Wednesday, January 26, 2011

de macabeos y judeofobia en la España de la Guerra Civil, a la luz de "Inquietud en el Paraiso" de Oscar Esquivias. Parte I

He de confesarles que me resultó muy difícil encontrar un tema de análisis que no hubiera sido ya tocado por mis compañeros de lectura de este excelente libro que forma parte de la trilogía de Oscar Esquivias : 1- Inquietud en el Paraíso, 2- La Ciudad del Gran Rey y 3- Viene la Noche, que leemos con la guía de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia.

En esta primera entrada veremos como distintos personajes de la España ( Burgos más exactamente) pre-franquista muestran prejuicios (pulsar aquí para ver la def) contra los judíos (judeofobia, erróneamente llamado antisemitismo). Algo - tal como el autor lo manifiesta en su obra- presente en el imaginario colectivo de aquel entonces y aún hoy, lamentablemente en algunos sectores - por suerte mínimos - de la población. En la segunda y última entrada, analizaré las alusiones a Los macabeos, hechas por el personaje encarnado en la figura del Arzobispo Manuel de Castro y las reacciones tragicómicas de los generales Mola, Davila, Cabanellas sobre este tema.


El Penitenciario de la Catedral de Burgos, el Padre Cosme Herrera, quien es el mentor de la expedición al Purgatorio le impreca al gobernador civil y republicano Julián Fagoaga, cuando éste le denega el permiso para la expedición "Conozco las consignas que ustedes reciben de Moscú y como los judíos y la masonería internacional dirigen la política del Gobierno desde la logia de la Rue Cadet de Paris" ( P. 186). Veamos primero como Esquivias construye a este personaje: la Srta Urraca Pastor .-dirigente del partido carlista- lo describe como un rinoceronte ( P. 32). Más adelante nos relata el escritor como si Rodrigo lo pensara: grueso, muy envejecido, que se movía siempre entre grandes resoplidos y ahogos; exhausto, agachado, boqueando entre toses y flemas para respirar, con una mano en el corazón y otra en la rodilla, rengueando y marchando atrás del lugar en que le correpondía (P.32) Sentía animadversión por su superior el Arzobispo Manuel de Castro (P. 32) al que consideraba un cavernícola ( P. 128) incapaz de meditar sobre la idea de que el mensaje de Cristo podía ser de signo fascista (P. 129) Es decir que Cosme era un canónigo fascista con una idea delirante: la de realizar un viaje al Purgatorio, con cuya conferencia al respecto inicia el libro. Un penitenciario que odiaba a marxistas, judíos y masones por igual - metiéndolos en el mismo saco - con una característica más: la de ofrecer con firma y sello certificados de perdón de los pecados, en una clara alusión a la venta de indulgencias realizada antaño por la Iglesía Católica y toda la corrupción que trajo aparejada, desobedeciendo ex-profeso la prohibición de hacerlo por parte de su arzobispo ( P. 154)

El orfebre Saturnino Calvo pregunta al maestro Antonio José del cual era amigo, refiriéndose a Perfecto Ruiz Dorronsoro ( que era un industrial millonario católico que se había opuesto a la restauración monárquica - P. 229) . "¿Para qué guarda sus millones ese judío?" ( pag 223). Nos narra Esquivias: Su amigo sabía de la obsesión de S. Calvo por el dinero y de como éste había iniciado una cruzada para dignificar la situación de los artistas estaban completamente despreciados. Saturnino Calvo era el mejor orfebre de España al que la Iglesia le debía mucho trabajo y él se lo terminó robando de los donativos en las mismas, depositando recibo, eso si, en cada uno de los golpes. Desde entonces tenía prohibida la entrada a tales lugares y hasta los arzobispos lo amenazaron con la excomunión. Otro refuerzo en la caracterización de S. Calvo como persona alerta y muy pendiente del cobro a sus acreedores encontramos en su exclamación al ver al Gral Fidel Dávila en el concierto al que había acompañado a Juan Antonio "¡Coño, qué sorpresa! Ya que le tengo a tiro don Fidel, le recuerdo que aún me faltan por cobrar veinte buenos duros por la pitillera de plata que me encargó." ( pag 248).


