Tuesday, August 16, 2011

De la leyenda de Bécquer "EL rayo de luna" a mi cuento "A la luz de la luna" escrito hace algunos años y que al leer la leyenda, recordé:


La Noche había sido larga, interminable, tormentosa. Se despertó completamente transpirado. Su corazón palpitaba muy a prisa, la boca completamente seca.  Se levantó  a tientas, hasta prender la luz que tenía al lado de la cama.

Otra vez, el mismo recurrente sueño... mas que sueño...pesadilla.... Se hallaba en un oscuro callejón corriendo detrás de una mujer de larga y espesa cabellera cobriza, vestida con una túnica de gasa blanca... casi a punto de alcanzarla, ella se daba vuelta sugestiva.....  en ese preciso instante, comenzaba a caer en un oscuro pozo...... hasta hacerse añicos en el piso............ entonces despertaba.

Fue a la cocina, abrió la heladera y se sirvió un vaso de cerveza y encendió un cigarrillo. Salió al balcón, la brisa que corría esa tibia noche estival, le hizo sentirse mejor.

Comenzó, casi sin percatarse de ello, a meditar sobre su vida. La luna, la pálida luz de la luna, comenzó a despertar sus recuerdos......

Había alcanzado la cima de su carrera médica, como jefe del Departamento de Cirugía Cardiovascular del Hospital Manchester, EE UU. Era miembro  de la Sociedades  Americana  y Británica de Cirugía Cardiovascular. Había sido condecorado como miembro honorario, con la orden británica al mérito por servicios prestados a la Corona.  Y lo tenía todo....... O eso creía..... Pero ¿era así? ..... ¿Qué oscuridad lo atormentaba?  

Ahí estaba ella,  la mujer que aparecía en sus sueños.
_ Acércate_ le dijo con voz dulce...... Acércate.... recorre conmigo este sendero, atrévete a  descender a la profundidades del abismo..
_ ¿Qué quieres de mi? ¿¿¿¿Quién eres????
_ Alejandro, no tengas miedo, ven......
Y lo tomó de la mano.

Y vió su propia imagen como en un espejo reflejado en el hilo de luz lunar que golpeaba en la baranda del balcón. Vio cómo había traicionado a todos cuanto le habían una vez amado. Vió cómo no acudió a atender a su madre enferma, porque estaba muy ocupado en un Congreso. Vió como abandonó a  Isabel, la que había sido su novia tantos años, siempre con falsas promesas de un amor que nunca concretó. Vió como la obligó a que abortara ese hijo que llevaba en el vientre, ya que se interponía en su carrera,  porque en ese entonces tenía que viajar a Londres a operar a un miembro de la familia real...Vió como ella, cansada y herida, finalmente  lo abandonó . Vió cómo engañó al que había sido su mejor amigo, cuando le robó los créditos de la investigación que habían comenzado juntos.

_  ¿A dónde te han llevado todos estos hechos, Alejandro?
_ He logrado el éxito en mi carrera. Soy mundialmente famoso... ¿te parece poco? ¡Llegué a amasar una fortuna! Me solicitan,  por mi pericia como cirujano, en todas partes. Coordino varios equipos. ¡¡¡Tengo mi cátedra en la Universidad!!!

_ ¿Y con quién compartes la vida?
  Alejandro no pudo contestar........
_ ¿Y que has hecho con aquellos que te amaron?
_ Era necesario. No podía detenerme. Tenía que alcanzar la meta.
_ ¿Y a dónde te ha llevado ese camino?

Alejandro comenzó a llorar amargamente. El dolor se agolpaba en  su pecho. Se contorneaba al liberar las emociones tanto tiempo aprisionadas.
Y entonces comprendió.........

_ La esencia del Ser es el amor_ le dijo la mujer. ¿A quién has amado?
_ No tuve tiempo. Tenía que alcanzar el éxito, pero ahora me doy cuenta de que eso sólo era un espejismo.  Me siento vacío........ mi alma está quebrada.
_ Acepta tu sombra, concíliate con ella. Para poder cambiar, primero es necesario que reconozcas lo que debes modificar. Y hecho ésto......... renace al amor...
_ Pero...¿cómo puedo amar?
_ Comienza por amarte a ti mismo, a aceptarte, comienza a amar  la vida, a la naturaleza, a tus pacientes, a tus colaboradores. Renace, renace.......
_ ¿Y cómo?
_ Ese es un  proceso lento y largo, pero enriquecedor....... ya verás.......


Alejandro  volvió en sí del trance, estremecido miró a su alrededor....... estaba sólo..... Pero... ¿con quién había hablado? ¿Quién era esa enigmática mujer? ¿ A dónde se había ido?

La noche se hizo día, se levantó de la silla en la que había quedado dormitando, con una extraña sensación........ sin explicárselo,  sintió que era Uno con el Universo y por primera vez, sintió que estaba vivo.


Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia.

© Myriam Goldenberg

17 comments:

pancho said...

Ms Gambell tiene mucho que contar. En este relato está el esbozo de una narración mucho más larga. Nos dejas a los lectores la labor de imaginar y completar la historia.

Un abrazo.

