciben igual sin si quiera necesitarlo, la picaresca y la mente defraudatoria se instala en la sociedad y la corrupción campa a sus anchas por todos lados.

Mucho, muchísimo deberíamos aprender de estas sociedades de verdad civilizadas.

Un beso muuuy grande preciosa y muy feliz semana, mi querida suequita:-)

Aldabra said...

¿y por qué no toman ejemplo nuestros políticos?, no lo entiendo.

parece tan obvio!

biquiños,

Rafa Hernández said...

Algo desde luego deberían de hacer nuestros políticos, porque esta claro que aquí este sistema hace aguas por todos lados. Eso es lo que deberían de hacer; fijarse en como funcionan las políticas de otros estados.

Saludos.

Tracy said...

Aquí somos "mu dignos", aunque nos estemos muriendo de hambre.

LA ZARZAMORA said...

El gobierno francés está aún en pañales comparado con el modelo sueco.

Cualquier día emigro...

Un besito, mi Myr.

Manuel López Paz said...

Hola Guapa:

El sistema sueco funciona como refiere una de las comentaristas anteriores que los suecos tienen un sentido de civismo que algunas culturas, parece que miran con desden y de mala gana (aunque la admiran en lo profundo).

Un punto importante es que si lo necesitas, lo usas, no abusan...Algo más que se carece en ciertas zonas del planeta.

Hace algún tiempo fui a un congreso en Malmo (Sur de Suecia), y me sorprendio las estadísticas de salud, no por la cantidad, sino por la calidad de las mismas valoradas por sus mismos usuarios... Definitivamente si realizamos la misma encusta de valoración, adecuada a estas latitudes...Mejor no entramos al trapo.

En cuanto a tu pregunta, los pescados azules son los que se pescan en agua profunda y frías del mar (Atún, salmón, trucha marina, sardinas, salmonetes).
De acuerdo contigo en que abusamos de la poca grasa corporal, convirtiendo nuestr@s jóvenes en anoréxicos.

Besote

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Muy bueno.
¿Por qué tenemos que tener siempre la sensación de que en el Norte lo saben hacer mejor?
Un beso.

Aristos Veyrud said...

Un punto importante a tener en cuenta es el presupuesto de guerra, lo que debe pagar un francés por este rubro y donde van esas ganancias y lo que paga un sueco por lo mismo.
Otro punto es el manejo financiero sueco y su relación con el BCE, por fortuna ellos no tuvieron a Sarkozi como presidente.
Importante lo del control y previsión al actuar de los corruptos donde la laxitud griega y española ya dan ejemplos de como no hacer las cosas.
Bueno en resumidas cuentas si no leí mal el artículo exhorta a profundizar el socialismo sueco en Francia.
Interesante punto de vista el del autor del artículo.
Abrazos Myr!!!

Merche Pallarés said...

Mira, querida Myr, en España siempre me sorprendía cuando iba a Euskadi que siempre ganaba las elecciones el PNV. Les votaban gente llegada de Extremadura, Andalucia, Murcia en los años '50/60. ¿Por qué? Es que en el País Vasco, las ayudas sociales estaban al nivel de ¡Suecia! Yo alucinaba en colores con las ayudas a las madres solteras, a los jubilados, a los drogadictos para reinsertarlos, a los indigentes, en fin, a todos los que necesitaban ayuda estatal. Ahora bien, ¿te das cuenta que pocos políticos vascos han sido acusados de corrupción? Creo que es la única autonomía cuyos dirigentes no han sido unos ladrones. Por eso el dinero que recaudaban se volcaba a la población. Besotes, M.

María del Carmen García Lombardía said...

Por estos alres también tendríamos que ahcer algoa si... en lugar de corralitos o cepos a los ahorros, o aumentos inmensurables a los representantes, desempleo , inseguridad, no sanidad, no educación, etc de etc

alo mejor vendría bien el modelo sueco ... en varias sitios.

Una idea a promulgar.

He estado un tiempo ausente de este medio, el cuál retome, por ende vengo dejarte mi
agradecimienro por tus decires y visitas a mis blogs.

En virtud de tal te invito a pasar por ellos y retirar lo dejado como detalles para que lo lleves a tu casa.

dejo ante las orillas de tu ser
aires frescos de vida,
un manojito de lavandas,
junto a un mate amigo
y mi cariño.

Tuya
María del Carmen

Mis Blogs

www.walktohorizon.blogdpot.com
www.panconsusurros.blogspot.com
www.newartdeco.blogdpot.com
www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
www.cosechadesentires.blogspot.com
www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com

Katy Sánchez said...

Lo que no acabo de entender es que teniendo otros modelos a imitar no se haga. Pero también es cierto que los del Norte son más disciplinados y más colaboradores. Aquí que lo que hace un partido se lo tira el otro y se les va el tiempo en abroncarse y protestar. También tendríamos que aprender a ser un poco más civilizados, que en eso los suecos también son un ejemplo a seguir.
Bss

Elsa said...

Hola Myriam,

Aunque un poco tarde, te mando un abrazo y te deseo lo mejor para este 2013.

Está claro que hay que hay que ir hacia otros modelos, el que tenemos hace agua por todas partes.

Un beso
Elsa

Pamisola said...

Hay muchas cosas que no entendemos. Si es tan fácil , por qué no les imitamos, por lo menos en lo fundamental. Es posible que no sea tan difícil.
Será que sus políticos son más honrados y de verdad están al servicio del ciudadano, y no para tratar de enriquecerse.


Besos.

nocheinfinita said...

Pues deberíamos ir poniendo en práctica ese modelo, porque desde luego el que se está aplicando en España nos lleva a todos al pozo más negro.

Un saludo

m.p.moreno said...

No sé qué pintan tantos asesores de nuestros políticos, que por cierto cobran un buen sueldo. No creo que sea tan difícil ver qué es lo que funciona en un país y qué es lo que no y actuar en consecuencia.
Cariñoso abrazo:)

Jose said...

Lo lamentable es no tener unos gobernantes con un sentido de la honradez,como en ese y otros países.

Este país ves al vecino estafando con trabajos en negro y ni se te ocurre denunciarlo ,más que nada por ciertas trabas legales que le pueden a uno perjudicar seriamente.

Ves con impotencia como el pueblo vota a chorizos demostrados.

Saludos de JF. José

Ele Bergón said...

Los españoles deberiamos dejar ese orgullo que la mayorñia de las veces nos impide reconocer lo bueno que hay en otros países, como los del norte de Europa, y empezar a imitarlos. A ver si de una vez nuestra Democracia es REal.

Besos

Luz