Wednesday, November 3, 2010

El trabajo con la sombra (3)





viene de la entrada anterior

Por vuestras respuestas a la entrada anterior, veo que muchos de ustedes han estado practicando las respiraciones profundas.  En realidad, así deberíamos respirar siempre. Pero no sé por qué causa, sólo utilizamos un tercio  aproximadamente de nuestra capacidad pulmonar.  Las respiraciones profundas oxigenan nuestro cerebro, por lo que al trabajar nuestras celulas cerebrales y sus sinapsis de mejor manera,  se fabrica también una mejor calidad de pensamientos. Otro beneficio es que nos tranquiliza. Por eso, me alegro de que las hagan. Una vez que las  aprendendemos, sin darnos cuenta, nos encontramos respirando mejor.  Si ejercitan esta respiración antes de dormir, traten de imaginar una luz blanca de energía llenando todo el cuerpo y traten de concentrarse en esa luz y como va  llenando cada órgano, Traten de visualizarla haciéndolo. Si se concentran en esa luz, no piensan, la mente se vacía y comienzan a entrar en una fase de relajación.



Querer autoconocernos implica una apuesta a la vida, a no querer pasar por ella como autómatas. Es cierto que no todos son capaces de hacerlo. Hay muchas personas que por tener tanto miedo a la muerte y  estar ocupados en como escaparse de ella -como si eso fuera posible- no  se comprometen con  la vida prefiriéndola  vacía, aunque sí llena de ruidos, autoegaños, mentiras y evasiones.

Conocernos implica  aceptar  que no somos dioses perfectos e infalibles, que no somos todopoderosos, que tenemos un límite para  nuestras capacidades, que nos equivocamos, que hacemos daño a otros y-o a nosotros mismos aún sin quererlo.  Conocernos implica también aceptar nuestra responsabilidad ante nuestros actos, para asumirlos, pedir perdón y perdonarnos y tratar de rectificar, porque .-que gran verdad- el camino se hace al andar.



Es cierto que desde la cuna  nuestros padres o tutores nos imprimen un sello, una inpronta pero como cualquier herencia que se nos otorga, también es cierto que podemos negarnos a    recibirla. Al tomar conciencia de los mensajes negativos -si éste es el caso- que recibimos de pequeños, éstos dejan de  surgir como mensajes automáticos que sustentan nuestras creencias erróneas de que valemos poco, por ejemplo y que al hacerlo nos generan malestar y sentimientos de minus valía.


 Las partes positivas de nuestra personalidad quedan en la sombra al no haber crecido en un ambiente amoroso con  el suficiente  refuerzo positivo que todo niño necesita para crecer con una base segura y confiada. Si  hemos sentido que nuestros padres no nos quisieron  ¿cómo podemos querernos a nosotros mismos?   Allí es cuando nos relacionamos con los otros desde las carencias y pretendemos que éstos suplan .-y les exigimos que lo hagan con los conflictos que ésto acarrea- lo que nuestros padres no nos dieron de afecto, contención y aprobación (aunque  nuestros padres nos hubieran proveído de todo lo material, incluso una buena educación). Debo aquí hacer una aclaración: se argumenta que los padres de hoy no tienen tiempo para dedicar a los hijos porque tienen que trabajar muchas horas. Para brindar afecto, contención y aprobación, no se necesita mucho tiempo. La calidad del tiempo que se dedica a un hijo es lo que cuenta, no la cantidad.





D- Aceptación:


En los pasos anteriores que vimos al autoobservarnos vamos descubriendo, entonces,  que es lo que nos han metido como mensajes (que se transforman en nosotros en pensamientos automáticos) que han ido alimentando nuestras creencias erróneas de que valemos poco, no somos queribles etc, etc. y las contrastamos con como somos de verdad, en lo bueno y en lo malo. Es como si a un montón de papeles sobre nuestro escritorio, le vamos dando salida en dos archiveros y una papelera:


Archivero 1:  aquí ponemos  nuestros  aspectos positivos que hasta ahora estaban ocultos en la sombra, al hacerlos conscientes los traemos a la luz. Por ejemplo, mi "enorme" modestia no me permite nombrarlos (aunque ya saben uds lo amorosa que soy, jejejeje).



Archivero 2: nuestros aspectos negativos con los que nos tenemos que reconciliar. Veremos al final de cuentas, al enfrentarnos a ellos, que no eran taaaaan terribles como creíamos. Y que los podemos hasta suavizar, aunque sigan estando porque forman parte de nuestra personalidad. Por ejemplo, yo domestiqué en gran medida mi impulsividad, aprendiendo a respirar profundo, a tomarme unos minutos, un día o una semana antes de dar una respuesta, etc, pero tengo rasgos obsesivos perfeccionistas ( grrrrr) que no puedo evitar, también  soy muy distraida (si les contara....). Me reconozco en ellos y hasta me rio de lo ridícula que soy  cuando me pongo así o de mis bochornosas "metidas de pata", al aflojarme con la risa, espanto esos demonios que ofendidos me dejan en paz por un tiempo, hasta que se aburren y vuelven a hacer bochinche, les doy pan y agua, charlo con ellos un rato  y vuelven a partir y asi convivimos. 


