Wednesday, December 21, 2011

Sonata de Estío (4) Conclusiones


 Sonata de Estío (3)

Hoy  responderé a las preguntas:  1- ¿Guarda -desde el punto de vista de la Psicología- coherencia interna el personaje del Marqués? 2- ¿Se salva la Niña Chole con esta relación?

2- Empezaré por la Niña Chole:   Como sabemos, por su belleza exótica y crueldad,  la Niña Chole atrae y cautiva al Marqués quien olvida por ella sus males de amores previos y acepta el reto en  un  afán de conquista donjuanesco. La Niña Chole se hace desear por éste, provoca sus celos,  tiene una apasionada relación sexual con el Marqués  en un lugar sagrado que no duda en profanar y mide el grado de compromiso de Bradomín. ¿Será capaz él de jugarse por ella?, se pregunta. Incluso se sincera  con el Marqués y  le confiesa lo que  él llama "su pecado".  Ella quiere librarse de su padre que la domina en una relación forzada incestuosa desde que tenía 12 años, cosa que intentó en el pasado aunque con malos resultados: ese amante fue  asesinado por el padre. Bradomín es ahora su mejor opción.  Ella desea y confía que  la salve y en él pone su esperanza. 

La descripción que hace Valle de la Niña Chole  se contrapone marcadamente a la que Chateaubriand hace de Atalá y Valle quiere que lo tengamos en cuenta, puesto que explícitamente lo menciona: "más bella que Atalá" Cap 7. Para los que no conocen el relato: Atalá es la princesa indígena hija de una india cristiana -y de padre adoptivo, un cacique y de padre biológico, un europeo cristiano-  en cuyo lecho de muerte le hace jurar a la hija que se entregará a la Virgen pura y casta. Atalá, enamorada de Chactas a quien salva de morir en manos de los guerreros de una tribu enemiga,   para no violar el juramento hecho a la madre, termina suicidándose. El viejo Chachtas, de la tribu de los Natchez del Mississipi,  de joven perdidamente enamorado de Atalá, cuenta esta historia de amor trágico a René, el  europeo, nacido en 1725.

La  Niña Chole muy por el contrario, es  sensual, bella, lujuriosa, irreverente, cruel y vive a pleno su sexualidad con  su amante y presunto salvador. En el Marqués cifra sus esperanzas de salir de la relación de incesto forzada con el padre y de él por eso se enamora. Recordemos que La Niña vivió desde siempre en un clima de violencia, miedo y sumisión. El Marqués era para ella un Don Juan atractivo y como español, un exótico conquistador que se presenta  en su vida como su salvador, pero que por sus limitaciones funciona como un anti-héroe  que no  es  capaz de liberarla  cuando el padre la encuentra y  la secuestra. Sin embargo, por un hecho fortuito, este padre  malvado es asesinado y el Marqués y ella terminan reuniéndose  y viven juntos hasta que, no sabemos como ni cuando, el Marqués continúa su camino por otros derroteros que lo llevan de regreso a Europa.

Si  se tratara de un caso real, esta relación con el Marqués serviría de tiempo de reparación de la heridas de la Niña Chole, cuya integridad como persona había sido ultrajada y su autoestima, indudablemente baja. Acostumbrada  además  a la violencia que el padre ejercía sobre ella; la relación con  el Marqués  era en comparación, una verdadera panacea. Ese amor que viven, le devuelve la fe en sí misma y le abre las puertas a otras realidades de las vividas intramuros. Le enseña que el amor por parte de un extraño, aunque limitado,  es posible. Una relación que aporta apertura a la exogamia y a otras realidades amorosas, salva. La salva de sus propios demonios y de su autodestrucción o de   seguir matando a colosales negros en bocas de tiburones, por un fenómeno de sustitución. Incluso, en el futuro, podría ser capaz de tener una relación  de mejor calidad con  otro hombre, porque con ésta, habría ascendido en el camino de su autoconocimiento, valorándose también, como ser humano.