María Cruz Ebro, una mujer gruesa con impertinentes aires de lechuza curiosona ( pag. 33) que se viste a veces como embutida en uno de esos vestidos que le daban aspecto tripudo y culón con globos en los pechos elevados casi a la altura de los hombros (P. 176) amiga de Pilar Dorronsoro con la que se encontraba para chismorrotear de lo lindo ( mejor dicho, no dejar títere con cabeza) mientras alimentaba a las palomas en el paseo del Espolón ( P.173). Una mujer que había estado presente en la disertación de Don Cosme Herrera en el Salón Rojo sobre el viaje al Purgatorio, pero que no creia en la resurrección de la carne, especialmente de la suya de vaca y menos si tenía que soportar otra vez la belleza de Conchita Plaza, prefiriendo en todo caso la reencarnación y preferentemente si la una era en perra y la otra en gorrina ( P. 34). María Cruz Ebro tenía además ideales republicanos y socialistas que eran de dominio público y el cargo de secretaria del Ateneo Popular ( P. 298) Esta mujer era despreciada por el General Fidel Davila que la consideraba una lagartona sin inteligencia pero con mucho poder ( en su lengua) que conocía a toda la ciudad y escribía en los periódicos y que era muy amiga del Cardenal Benlloch ( P.231).

Justamente es al General Dávila a quién María Cruz Ebro se dirige después del golpe, presa de una intensa angustia en los días posteriores a aquel 18 de Julio nefasto, temiendo por su vida, ya que los milicianos en lo más oscuro de la noche, armados hasta los dientes, llegaban a su casa a regístrala y daban golpes atroces en el portón y luego lo destrozaban todo ( P. 297)

María Cruz Ebro entrega en el Palacio de Gobierno a un guardia de asalto una tarjeta suya en la que en el envés había escrito unas lineas dirigidas al General Avila en los siguientes términos, mismos de la retórica empleada en las arengas de la radio: " Don Fidel: Ud. es el nuevo Campeador, el héroe que ha salvado España de la aniquilación masona y marxista, de las insidias del judaísmo internacional, reciba la expresión de mi entusiasmo y mi admiración ilimitada"- Firma: S.S.S. María Cruz Ebro ( P. 229).

Sr Agustìn Garrús, un intelectual anciano y muy ceremonioso (P.34), millonario, que cree en la reencarnación y que el Universo está regido por el Supremo Hacedor (P. 34), con doble nacionalidad española y estadounidense ( P. 335) filólogo, conocedor de siete leguas vivas, cinco muertas y dos artificiales (P.65) y catedrático de una lengua artificial (Ps. 34, 35, ) de ilimitada verbosidad ( P.74), curioso y entrometido ( Ps. 116, 120) recurre desesperado al despacho del P. Cosme Herrera para manifestarle que como lo acusan de ser anarquista, judío, espía y que sabe cuántas cosas más... sintiendo que su vida corre peligro, quiere formar parte de la expedición al Purgatorio ( P. 335); cosa ésta que el P. Cosme Herrera primero muy a regañadientes acepta, prometiendo hacer lo que esté en su mano por socorrerle ( P. 337) pero luego se lo trata de sacar de encima a toda costa, aludiendo a que como El Capitán Diego Paisán desea sumarse a la expedición para encontrarse con el recientemente fallecido Gral Sanjurjo y él, Agustín Garrús, es un masón, el Gral ordenaría su fusilamiento (P. 354).

