Saturday, November 6, 2010

de como Cervantes hace puré al apócrifo de Avellaneda en 9 pasos. Parte 2

Viene de la entrada de ayer

 
Capítulo 2,62 - Imprenta, bapuleo por parte de DQ del apócrifo. Cuarto Paso: Aún cuando no hubo ninguna noticia de que el apócrifo se hubiera publicado en Barcelona ( sg Nota 23 de Riquer) Cervantes fabrica la visita de DQ a la imprenta para bapulear al falso.

 Pasó adelante y vió que asimesmo estaban corrigiendo otro libro; y preguntándo el título le respondieron que se llamaba  la "Segunda Parte del Ingenioso Hidalgo DQ de la Mancha" compuesta por un tal vecino de Tordesillas. A lo que DQ responde "Ya tengo noticia de este libro y en verdad  y en mi conciencia que pensé que ya estaba quemado y hecho polvos, [su deseo]  por impertinente; pero su San Martín le llegará, como a cada puerco; [de venganza ] que las historias fingidas tanto tienen de buenas y deleitables cuanto se llegan a la verdad o a la semejanza della, y las verdaderas, tanto son mejores cuanto son más verdaderas." Y diciendo esto, con muestras de algún despecho, [Cervantes  sublima  su despecho transfiriéndolo a su personaje] se salió de la imprenta.

 Capítulo 2,70  -  Sueño de Altisora y dos diablos que patean y destrozan el Apócrifo. Quinto Paso: No conforme aún con el tratamiento que da a su rival aragonés que osó usurparle sus personajes, hace Cervantes  que en casa de los Duques Altisora tenga un sueño en el infierno y los diablos pateen de lo lindo y destrocen el apócrifo y finalmente lo envién  a lo profundo de los avernos.

 Tan es así que "le dieron un papirotazo que le sacaron las tripas y le esparcieron las hojas[ su deseo] y no pareciéndole suficiente ésto a   Cervantes,  pide uno de los diablos  al otro que vea que libro es el que destrozaron  para que no nos quede duda alguna de a que libro se refiere:  "Esta es la Segunda parte de la historia de Don Quijote de La Mancha no compuesta por el Cide Hamete, su primer autor, sino por un aragonés que dice ser de Tordesillas "

Tan malo es, que hasta los diablos - que son malos -  se sorprenden:  

Diablo 1: "¿tan malo es?"
Diablo 2:  "Tan malo, que si yo mismo me pusiera a hacerle peor, no acertara"


DQ responde con aires de superado: "visión debió ser, sin duda, porque no hay otro que yo en el mundo, y ya esa historia anda por acá de mano en mano; pero no para en ninguna porque todos la dan del píe". Yo no me he alterado en oír que ando como cuerpo fantástico por las tinieblas del abismo, ni por la claridad de la tierra, porque no soy aquel [se diferencia explícitamente del otro] de quien esa historia trata. Si ella fuere buena, fiel y verdadera, tendrá siglos de vida; pero si fuere mala,  de su parto a la sepultura no será muy largo el camino" [ ¿para que se va alterar, nuestro equánime DQ si no es él el que anda siendo zapateado por los diablos?]

Capitulo 2,71   Este Gallo es Gallo. Sexto Paso: Cervantes hace dialogar a sus personajes DQ y S para burlarse de los que no saben ni  pintar ni escribir; más desacreditación y burla.  DQ Y S llegan a un mesón, que DQ ve como mesón y no como castillo [una muestra de cordura], en el que habían unos tapices en los que estaba pintado "de malísima mano" el robo de Elena. Nuevamente se nos recuerda que DQ no está rematadamente loco, ya que ve ventas  y no castillos. Ahora es  Sancho quien preconiza  la  futura fama de ellos al acertar que no pasará mucho tiempo para que las hazañas  de ambos estén pintadas por todos lados. A Sancho no le gustan nada las pinturas del tapiz y DQ le da la razón diciendo que este pintor es como Orbaneja,  natural de  Ubeda, que cuando pintaba algo, por ejemplo un gallo, le ponía un cartel "esto es gallo, porque no pensasen que era zorra"  Y agrega  DQ: " desta manera me parece a mí, que debe ser el pintor o escritor, que todo es uno que sacó a la luz la historia de este nuevo DQ que ha salido [....]"


 Mañana veremos los 3 últimos  pasos


Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia. © Myriam Goldenberg.  
 

12 comments:

Manuel de la Rosa -tuccitano- said...

Lo cierto es que mi comentario anterior, debería ir aquí
Perdón por el error..besos

Pedro Ojeda Escudero. said...

Indiscutiblemente, Cervantes supo trabajar de forma literaria sus emociones y hacerlo pausadamente.

Fernando López Fernández said...

Hola Myriam.

Se borró el comentario. decía que me parece fantástico el trabajo que estáis haciendo con El Quijote y que deberiais publicarlo en conjunto.
U n beso y feliz fin de

Merche Pallarés said...

Otros tres puntos muy interesantes. Besotes, M.

Catalina Zentner said...

La verdad, amiga, es que cuando te visito me llevo un buen aprendizaje.

Abrazos,

Asun said...

Cervantes sabe utilizar perfectamente a sus personajes para lograr su objetivo.

Estaré mañana pendiente de la tercera parte.

Besos

Dilman said...

A Sancho no le gustan nada las pinturas del tapiz y DQ le da la razón diciendo que este pintor es como Orbaneja, natural de Ubeda, que cuando pintaba algo, por ejemplo un gallo, le ponía un cartel "esto es gallo, porque no pensasen que era zorra"

"las historias fingidas tanto tienen de buenas y deleitables cuanto se llegan a la verdad o a la semejanza della, y las verdaderas, tanto son mejores cuanto son más verdaderas."

La obra don Quijote como modelo de obra de arte en la literatura, no podía desperdiciar esta feliz ocasión de contrastar la función artística para decantar la verdad corriendo los velos que tratan de ocultarla incluso en los oficios de las malas artes que se esfuerzan en pasar por buenas.

Un abrazo Myr!!!

Cornelivs said...

Asi es, querida Myriam: Cervantes trituró al apocrifo. Y como dice Pedro, traslada sus emociones a sus personajes.

Estupendo comentario.

Un abrazo.

Angeles said...

Uy!! qué le pasó a tu blog?? nueva cara?.
volveré a leerte, merece su tiempo El quijote y vos, ahora vengo a dejar besitos y deseos de buen finde!!
Muaks.

Ricardo Miñana said...

Te queda muy bien el texto,
un placer pasar a leerte.
feliz semana.
un abrazo.

pancho said...

Hay algo que a mí me llamó la atención del pasaje a las puertas del infierno. Los diablos no queman el Quijote de Avellaneda, que habría sido lo más fácil estando al lado de la hoguera, sólo lo desencuadernan a raquetazos de fuego. Seguro que aquí subyace la aversión que tenía Cervantes a las frecuentes piras de libros que organizaba el Santo Oficio en las plazas de las ciudades, sobre todo de libros protestantes.

Sigo diciendo que es impresionante todo lo que Cervantes escribió sobre el apócrifo. Así junto se ve mucho mejor que repartido en tantos capítulos. Cervantes eligió un acertado ritmo de critica también por capítulos.

Continúo con la siguiente entrega.

Un abrazo.

Paco Cuesta said...

Desde luego no hay mejor defensa que un buen ataque, si es comedido y pensado , tanto más eficaz.