A la papelera: todo lo negativo que nos inculcaron, una herencia que rechazamos. Vemos que vienen  esos pensamientos que ya  van siendo menos automáticos, los frenamos y los cambiamos por positivos. Cuesta al principio mucho, pero  practicando, cada vez resulta  más fácil. (No pongo ejemplos de mi cosecha, porque la lista es tan grande que una letania resultaría breve).   Este es el lastre del pasado del que nos tenemos que liberar.  Al hacer ésto, estamos dejando de ser victimas en las que nuestra sombra nos domina, para empezar lentamente a tomar control sobre nuestra vida.

Al aceptarnos como lo que realmente somos, con lo bueno y lo malo y rechazando lo que no nos es propio, comenzamos a integrar estos aspectos en nuestra personalidad -que es más que la suma de las partes- y dejamos de vivir en conflicto con ella.  El resultado, es una vida responsable, auténtica, más plena  y más benigna para con nosotros y para con nuestro entorno.




El próximo miércoles, seguiremos avanzando  en este proceso

19 comments:

María said...

¡Como me gustan estas sabidurías tuyas, Myriam! no veas cuánto te agradezco nos des estos conocimientos porque es profundizar en nuestro "yo" interno, y querer reconocer lo que no nos gusta, pero hay que, primeramente, aceptarlo para saber reconocerlo, y es que, como tú dices, no somos perfectos, así que, reconociendo lo que no nos gusta, es de la manera que podremos corregirnos.

Seguiré atenta y deseosa de encontrarme el próximo miércoles con tu nuevo post que nos ayuda a reflexionar sobre nuestra personalidad y nuestras sombras negativas.

Un besazo.

Pedro Ojeda Escudero. said...

Excelente.
Sin embargo, conozco algunas personas que son incapaces de aceptarse: de dar ese primer paso, por muchas experiencias que le demuestren que su camino les hace daño. Por diferentes causas: bloqueo emocional, temor e inseguridad, excesiva o deficiente autoestima.
¿Cómo proceder a ese desbloqueo?
Qué útil esta serie tuya.

María said...

Me parece muy interesante lo que dice Pedro, y muy acertado, y me gustaría conocer la respuesta de la pregunta que expone Pedro.

Un beso.

LOLI said...

Gracias,gracias,gracias!!!!
Estoy cada dia pegandome la bronca(será de eso mis contracturas?)pero mira me va bien,ando autoanalizandome y haciendome responsable de mis pensamientos y sentimientos,estoy "agotá"pero cada dia me siento mejor porque siento que soy responsable de mi vida y me hace sentir mas independiente.
En cuanto tenga un ratito vuelvo a leerte las tres partes y meterlas bien dentro de mi para que poco a poco lo haga de forma insconciente y sea parte de mi y no me cueste tanto esfuerzo.

TE QUIERO MUCHISIMO!!!

MILLONES DE BESAZOS AGRADECIDOS

Graciela said...

Me gusta hablar de lo que doy, no de 'los otros' (se entiende tesoro?), solemos decir 'las personas...'

He metido la pata montones de veces, supongo lo seguiré haciendo jajaja

Eso de derribar lo que viene desde hogar -lo que no tiene sentido-, recuperar las buenas cosas.

Me hiciste recordar cuando niños: jugábamos a hipnotizarnos
. cerrar los ojos
. todos en silencio
. se decían las palabras mágicas 'vos estás solo en el desierto'

así pasaba uno 'de maestro hipnotizador' por vez

una amiga decía 'vosta solo en el desierto' y nos matábamos de risa!

Utilizo la relajación de cada parte del cuerpo, cuando no puedo dormir -por suerte sucede muy poco- y recuerdo lo que decía mi abuela 'lo que ves negro de noche, por la mañana tiene otro color'

Excelente abupordos :) mis besos!

Catalina Zentner said...

Confieso que si me tienen que calificar por mi respiración, me saco un cero.
Reconozco que no sé hacerlo correctamente, por eso estas indicaciones me resultan imperdibles, trataré de absorber y practicar ejercicios respiratorios.
Besos,

Merche Pallarés said...

Como dice PEDRO y MARÍA a mi también me gustaría que siguieras iluminándonos en la auto-ayuda maravillosa que expones. Yo, sinceramente, creo que no tengo arreglo. Tengo mi personalidad muy asentada e inamovible con todos sus pros y sus contras. He aprendido a aceptarme (me costó, no lo creas...) pero ahora ¡pelillos a la mar! Sé que soy una canica cada vez más cerca del hoyo... y no hay nada que hacer. Besotes, M.

Roberto said...

"Conocerte a ti mismo", máxima que tiene un sentido verdadero.

