Sunday, July 10, 2011

La nueva masculinidad ( y 4)



Viene de la entrada anterior


Quiero agradecer a todos los amigos que han colaborado con sus opiniones tan valiosas con las que hemos construido una reflexión común a lo largo de estas cuatro entradas, a pesar de las diferencias.

Todos estamos de acuerdo en que la base de toda relación entre dos personas independiente de sexo y género es  la tolerancia, el respeto por el otro, la escucha activa,  una buena comunicación y paciencia.

No es mejor la mujer frente al hombre, ni viceversa. Tampoco lo es lo  femenino frente a lo masculino, ni viceversa. Hombre y mujer somos diferentes en todo sentido: genético y cultural, pero absolutamente complementarios y en esa complementaridad, nos enriquecemos siendo además más auténticos nosotros mismos.

 Qué la nueva masculinidad marche entonces de la mano de la nueva femineidad, es mi deseo. 

¡Salud y buen verano para  los que estamos en el hemisferio Norte y para los del Sur, Salud y buen invierno!


16 comments:

Graciela said...

Buen día Abupordos :)

Nuevas sociedades, donde nadie quede descontento.
Diferentes comportamientos también en los hijos, cúanto que aprender! ahhh ésta tarea no termina nunca :)

Feliz domingo, hoy el día es medio primaveral jejeje en invierno, viva el invierno!

Besitos!

Javier said...

Lo cierto es que no debería haber diferencia entre un hombre y una mujer, digamos diferencias para menospreciar el uno del otro.
Sin embargo, como dicen los franceses:
¡ VIVE LA DIFFÉRENCE !


Saludos.

ANTIQVA said...

Uhmn, las mujeres... Magnifico...

Uhm, los hombres... Magnífico igualmente...

Un abrazo, amiga

Isabel said...

He leído todos los capítulos que dedicas al tema y desde el primero me pregunto ¿nueva masculinidad?
Porque si es así el hombre en general debería haber aceptado el cambio efectuado en la libertad de la mujer y su independencia, y este cambio solo lo veo en las generaciones jóvenes preparadas, es decir, los que han crecido en un ambiente de libertad y respeto.
Creo que hace falta mucha educación en este recorrido ancestral del tema.
Abrazos.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Hola Myriam:
Somos seres racionales y al final, aunque nos cueste un poco más, la cordura se terminará imponiendo. En menos de un siglo se han conseguido cosas que no se podían haber imaginado en todos los siglos anteriores, así que a veces tener un poco de paciencia es de sabios.
Un abrazo.

La Zarzamora said...

Esperemos que así sea, y que el respetuo mutuo y la tolerancia reinen en cualquier tipo de relación y bajo cualquier hemisferio...aún queda tanto por hacer!
Besos, Myriam.

Ricardo Miñana said...

Las relaciones siempre han de estar dentro del respeto y la armonía.
un placer pasar por tu casa.
feliz semana.

Pedro Ojeda Escudero said...

El problema viene dado por el bombardeo de roles publicitarios-comerciales: hoy el mercado, para vender, necesita roles diferenes a los que nos harían más felices.
Besos.

elisa...lichazul said...

interesante planteamiento, en las sociedades más o menos civilizadas sin duda podrá darse de algún modo , aunque en el mundo real ,esto aún esté a años luz de ser mayoría, queda mucho vestigio y costumbres arraigadas en las personas y en las familias
y hasta en nuestro hipotálamo como defensa refleja de sobreviviencia

un abrazo desde Chile
siempre te veo en blogs de amigos, y hoy me he dejado caer sin invitación alguna , de pura patuda jajaj

Merche Pallarés said...

Gran broche de oro para finalizar esta serie que me ha gustado mucho. Estoy de acuerdo con lo que dices. Muchos besotes, M.

Txema said...

Los conclusión es lógica. Sin embargo, tanto en "oriente como en occidente", hay muchos que parecen no compartirla.

En un lado se exagera hasta el extremo de que parece que se vive en una especie de guerra de sexos, a veces no declarada y otras veces francamente manifiesta y abierta.

Por otro, la exclusión y el sometimioento de las mujeres es una realidad odiosa y vergonzante. Algo indigno.

Mi resumen: hemos avanzado muy poco, queda mucho por hacer y hay que procurar huir de los fundamentalismos.

saludos

Asun said...

Tú lo has dicho, esas son las claves: tolerancia, respeto y saber escuchar. Si algo de esto falla la comunicación se deteriora.

Un beso

Desclasado said...

Buen broche final: la nueva masculinidad debe ir de la mano de una nueva feminidad.
Me sumo también a lo dicho por Txema: si aquí en Occidente parece que haya una declarada guerra de sexos donde el enemigo a batir es el hombre, en otras zonas del planeta la situación de la mujer es de pena. Huyamos de fundamentalismos, eso mismo.

Saludos.

Aristos Veyrud said...

Sigamos en la construcción de ese universo de igualdad de condiciones materiales y espirituales donde por fin el ser humano no sea sometido ni sometedor de nadie, ni por la fuerza de las armas ni por ningún otro medio. Se demorará pero lo mucho o poco que aportemos será muy necesario.
Abrazos Myr!!!

Paco Cuesta said...

Complemento indispensable para que continúe el mundo

“No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo”. said...

Me gusta tu blog. Es muy interesante. Enhorabuena