La animosidad y los prejuicios contra los judios de España, no es algo nuevo ni comenzó durante esta revolución y consecuente Guerra Civil, -escenario en el libro de Esquivias- y posterior instauración del régimen franquista por unos 40 años. Como sabemos, viene de larga data: recordemos las matanzas de 1391 incitadas por el arcediano de Ecija en Sevilla, Andalucía. La expulsión de los judíos a partir del Edicto de Granada firmado por los Reyes Católicos el 31 de marzo de 1492 y la conversión forzosa de los que quedaron. A tal efecto, los Reyes Católicos usaron el instrumento de la Inquisición al servicio de la Corona. Las causas de la expulsión fueron varias: 1- Considerar que los judíos tenían culpa perpetua por el Deicidio: haber matado a Jesús de Nazareth, considerado por los cristianos el hijo de Dios. 2- Acusación de que los judíos veneraban al Príncipe de las Tinieblas 3- Considerar a los judíos como lepra contagiosa que hay que extirpar porque sino enferma el cuerpo nacional. 4- Usura (En sí eran muchas veces encargados de recaudar los tributos para el Rey, cosa que despertaba el odio de los pobres hacia los poderosos y cuando los judíos se dedicaron a la usura propiamente dicha, fué porque no podían poseer tierras, o tenían prohibido otro tipo de trabajo, o en vistas de una posible y cercana expulsión les resultaba mejor tener dinero y no propiedades. Por eso también solía haber más violinistas que pianistas judíos). 5- etc.

Invito a ver la entrevista hecha al Profesor de Historia - especialista  en Medieval - por la Universidad Complutense de Madrid, Gonzalo Alvarez Chinilla en este enlace está el video . Luego, siguió, recordemos, la expulsión de los moriscos. Los estatutos de limpieza de sangre, que involucraban a ambas minorías, se mantuvieron vigentes hasta 1870. Ser cristiano nuevo en esa España era motivo de vergüenza y era algo que se trataba de ocultar.

Lo innovador de la época retratada en Inquietud en el paraíso con respecto a la judeofobia - o aversión a judíos- es la vinculación que hace el régimen franquista - desde su inicio con el golpe del 18 de Julio de 1936 - de los judíos con la masonería internacional y con el régimen comunista-marxista de Moscú.

El penitenciario P. Cosme Herrera, fascista, hace eco de esta postura extendida en el seno de la Iglesia católica, aunque no única, tal como lo vimos en los párrafos antes citados. Saturnino Calvo, el orfebre, por el contario a nivel individual, proyecta en el afuera, en los otros -en este caso en los judíos- rasgos de su propia personalidad, o dicho más claro,"ve la paja en el ojo ajeno, pero no ve la viga en el propio". Marìa Cruz Ebro izquierdista y cobarde, utiliza, por miedo, el discurso de las arengas facistas que se transmitian continuamente en la radio a modo de adoctrinamiento de la población. Cuando ella duda enseguida después de haber renegado de sus creencias, duda porque los militares no le van a creer sus salamerias serviles y no porque con sus palabras ataca a una minoría específica (P. 229). EL Señor Agustín Garrús, es al parecer masón (no lo niega, cuando el P. Cosme Herrera le dice a él en la cara que es masón P. 354). Será masón, pero no judío - como tantos otros en la realidad - y también tiene miedo, mucho miedo: elije la fuga a un lugar imaginario y surrealista: El Purgatorio, en el que "seguramente se habla una lengua universal", convencido de que sus habilidades idiomáticas le van a servir allí, por lo que además, goza de un interés linguístico para él. (P. 65).

Para concluir, Oscar Esquivias en "Inquietud en el Paraiso" - tal como pudimos observar en los ejemplos aquí analizados - refleja claramente el ambiente judeofobo de la época: unos ( militares, P. Cosme Herrera) porque consideraban que judios, socialistas, comunistas y masones atentaban contra la unión de España, su bandera, la Patria, y la supremacía de la Iglesia Católica como vectora del culto y de las tradiciones; otros (Saturnino Calvo) porque rechazaban en los judíos, rasgos que ellos mismos poseían en su personalidad y unos otros por simple y llana cobardía ( María Cruz Ebro).



