Wednesday, February 22, 2012

Joaquín, el frutero, que amaba a Juana, la rubia.



Joaquín, el frutero de mi barrio,  tenía dos grandes pasiones:  las frutas y las mujeres. Amaba a todas las frutas  de forma obsesiva y grandilocuente, como cuando a diario las frotaba con una franela para dejarlas bien relucientes o como cuando explicaba  a los clientes sus  propiedades invocando citas bíblicas, farmacológicas o enciclopédicas. Amaba (a su manera) también a las mujeres -como he dicho- y las veía cual frutas verdes, maduras a punto o algo pasadas.  Esto lo explicaba en virtud de la ecuación: "Frutas y Mujeres, sí, (pero como las mujeres son incógnitas) mujeres =frutas, que de frutas algo entiendo",   con la salvedad de que si bien gustaba de todas las frutas sin  distinción ni excepción,  le atraían solo las mujeres rubias  de las que se vanagloriaba haber conocido un gran abanico que iba de ácidas como  limones a dulces como néctar de durazno.

Cuando Juana llegó a su vida hace un par de años  una mañana de otoño, era ella una jovencita anodina  entre limón y durazno, digamos que amanzanada,  con  aguindados labios rojos y besos con sabor a granadina. Joaquín, que a la sazón estaba suculentamente enamorado de su Juana, pero  impaciente con su punto de fruición, la traía cada día a madurar en su coche afrutanado, mientras él,  solícito o  displicente -según el día y la hora-  atendía a la melindrosa clientela que a su local acudía.

¡Y colorín enfrutado este cuento se ha acabado!


27 comments:

LA ZARZAMORA said...

Arcimboldo no lo hubiese descrito mejor
:)
Besos, Myriam.

Manolo said...

Hubo alguno al que sedujeron con una manzana. Juana sería de la variedad verdedoncella.
Besos.

mj said...

Dulcisima dama con un punto desgarrado agridulce, el reglón de un registro del frutero...

Genial
Un abrazo

TORO SALVAJE said...

Que dulce estás hoy.

Ummmmmmmmmm

Besos.

Asun said...

Pues la pobre Juana, no sé yo bien si podrá madurar ahí encerrada en ese coche aplastada por todas esas cajas. Yo creo que para madurar además de sol y calor hace falta aire, y ahí la pobre se va a ahogar.

Al final llegará el día en que Juana se harte y decida salir a madurar lejos de Joaquin, y este se verá de nuevo compuesto y sin fruta que le acompañe.

Besos

Merche Pallarés said...

¡Ese coche! Genial. ¡Parece de California! Dejemos que Juan y Juana dis"fruten" de su relación... Besotes, M.

Merche Pallarés said...

Perdón, JOAQUÍN y Juana...

Jabo said...

Que bueno, el coche es superoriginal y le ayudará a recoger frutas.
Jabo

elisa...lichazul said...

que buen texto!!!
me encantó el juego y las ideas que se entrelazan
Felicitaciones Myriam

por cierto las manzanas me gusta la variedad Fuji
son jugosas y deliciosas

Muchas gracias por tus huellas, hoy ha sido un día de sorpresas y alegrías

besitos y luz

Aristos Veyrud said...

El Joaquín sabe de su trabajo y lo disfruta, si se llega a dar una vuelta por estas tierras de seguro se aficiona a los cocos, sandías y papayas ja ja ja.
Divertido texto de buen manejo metafórico.
Un abrazo Myr!!!

Pedro Ojeda Escudero said...

La fruta siempre ha sido muy tentadora...
Me gusta esta vertiente tuya, Myriam. Mucho.
Besos.

MIMOSA said...

¡Qué corto se me ha hecho!
Espero que la pobre no madure muy pronto, que si no, se buscará nueva fruta que madurar!!!

La foto está genial!!!!

MIMOSA said...

Uyyyyyyy!!! Me he dejado los besos atrás!!!!

Muuuuaaacccckkkkssss!!!

Antonio Porpetta said...

Yo me vendo por una buena bandeja de frutas...
Gracias por tus palabras y un cordial abrazo.

Janeth said...

Me encanto el cuento del frutero enamorado, muy bonita la forma de contar, alegre y tierno como tu mi bella dama....

Vanten said...

Bonita manera de escribir y dulce comparación. Me ha gustado tu estilo. Un saludo.

Spaghetti said...

Muy dulce Myriam, es difícil escribir en positivo y bien como tu lo haces.
Aún sonrío.
bsoss.

virgi said...

Algo tengo de Joaquín: ¡no puedo vivir sin fruta!
En lo que no me parezco:¡ me encantan los hombres!

Sonrisas y besos, Myriam

Kety said...

Precioso cuento, Myriam
Creí que iba a salir el melón, pero no. ;-)

Besos

Aldabra said...

Congo sabe a naranjas, pero no a un gajo de naranja entero en la boca, no, sabe a gotas de naranja resbalando por la piel...

dicho ésto... me encanta el párrafo de la descripción de Juana, asimilándola a las diferentes frutas. Está genial.

biquiños,

Paco Cuesta said...

NO hay amor imposible

ANTIQVA said...

Precioso y afrutado relato, amiga

Me encanto

Un abrazo

nocheinfinita said...

Ja, qué relato más jugoso¡¡ Y el coche una pasada.

Un abrazo

Tracy said...

¡¡¡Qué bonitooooooooooo!!!

María said...

Con un coche así MYR, tu frutero indudablemente difícilmente pasaría inadvertido :-)

No cabe duda que sí que es cierto que la metáfora vale... las mujeres, como los hombre pasamos por todos los grados de dulzor y sin duda, si nos sacan brillo siempre lucimos espléndidas aunque sólo seamos unas vulgares manzanitas jajaja


Muy ingeniosa tu cuento cielo.


Lo dicho y repito...


Muuuuuuuy feliz finde y montón de besos.




PD
Hoy me acordé de ti ¿sabes?
Me sorprendió ASUN al teléfono ¿recuerdas? jajaja

Es un amor... como tú, sin duda cielo.

pancho said...

Pues yo veo al frutero cambiando de sombrero o buscándose otra rubia platino. Es raro que aguanten tanto tiempo así de encajadas.

Un abrazo

MariluzGH said...

¡qué coche más 'jugoso'!
y qué relato más simpático :)

abrazos -sin almíbar.