Wednesday, October 12, 2011

A veces la dirección equivocada nos impide ver el sol

17 comments:

La Zarzamora said...

Es que deberían de poner mejor las señalizaciones...

Besos, Myriam.

Anna Jorba Ricart said...

y no tomar el camino correcto....

Merche Pallarés said...

No entiendo. Besotes, M.

Hitos said...

A veces las direcciones equivocadas ( y ser consciente de ello) nos hacen vivir la vida que no nos corresponde.

Asun said...

Pues entonces lo que hay que hacer es cambiar de dirección. Y cuanto antes mejor.

Besos

virgi said...

A pesar de las señales, se nota que estás disfrutando ¡qué bien! Un abrazo

MIMOSA said...

Siempre habrá una desviación que nos hará corregir para tomar el camino correcto.
Besos dulces Myriam, se te ve la mar de feliz!!!! Este periplo tuyo en estas vacaciones, se tatuarán por siempre en tus retinas para no ser olvidado.
Me alegra ver lo mucho que lo estás disfrutando.
Besos miles y un enorme abrazo!!

José Antonio del Pozo said...

es el sol que no nos deja mirarle cara a cara, que nos deslumbra, como tú
saludos blogueros

MariluzGH said...

Me maravilla tu agudeza mental :)

un abrazo

Abejita de la Vega said...

Gocemos del sol, de la pagana luz de sus fuegos, gocemos del sol porque mañana estaremos ciegos. Creo que algo así dijo Rubén Darío.

Besos, Myriam

Pedro Ojeda Escudero said...

Pero si nos equivocamos, siempre hay posibilidad de girar... si nos damos cuenta, claro. O de aprovechar las oportunidades del nuevo camino.
Besos.

Txema said...

A veces es el propio sol el que nos deslumbra y no nos deja var.

besos Myr

FAYNA said...

Efectivamente.
No hay que olvidar que el Sol siempre sale por el Este, jeje.

Un beso, Myr.

LOLI said...

Pues... mientras no te impida ver el camino de vuelta a casa...mira que te extraño mucho y me va a dar un yuyu como te retrases... ;)

BESAZOS ♥

Paco Cuesta said...

No es sencillo caminar hacia el sol.

Jan Puerta said...

¿Solo a veces?
Un abrazo

María said...

Es cierta esa frase, Myr, porque de las decisiones mal tomadas no se ve la luz sino un laberinto oscuro y sin salida.

Un beso.