Friday, August 5, 2011

Hoy te invito a desayunar en mi parque:



También anoche la tibieza del aire, los efluvios de la tierra y el ardor de las estrellas me desasosegaron tanto que, al cabo de un rato me levanté a caminar esperando ansiosamente que despunte el alba, convencida de hallarte en ese espacio intermedio en el que la noche se disuelve en día. El cauce de mi HaYarkón se perfilaba en las sombras por la neblina incipiente, presagio ya del amanecer. De ese amanecer que solo tú  sabes intuir, porque en el fondo me reconoces en él, como yo en él también te reconozco...




Antes aún que en la luz y en los colores, el día comenzaba en los olores campestres y la excitación del olfato. Pero pronto empezó el alba a recorrer el cielo con mil matices delicadísimos desde el añil al oro. Sí, como el añil ese de tu infancia ... ¿Recuerdas?





Fluye sereno el río al encuentro de  nenúfares




La pareja de ánades descansa a la vera del río.
                                              



¿Sabes?  siempre, siempre nadan juntos
    Hace ya tiempo que vengo observando
como se acompañan y comparten.




Los gorriones  atrevidos revolotean y roban - sin desparpajo alguno -
piando la alegría de este día y su comida bien habida.

 


El  intenso aroma de café,  recién molido, aviva los sentidos.



 Hoy 
 mi parque y mi río
se engalanan
para ti





Nota: adaptación muy libre mía de un pequeño fragmento de "EL río que nos lleva" de José Luis SamPedro. Espero que SamPedro me disculpe por este atrevimiento, es que me gusta mucho, tanto que se lo tomé prestado para esta ocasión.

27 comments:

Mixha Zizek said...

Es una bella adaptación, muy personal, besos

Manolo said...

Tomaré un café en tan buena compañía. Gracias Myriam. Besos.

Rosa Cáceres said...

Un auténtico placer leer este texto acompañado de imágenes alusivas muy acertadas y sugerentes.

Un abrazo

Montserrat Sala said...

No está mal para empezar el dia. Buen café. Desde aquí lo huelo perfectamente.
Saludos y buen finde.

LOLI said...

Que bonitoooo!! Me has inspirado el dia,da gusto comenzar así.
Gracias.
Besos

Graciela said...

No conocía ese libro, tal vez esté disponible por aquí :)

Precioso Abupordos, sería un día perfecto.

Besitos :)

José Antonio del Pozo said...

Desayuno con diamantes entonces, mejor dicho, corrijamos a Capoye y a Edwards de una tacada, desayuno con la joya que sos vos.
Primoroso post.
Saludos blo, Myr

Simplemente Mirella said...

De verdad que lo del apetito sería lo de menos..porque después que los ojos han alimentado el alma con tanta belleza el cuerpo..así como el cielo..pueden esperar....
Bss feliz fin de semana

Merche Pallarés said...

Seguro que Sanpedro está encantado. Preciosas las fotos. Besotes, M.

Abejita de la Vega said...

Alimento para el cuerpo y para el espíritu. Has casado muy bien el texto con las imágenes.

Esos gorrioncillos...

Besos, Myriam

Aristos Veyrud said...

Vivir ese enamoramiento que empapa toda la existencia de lo habido y por haber nos sume en el arrebato del nacimiento del día arrullado en los vaivenes de las palabras y del corazón de quien adapta el escrito.
Irradiar amor, esparcir aromas desde la rosa de la vida es un milagro que hoy presenciamos desde un blog y muestra como una herramienta tecnológica puede ayudar al despunte de esa nueva humanidad donde el corazón humano sea el punto donde todos gravitemos.
Extraordinario alcance Poeta!!!
Encandilado por tanta vida me despido!!!

Ricardo Miñana said...

Bonito parque, si no estuvieras lejos acepto la invitación.
que disfrutes el fin de semana.
un abrazo.

Asun said...

Uuuuuyyyyy... Pues a estas horas, desayunar como que no. Casi si no te importa lo sustituyo por una paseo y una cervecita bien fresquita. ¿Hace? :-)

Besotes

José Antonio del Pozo said...

Ahora acá en las Españas es media tarde, así que bien puede uno tomarse otro café contigo. Hum, recién molido, qué bien huele. Hum, recién releída, qué bien hueles.
Saludos blo

Javier Rodríguez Albuquerque said...

No me vas a creer pero tengo encima de la mesilla de noche este maravilloso libro con la intención de releerlo próximamente.
Aprendí a querer a Sampedro desde la Universidad, cuando nos "obligaban" a leer su "Tratado de Estructura Económica" (no recuerdo el título exacto). Hasta aquel libro se hizo amable al entendimiento humano.
Un abrazo.

MariluzGH said...

Sampedro te acompañaría en el paseo y compartiría tostadas y café ¡seguro!

:)

OceanoAzul.Sonhos said...

Céu, sol, natureza, animais, cheiro a café e palavras que escrevem sentimentos. Adorei passar por aqui.

Um abraço
oa.s

MIMOSA said...

Me gusta este desayuno, me gusta este presente que regalas, me gusta la suavidad y la dulzura de las palabras y me gusta sentir la sensación que con ellas logras transmitir.
Desde que nacen, siempre van en pareja, si los separas no dejan de llorar, los tuve en casa y duermen incluso pegados cada uno apoyado en el corazón del otro. Observar ese acompañar, le hace a uno preguntarse muchas cosas.
Besos dulces querida Myriam y feliz fin de semana para ti.

Belkis said...

No creo que Sampedro se enoje por la adaptación, es genial. Yo también me tomaría un desayuno así, disfrutando de las maravillas de la naturaleza. Empezar el día con ese colorido, sonido, y olores, seguro que augura bondades.
Feliz verano Myr

Gelu said...

Buenos días, Myriam:

Cada fotografía es un poema, al igual que tu texto.

Un abrazo.

P.D.: José Luis Sampedro , cada día más bello (con b alta, no más vell=viejo) y más sabio.

Pedro Ojeda Escudero said...

Hasta aquí ha llegado el aroma de ese café, Myriam.
Qué buena lectura El río que nos lleva.

Alas.Rotas said...

Dime como puedo llegar a desayunar en tu parque, creo que será de la misma manera que brindar con “Buen Amor” en mi tierra. El desayuno, el vino noble y tu naturaleza. Un besote

chusa carballal said...

Enhorabuena por este post de invitante café humeante!
Saludos desde Venecia
Chusa

David C. said...

que bonito cielo.

Angeles said...

jaja me inspiras para tomar un café!!!
BellísimoO!
Besitos.

Paco Cuesta said...

Conducidos por tu diestra mano de ganchera, avanzamos por el cauce.

La Zarzamora said...

Yo acepto sin remilgos esta dulce y placentera invitación.

Seguro que te perdona por tanta delicadeza.
Besos, Myriam.