Notas:

1- Según el Prof. Dr Luis Arroyo Zapatero - catedrático de Derecho Penal y Rector de la Universidad de Castilla la Mancha - la derecha insurgente antimasónica quiere infundir "terror penal" tal es el tenor del Bando del 28 de julio de 1936 por el cual se atribuyó a la Justicia Militar el conocimiento de las causas por delito de rebelión, declarando como tales a la adhesión al gobierno republicano y a los partidos y org, que lo sustentaban, incl. logias masónicas. Posteriormente fueron sumadas a la banda 3 piezas legislativas: 1- La ley de responsabilidad política de 9-9-39; 2- La ley contra la masonería y el comunismo del 1-5-40 y 3- la Ley se seguridad del Estado de 29-3-41. Ver la ponencia completa aquí desde la pag 3. Para más bibliografía sobre la Historia de la Masonería pulsar aquí

2- En Europa: La Expulsión de los judíos no fue un fenómeno privativo de España, sino que sucedió en otros países también hasta terminar con la persecución y el exterminio - genocidio - en la Alemania Nazi durante 1933-1945 de 6.000.000 de judíos.


Myriam Goldenberg

La segunda parte, en la próxima semana.

20 comments:

Jan Puerta said...

Que gran trabajo el que presentas en esta entrada. He de leerla con mucha calma. Además de los enlaces que propones.
Un abrazo

Javier said...

Interesantísima entrada. Llena de datos. Llena de verdad.
La leí con calma.
Sabes una cosa, todo se resume en una palabra : INTOLERANCIA.
Los judíos, perennemente perseguidos a lo largo de la historia.
No hay justificación, nunca, ni excusas, ni perdón. Sólo lágrimas por el dolor y la muerte que conllevan estas injusticias milenarias.

Saludos y enhorabuena por este trabajo ten interesante.

NOTA BENE : Ahora Israel tendría que revisionar su trato con los palestinos y no caer en lo mismo que ellos sufrieron con las injusticias de los gobiernos ajenos.
No a los tiranos, vengan de dónde vengan.

Graciela said...

Qué jugoso Abupordos!

Mi temor, que aún existen gentes que persiguen esas ideas, con obstinación.

Besitos tesoro :)

Antonio said...

Interesante e ilustrador trabajo. Ya sabemos como es el fascismo y sus actos, su intolerancia e imposición, sus desvergüenza y racismo...
La España del franquismo se fraguó con el consentimiento y la implicación de una iglesia rancia, totalitaria, dogmática y excluyente, cuando no asesina o encubridora y potenciadora de ellos, junto a un ejército bananero heredero de las derrotas de un frustrado y mal gestado imperio, cuyo lema era Dios, Patria y Rey… Tres ideas o símbolos claves en la España tradicionalista basada en la intolerancia de los Reyes Católicos y sus colegas anteriores y posteriores.
Un beso

Txema said...

Lo lamentable Myr es que la judeofobia aumenta con la justificación, más o menos aceptable, de la palestinofilia.

Y no estamos en 1936 y en una España pre-fascista, sino en una sociedad desarrollada y "teóricamente" democrática y tolerante.

Hasta tal extremo llega la situación, que siempre me he abstenido de escribir sobre ese tema en mi blog por temor a causar un debate inncesario y cruel.

Pero, también es cierto que, desde hace años, los sucesivos gobiernos de Israel han creado buena parte de esta situaucón porque para ellos cualquier crítica, por muy srgumentada que esté, es una agresión conntra el pueblo judío.

No hay nada más falso y más destructivo para la causa de la paz que semejante actitud.

Gran trabajo el tuyo.

besos

guillermo elt said...

Oléeeeeeeee!!!... o si eres anti taurina: Goooooooooool!!!... Lo digo por tu vuelta al cesped de los bogs.