Montserrat Sala said...

querida Miryam: cuanta sabiduria en tus palabras. Hay personas entre las que me encuentro, que no pueden desprenderse de los recuerdos negativos de su infancia. Ni respirando hondo ni sin repirar. La infanciade de cada uno es la que és y lo mejor es aceptarla, analizarla, y obrar en consecuencia. Despreciar los recuerdos que te marcaron, por ejemplo, pienso que es dejar a los padres en un mal lugar, y esto no lo podría hacer, aun a sabiendas, que no estaban en la línea mas correcta, en el amor y en la educación. Tampoco he vivido traumatizada. Por mi misma, he compredido, que en el mundo nadie es perfecto y que yo debia seguir,
por otros derroteros en la educación de mis hijos, y lo mas seguro que también habré fallado en alguna cosa. Abrazos psicoanalizados

Cornelivs said...

EXTRAORDINARIO MYR. Como ves, llegué hasta aquí y, obviamente, tambien la he imprimido: la leeré muchas veces.

Gracias enormes y besos...!

Hada Saltarina said...

En primer lugar decirte que tienes "chispa" para escribir; con esa cierta ironía teñida de gran humor consigues endulzar los temas difíciles.
Veo que muchos de tus comentaristas te piden una ayuda para desbloquearse, cosa que me parece muy bien, pero creo que en estos posts apuntas a algo que más o menos dice Osho y es que si te decides a conocerte y a aceptarte, eso ya trae consigo la liberación y el desbloqueo porque no luchas contra ello sino que lo reconoces. No creo yo que se trate de aceptar las cosas malas que uno hace, sino de aceptar el hecho de que hace cosas malas y por eso, de manera natural, al reconocerlo sin represiones ni culpabilidades vacías, uno va eliminando sus malos aspectos.
Me he alargado, disculpa. Besos

Juan said...

Myriam, excelente entrada. Es de mucha ayuda para casi todos, para los que están dispuestos a mirar hacia su interior.
En cuanto a la respiración, yo la hago muy bien cuando hago meditación, que no es muy frecuente, por desgracia, pero lo bueno sería hacerla en todo momento. Seguro que mejoraría mucho nuestra calidad de vida.
Es verdad que todo aquello que aprendimos de niños y de jóvenes, y que no nos sirve o nos perjudica, lo debemos tirar a la papelera.
Lo importante, como comenta Hada Saltarina, es conocernos y aceptar las "cargas" que nos condicionan y nos maltratan y , por ende, aceptarnos tal como somos, eso nos permite liberarnos de las luchas indefinidas contra ellas.

Muchas gracias, Myr, por tus sabias palabras que nos permiten reflexionar y mejorar nuestra calidad de vida.

Un abrazo y feliz día.

Juan Antonio

nocheinfinita said...

Respiración, luz, relajación, aceptar nuestras cosas buenas y suavizar las malas, y los lastres a la basura... desde que sigo estas entradas me noto más relajada (al menos en el trabajo). Muchas gracias por estas clases magistrales y gratuitas.

Seguiré atenta.

Un beso

noche

virgi said...

Estamos en ello, querida Myriam.
Besitos a tu sabiduría y generosidad.

FAYNA said...

Querida Myr las respiraciones profundas y concentrarme en silencio y completa soledad en solo eso, respirar, ha sido en algunos momentos de mi vida como una tabla se salvación. Me ha proporcionado calma y un gran alivio.
Quiero agradecerte de corazón la molestia que te tomas en sugerirnos y mostrarnos con tanta sencillez cómo descargar esa mochila que todos, de una forma u otra, llevamos a cuestas.

Recibe todo mi cariño y afecto.

MIMOSA said...

Cada vez me gusta más este trabajo con la sombra, uno va sacando cosas escondidas, y muy cierto lo de reconciliarse, paso muy importante por cierto. Y ese lastre que arrastramos......ha sido toda una liberación......
Gracias, gracias, de corazón.
Un fuertísimo abrazo.

Dilman said...

Buena invitación a una práctica de purificación y equilibrio, mientras no descubramos lo que no nos deja fluir con tranquilidad y en paz seguiremos tropezando en la misma piedra, en lugar de quitarla o saltarla.
Corro lo velos de tu modestia y abrazo esa parte amorosa!!!

Paco Cuesta said...

Los programas educativos olvidan en las primeras etapas de la enseñanza, cuestiones como las que apuntas, por lo que adquirimos unos "vicios" difíciles de corregir en la edad adulta.
Los cimientos de una construcción aunque no visibles son muy importantes.

Asun said...

Nuevamente muy interesante esta entrada de esta serie.

El autoconocimiento implica verse esas sombras negativas que no nos gustan. Por eso hay mucha gente a la que le asusta empezar a andar ese camino, porque en muchos momentos no es precisamente un camino de rosas.

En esta serie de entradas está quedando demostrada la importancia que tiene una buena calidad en la relación de los padres con los hijos, valorando al niño y afianzando así su autoestima, porque ¡cuánto cuesta luego soltar ese lastre!

Muchos besos, querida Myriam. Esperaré a la continuación.