Saturday, April 23, 2011

Leyendo.



Ahí estaba, con su sombrero de paja, su cartera de retazos, su camisa de lino blanca y su larga falda floreada. Ahí estaba leyendo, como matando el tiempo de la espera. Pero él no llegó. A último momento olvidó Juan José todos los besos que le dio. Olvidó su aroma y su sonrisa. Olvidó todo cuánto se dijeron de interesante y de amoroso. El miedo a volver a sufrir otra decepción le impidió jugarse, porque el miedo atenaza y paraliza e impide vivir la vida, por no decir que acobarda. Bueno, eso es lo que Diana creyó, porque en realidad, al cruzar corriendo el camino para encontrarse con ella, JuanJo fue atropellado por una vaca loca y terminó hecho polvo, en la morgue del pueblo.


Nota: A la chica la fotografié hace años en un pueblo del sur de Francia. Aquellas de ustedes que quieran un final feliz, JuanJo - momificado - las espera con una rosa en el "Café de la Paix". ¡Feliz día del libro y feliz San Jordi para los que celebran hoy!.

25 comments:

Manolo said...

Qué tristeza de relato para el Dia del Libro, aquí en España.
"Verde que te quiero verde..." Me gustan los tonos verdosos de la fotografía.
En Cataluña hoy se regalan flores, te las mando virtuales, con un beso.

Prunus Avium said...

Ja Ja Ja!

Que maravilla de relato, Myr; y que preciosidad de foto!

Pero, y haciendo de abogada del Diablo...¿como es posible que una vaca, loca o no, transite por una via:

-Asfaltada,
-Urbanizada (Hay una farola, y se adivina la presencia de agua por la limpieza general)
-Transitada por vehiculos (se ven esquinas de señalizacion viaria y elementos protectores para peatones )
-Y en pleno centro urbano y comercial( cartel publicitario en la acera, adultos con calzado que no permitiria grandes camintas, o haber llegado sin cualquier tipo de transporte, niña caminando sin carrito)

Feliz Dia del Libro!!!!

El Drac said...

Parece que en todos lados siempre existe una Penélope. Un abrazo

MIMOSA said...

Me gusta mucho la foto, las historias que desde aquí se pueden sacar, pero eso es lo que encierran los libros, la magia de una historia.
Besos y feliz día del libro!

Monja de Clausura Orden de Predicadores said...

jajaj!!!Tienes humor, nos cuentas una historia tristona, con sabor al final simpático, como sabemos que no es real podemos reírnos.
Gracias Miryan, en Cataluña mi tierra es el patrono y se celebra muchísimo.
Te regalo una rosa, el libro...me faltan algunos capítulos por terminar, serás la 2ª en dártelo.
Con ternura.
Sor.Cecilia

Asun said...

¿No sería Juanjo el que atropelló a la vaca por ir leyendo? (leyendo él, claro, no la vaca)

Seguro que ahora a la pobre vaca, por eso de que dicen que está loca, le pondrán una camisa de fuerza y la llevarán a algún sanatorio.
Y mientras tanto Diana devorando libros.

Besos y Feliz Día del Libro

Sor Austringiliana said...

La foto es muy bonita, el relato es tremendo, noooo, a esa chica tan encantadora no le ocurren esas cosas.

Jan Puerta said...

Nunca me fié de una vaca. Y menos desde que la locura se apoderó de ellas.
Un abrazo

Merche Pallarés said...

La foto es muy bonita. Yo me la imagino enfrascada en la lectura de nuestro Quijo y olvidándose de Juanjo, de la vaca y de la madre que los parió.
Este dia de Sant Jordi en Catalunya es una tradición bellísima que debería ser una institución ¡en todo el planeta! Besotes, M.

ANTIQVA said...

La foto es una preciosidad... Parece un cuadro impresionista.

El texto nos deja a todos un poco tristes... Esa imagen se merece un final feliz, sin miramiento alguno...

Un saludo, amiga

Javier said...

Ésta si que es una buena fotografía.
Lo que le pasara a Juanjo me trae sin cuidado.
Pero Diana da paz.

Saludos.

Angeles said...

Feliz Sant jordi, te dejo una rosa y un libro también, yo creo en los finales felices y lo creeré hasta el final. Y punto. jaja hermosa foto, feliz día cada día :):)con un juanjo un libro o lo que sea....

Alas.Rotas said...

El silencio y el murmullo del rio es como un libro para leerlo, en el cual se cuenta el paso del tiempo los aromas, los olvidos y los caminos que escogemos. Espero que te hayan regalado la rosa, el libro y el beso.

Juan said...

El libro nunca nos fallará, ni será atropellado, ni nos dejará por otra persona...siempre estará junto a nosotros para cuando lo necesitemos.

Que pases un feliz Día del libro.

Un abrazo.

Juan Antonio

Paco Cuesta said...

Esperar leyendo para no desesperar, el fin del libro está proximo, tal vez sea el que ella desea.

J. Marcos B. said...

Que seas Feliz :) Namasté

Belkis said...

Una buena muestra de que cualquier lugar es bueno para dejarse acompañar por un buen libro. Por la foto creo que a ella no le importó mucho lo que pasó con Juanjo, seguro que él perdió mas...
Feliz semana para ti querida amiga.

José Antonio del Pozo said...

No ver venir a la vaca loca! No oir su cencerro! Craso error: funesto desenlace. Pero esa foto, Mir, es casi un cuadro de Vermer: sutileza del encaje, misterio del rostro oculto, gracia del sombrero, luz y sombra, ese terrazo, en fin, olé.
Por lo demás coincidencia bloguera: escribí yo hoy también de una vaca loca
Saludos blogueros

virgi said...

¡Qué dulzura de chica!
Imposible que su espera fuera inútil. Te cambio el final, besitos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- said...

no hay nada mejor que perder el tiempo leyendo...besos

Aún no entiendo lo de la rosa a la mujer y el libro al hombre...me suena algo machista y encima denigrante para las féminas...

jg riobò said...

Estos momentos de lectura pasarán al olvido dentro de muy poco.

FAYNA said...

Me quedo con el final feliz, que para penas ya tenemos bastantes con las de nos da la vida.

La foto de 10 sobre 10.

Un beso Myr

Cornelivs said...

De nuevo con vosotros, y contigo, amiga Myr.

Un abrazo enorme...!

pancho said...

¡Probe JuanJo! Eso le pasó por no aprender a coger la vaca por los cuernos.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero said...

La actitud de la lectura sosegada es siempre atractiva, querida Myriam.
Besos.