Qué malegro de verte leerte de nuevo por aqui... ni te lo imaginas.... y encima, esper´ndome con "cuelgues" (post) largos delos que sabes que casi nunca leo porque mocupan mucho tiempo y es un lujo para mí... Jo!... jeje

Besibrazos.

virgi said...

¡Volviste, qué bien!
Regresaré a leerte con tranquilidad.
Un abrazo grande

Merche Pallarés said...

¡Estupendo tu análisis, querida Myriam! Sí, la idea de que los socialistas en este país son una mezcla de judios, masones y anarquistas viene de lejos. Mientras que nadie se da cuenta que la derecha actual esta DOMINADA por la MAFIA. La mafia se está haciendo con el poder MUNDIAL. Solo hay que ver la Italia de Berlusconi... Y sus amigos españoles: Aznar, su hijo mayor y su yerno Agag, metidos en ese fango hasta el cuello. Besotes, M.

Asun said...

Muy interesante entrada con los detalles de varios de los personajes de la obra de Esquivias sobre el tema que planteas. Además muy bien documentados los argumentos.

Tienes razón en lo de la coincidencia con la entrada de mi blog. Habrá sido telepatía.

Un beso.

PD: ¿Estás segura de que este tiempo de ausencia ha sido de introspección? jejejejejeje

Mar said...

¡Qué alegría "verte" otra vez por aquí!... Y qué entrada más interesante has escrito. Buen trabajo, Myriam.

Tengo una opinión muy clara al respecto y, a la vez, llena de preguntas.

He visitado Israel y tuve la inmensa fortuna de hablar con palestinos e israelitas.

Ni unos son tan malos, ni los otros tan buenos y, ¿sabes qué?. Los judíos hoy están cometiendo los mismos errores que se cometieron con ellos hace más de 60años. ¿Cómo es posible?.

"Hablaremos" con más calma.

Besos y bienvenida.

Marina said...

No he leído la entrada porque aún no terminé el libro, pero volveré cuando lo haya terminado.
Un besote.

Paco Cuesta said...

Más de una generación se educó en España bajo sinónimo de: judio = malo. La Iglesia Católica tuvo mucho que ver en el tema.
Lo siento

Pedro Ojeda Escudero. said...

La lucidez de este análisis es excepcional, Myriam. A la altura de lo que hacías con el Quijote. En efecto, estos sentimientos estaban instalados en el imaginario colectivo de tal manera que pudieron ser explotados por el franquismo durante décadas.
Excelente.
Besos.

Catalina Zentner said...

Informe esclarecedor, tan necesario para quienes queremos versiones certeras y objetivas de la historia.

Abrazos,

Antonio Aguilera said...

Pues opino como Asún, ¿estás segura que te dedicaste al descanso y la introspección en tus dias de descanso bloguero?.
Si en una semana que no te visito te has posteado tres entradas.
Decirte que me alegro mucho de tu vuelta. Que me llevo impresa en papel esta larga y concienzuda entrada-reflexión para leerle con calma, pues no descanso hasta el sábado a la tarde
Seguro, como dice Pedro, estará a la gran altura de tus análisis quijotescos.
Vengo en cuanto pueda.

Besos

Pd. La "patata" mejor, gracias

Abejita de la Vega said...

Me equivoqué de lugar y el comentario sobre el antisemistismo te lo pongo aquí:

Me alegro de que vuelvas a tu casa y lo haces con un buen trabajo.

Pero...lo de los judíos es muchas veces una frase hecha más que un verdadero antisemitismo. Por ejemplo:

Me da igual.Por mí como si me llaman "perra judía" (como si me insultan).

Vaya faena, le han hecho una judiada.

Como contrapartida, te diré que mis profesores me hablaron de aquellos increíbles sefarditas que no olvidaron su lengua y cultura castellana y guardaron la llave de su casa.

Los prejuicios son herencia de un pasado en que sí existía ese sentimiento atizado por el fanatismo y la Inquisición.