Martine said...

Hermoso y aleccionador relato... ¡Qué poco importan prestigio y dinero si no hay amor! Nunca es tarde..

Muchos besos Myr

andré de ártabro said...

Cuando no se tiene tiempo para amar , no se ha tenido tiempo para "vivir"
En la auténtica vida , no se corre con el tiempo, se aprende "a parar el tiempo"
Mi sincera felicitación por tu bien escrito y muy aleccionador post.
Un beso

Gelu said...

Buenos días, Myriam:

Tu relato es muy bonito, pero aunque en ese momento viera que estaba vacío, como persona que ha pasado ignorando, atropellando y utilizando a todos, dudo que con el día cambiara con las palabras de nadie.
Sus lágrimas eran egoístas, al final se encontraba sólo. Simplemente lloraba por él.

Besos.

Asun said...

Quien antepone el éxito profesional ante cualquier otra cosa y a cualquier precio lo acaba pagando caro.

Besos

ANTIQVA said...

Las vidas consagradas al exito siempre me han producido un miedo inmenso...

En algun momento, las gentes "de exito" toman conciencia de que la esencia de la vida no es el exito, sino vivir...

Y que mejor que el amor para vivir...

Un abrazo, amiga

Cristi said...

Hola, Myriam:

Me gusta mucho tu relato es excelente; gran escrito, y me hace reflexionar al final lo más importante es primero aceptarnos con nuestros defectos-sombras y virtudez-luces: una vez qué sabemos amarnos tal y como somos, para luego amar a los demás tal y como son sin querer cambiarlos...,¡el querer cambiar y no aceptar las sombras-defectos de los demás nos estamos alejando de la realidad, somos humanos es decir imperfectos!.

Besos.

Aristos Veyrud said...

Afortunadamente la culpa lo estrellaba en una pesadilla contra el piso de donde podía despertarse, y no tuvo otros lapsus que lamentar.
Nunca es tarde para despertarse una vez estrellado y hecho añicos contra el piso.
Un abrazo Myr!!!

Montserrat Sala said...

Buenos dias Myriam: Hermoso relato. Siempre he dicho que el éxito profesional, trae consigo el desarraigo, el desamor y la soledad.
porque tenerlo todo seria demasiado. Se puede tener un momento feliz, pero solo eso: un momento, o diez dias, pero siempre tendrà que volver a trabajar para mantener el prestigio. Para cultivar su ego...y dejará todo lo demás. ES así. O no?

Abejita de la Vega said...

Buscó el éxito profesional pero el éxito es un rayo de luna. Este relato contemporáneo es muy real. Querernos a nosotros mismos, muchos no aprendieron esa básica lección. Y si no nos queremos a nosotros, no podemos querer a nadie.

Me ha gustado mucho tu relato. Besos, Myriam.

Pedro Ojeda Escudero said...

Todos llevamos a Bécquer dentro.
Gracias por traernos este relato tuyo a la lectura.
Besos.

Angeles said...

Es quizás la historia de muchos corazones y digo corazones porque ellos son los vedaderos protagonistas, los que cargan y aprenden de estas elecciones, en cuanto a los sueños....tal vez sean el corazón mismo que habla....
Bellísimo, gracias por compartirlo.
Un abrazo.

Janeth said...

El exceso de materialismo, genera el defecto o carencia de espiritualidad... y de aquí devienen otros excesos y defectos tan evidentes como la ausencia de Verdad, Justicia, Bondad.

Ya enseñaban hace miles de años en Egipto que Isfet (la injusticia, el mal), era la ausencia de Maat (La Justicia, la Confianza, la Verdad).

Por sus actos los conoceréis enseñaba un Maestro, y por el mundo que han generado y mantienen con mentiras y corrupción, sabemos donde estamos y estaremos por tiempo...porque vivimos está claro en la "noche de los tiempos"...como explica Oriente en pleno Kali Yuga (La Edad de Hierro, la Edad Oscura)...

Más siempre recuerdo aquello que alguien me dijo, nunca olvides que "Cuando más oscuro está, comienza Amanecer"

Migue said...

El premio verdadero de éxito es haberlo alcanzado sin llegar con huecos en el alma.Producto del sin amor, ya que subió pisoteando afectos.La soledad del alma se cura aprendiendo a amar a todos.Si él estaba dispuesto... le quedaba un largo camino por delante.Ya que tenía también que pedir mil veces perdón,en la tierra y hacia el cielo.
¡Saludos!

Julio Dìaz-Escamilla said...

La reflexión, podría ser -aunque un tanto lírica-, el cambio, sí me parece menos que posible. En fin, literatura, ficción, fábula, material de lectura.
Un abrazo.

Rosi said...

Llenarse de materialidad puede hacernos seguros y tremendamente felices pero ese afan por llenarnos sólo es una efímera sensación. El paso del tiempo nos hará ver lo vacíos y solos que estamos.

Aldabra said...

Ya te dijimos muchos antes que tenías que escribir más. Un relato estupendo y muy real, me temo. No hay que perder de vista lo importante para ir en pos de cosas efímeras porque al final nos pasará como al protagonista de tu relato.

biquiños,.