1- Con respecto al Marqués, éste guarda coherencia interna. Ya conocemos desde la Sonata de Otoño sus debilidades. Valle no esconde las debilidades de su personaje, por eso, lo muestra humano. Por eso, como he dicho antes, no lo podemos odiar. Por eso, a pesar de todo, las mujeres lo aman y por eso, no es capaz de rescatar a la Niña Chole de manos de su padre, tanto como no es capaz  de decirle a la prima Isabel  ni a las niñas que Concha ha muerto.También -es cierto, recordémoslo- muestra valentía al cuidar a Concha hasta su muerte en la Sonata de Otoño  y  en ésta, al emigrar a México  a tierras extrañas o cuando, por ejemplo, salva al efebo Guzmán de los asaltantes. 

Nota: Como delicia estilística confieso que los capítulos que más me  han gustado son el 27 y el 28, en los que el Marqués y comitiva cabalgan hacia su Marquesado, luego de haber perdido a la Niña Chole en manos de su padre.

Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia.

© Myriam Goldenberg

9 comments:

pancho said...

Bradomín no es un héroe, pero tampoco es un cobarde; se encaró al bandolero armado que le quería hacer "arriar la plata" a la fuerza. No le hace falta arriesgar tanto como el negro que mata tiburones con el cuchillo.

No sé, yo veo al Marqués desde un plano de inferioridad, no deja de ser un extraño en un país extranjero. Poco después de la Independencia los españoles no debían estar bien considerados allí.

Excelente analisis de las motivaciones psicológicas de un Don Juan y de sus conquistadas.

Un abrazo.

Fernando Santos (Chana) said...

Olá Miryam, belo texto...
Votos de Bom Natal....
Cumprimentos

Abejita de la Vega said...

Tal vez Bradomín tenga algo del propio Valle Inclán y eso le facilita el crear un personaje coherente. Además, el personaje del don Juan tiene mucha tradición desde Tirso de Molina y eso también ayuda.

El caso de la Niña Chole es muy extraño, afortunadamente no abundan padres esposos. Pero sí existe ese perfil que tú defines maravillosamente: sensual, bella, lujuriosa, irreverente, cruel y vive a pleno su sexualidad con su amante y presunto salvador.

Besos navideños.

Montserrat Sala said...

MYriam, Yo no puedo opinar, porque como sabes,no sigo estas lecturas, pero casi siempre leo, estos informeos tan extensísimos y completos, que das.
me parecen extraordinarios.
Que disfrutes de tu descanso vacacional, amiga.(que me supongo tendràs)
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero said...

Qué gran contribución la tuya, Myriam. El análisis psicológico de las acciones de los dos personajes es, desde mi punto de vista, absolutamente correcto. Por eso hemos de comprender que la relación entre ambos solo puede ser circunstancial y positiva para ambos, aunque a muchos les extrañe este calificativo.

ANTIQVA said...

Magnifico estudio este que has realizado de una obra que desde siempre me ha cautivado...

Un abrazo, amiga

Paco Cuesta said...

Tus valiosísimos comentarios aportan nuevos valores a la lectura.
Un Abrazo

Firvulag said...

Impresionante trabajo sobre la Sonata de Estío. Desmenuzas el libro de Valle, punto por punto, con continuas y acertadas apostillas que enriquecen nuestra lectura. Gracias.

Un abrazo.

José Manuel.

Estrella said...

La Niña Chole en un principio piensa utilizarlo, aunque a la hora de la verdad él no esté a la altura de lo que ella espera. De hecho, no la salva de las garras de su padre-monstruo, aunque al final se sigue quedando con Bradomín.

Con todo, creo que la Niña es mucha Niña para ese marqués. Otro gallo le habría cantado a él si los tiempos hubieran sido estos y no aquellos. A esa Niña no le habría hecho falta ni ese ni ningún otro Bradomín. Mucha mujer hay ahí.

Feliz año nuevo, Myriam