En 1936, podía existir algo de ese sentimiento, anque eso del "complot judeo marxista masónico liberal" era una frase vacía, en la que no creía nadie, o casi nadie. Franco sí odiaba a los masones, judíos o no, porque no le dejaron entrar. El apellido Franco es judío, por cierto.

Cuando yo era pequeña nos decían: niño, no escupas porque eso es cosas de judíos. O leías, en un libro de lecturas escolares, que el inexistente niño mártir, el "Santo Niño de la Guardia" ,fue crucificado por unos judíos que le decían "como tu Dios has de morir".

http://es.wikipedia.org/wiki/Santo_Ni%C3%B1o_de_La_Guardia


Otra anécdota: en Burgos hay un pueblo que se llama "Castrillo Matajudios":

http://es.wikipedia.org/wiki/Castrillo_Matajud%C3%ADos

Me dan miedo los extremismos, ya sean de judíos, de moros o de cristianos. O de ateos o de lo que sean.

Un abrazo y Dios, o la Naturaleza, nos libren de antiloquesea.

pancho said...

Tengo la entrada impresa para leerla con la calma que se merece desde el primer día que la subiste, pero no sé que pasa que no encuentro el momento para leerla.

De todas formas lo que te iba a decir ya lo ha dicho Abejita. Lo de la confabulación judeo masónica era como una frase hecha que siempre pronunciaba Franco en sus discursos para justificar cualquier cosa que no marchara como el quería. Ya era un chiste para la gente. También te diría que el régimen franquista protegió a muchos judios de los nazis, sobre todo si eran ricos.

Sin embargo, no te falta razón en considerar que este país desde los tiempos de la reconquista nunca ha sido amable con los que no siguen la norma impuesta por los mandamases.

Un abrazo.

Antonio Aguilera said...

Estuvo Esquivias brillante al poner en boca de don Cosme lo del certificado de perdón de los pecados: como bien dices, recordando las antiguas indulgencias, porque esta iglesia siempre ha echado a andar su maquinaria cuando ha estado bien engrasada de dinero.

Estoy también de acuerdo en que los masones, judíos y marxistas los metía el régimen en el mismo saco. Todo un mismo lote homogeneizado a quien fusilar.

En la pág 34 confundiste la palabra gorrina por gorriona, se te escapó la "o", pero se te dispensa porque no es muy común usar "gorrina" que significa "cerda", de cochino jamonero, vamos; ya que de pajarillo gorrión no la veo jajaja. Bueno, disculpa la broma.

A mí me hace gracia don Agustín Garrús, que parece el duque de Béjar (Marqués de Gibraleón etc) con tantos titulillos.
Aunque perdona el atrevimiento, pero me fui a todo el fondo de tu página de blog y leí una buena retahíla de los que tú tienes. Adquiridos entre Argentina, Suecia e Israel. Mis felicitaciones por este curriculum; nada que ver con el "ridiculum vitae" de un servidor.

Los judíos acusados siempre de deicidio, después perseguidos por los "estatutos de limpieza de sangre", el exterminio nazi etc. Verdaderamente ha sido siempre un pueblo perseguido.
Pero fíjate, yo creo que esta persecución se ha producido sobretodo por ser un pueblo muy trabajador y "demasiado" inteligente.
¿Cómo si no, surgen de "la Tierra Prometida" las tres grandes religiones monoteístas? y ¿Por qué está en manos de este pueblo la dirección de grandes empresas y bancos? etc

Me tuviste medio día leyendo...pero mereció la pena. Contigo se aprende mucho.

Besos en agredecimiento.

Myriam said...

Gracias ANTONIO: Ya lo corregí. Besos

MIMOSA said...

Increíble tu entrada Myriam, un análisis exhaustivo y detallado, sinceramente, no había caído en tales detalles al hacer la lectura.
Valió la pena dejar esta lectura para realizarla con tiempo y detenimiento.
Un placer tenerte de vuelta, uno aprende de tu mano.
Un fuerte abrazo