Wednesday, October 6, 2010

La UE y la ONU deben detener la tortura sexual en [La República Democrática del] Congo

El siguiente es un artículo escrito por Médicos Suecos abajo firmantes, que fuera publicado en el diario Sueco Dagens Nyheter, el 2 de Octubre de 2010 y traducido por mí elíminando sólo algunas reiteraciones, para limitar su extención innecesaria.  Trata de la tortura sexual sistemática  y horrenda que afecta a unas 500.000 mujeres y que desde hace más de 10 años se viene realizando en La República Democrática  del  Congo, la cual casi no tiene cobertura en los Medios y por la cual El Mundo, nuestro mundo,  no reacciona. La RD del Congo no debe  confundirse con la República del Congo que ha firmado la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.


A continuación el artículo cuyo texto original está en este enlace.

El mundo se ha demorado inexcusablemente  - como en Ruanda en los años 90 - para tomar medidas contra la violencia sexual en el Congo. 
 
La guerra abierta en la La Rep
ública  del Congo Oriental ha sido reemplazada por una larga, intensiva y brutal violencia en contra de las mujeres y niños de la zona. Por lo menos  se considera que  500.000 mujeres han sido violadas o torturadas sexualmente.
desde hace más de diez años.  […] 

Cada una  de las milicias armadas tiene su propio método distintivo de tortura. Un grupo de mujeres  es forzada de forma rutinaria en cuclillas sobre el carbón y una chimenea, a otro se le  insertan hasta clavos en la vagina. Hay un entramado sutil de tortura física y psicológica.
   
Si la mujer sobrevive, su aparato digestivo, urinario y sexual queda tan dañado que, incluso después de varias operaciones podría no tener control sobre su vejiga y padecer incontinencia, algo que a menudo conduce a su rechazo de la sociedad. Por las úlceras genitales se propagan más el HIV y la sífilis.

Los miembros masculinos de la familia que  son testigos indefensos y pierden el papel de los líderes de sus familias y sus protectores. Por eso, muchos de estos hombres abandonan a sus familias, no sólo por la suciedad y verguenza que representa que sus mujeres hayan sido violadas.  Los niños nacidos de las violaciones son generalmente abandonados. El saqueo priva a las personas la oportunidad de ganarse la vida. El temor constante  hace que no se pueda comerciar. El empobrecimiento rural y la fragmentación de la aldea se acrecienta.

La violencia sexual tiene los mismos objetivos a largo plazo como la guerra convencional: la conquista y el saqueo de los recursos y la matanza de la población. Sin estructura económica y social, una población fácilmente sometida y finalmente erradicada. La violación es, pues, un arma eficaz en la guerra para  matar a la gente.

El doctor Denis Mukwege, ginecólogo congoleño,  declaró que fué testigo de  todo ésto  en la Conferencia sueca  de ginecólogos y obstetras a principios de septiembre.  Hace once años que trata y opera las mujeres que han sobrevivido a este tipo de abusos y que han logrado llegar hasta el Hospital Panzi en la provincia de Kivu en el este de República Democrática del Congo. Hasta la fecha, aproximadamente 30 000 mujeres han sido  tratadas. EL Hospital guarda todos los registros de los abusos. Los datos  son concluyentes para afirmar que se trata  de violaciones y torturas sistemáticas.

[…]

El tratamiento intensivo de los recursos médicos y quirúrgicos se destina no sólo para tratar de reconstruir el funcionamiento sexual del órgano, sino también para rehabilitar a las mujeres mentalmente y, posiblemente, su integración en la sociedad.

[...]

Estamos de acuerdo con y apoyamos al Dr. Mukwege ya sus colegas  en los sgtes ptos:

[1]  Forzar a   la República Democrática del Congo, Ruanda y Uganda para tomar el control y desarme de sus milicias regulares e irregulares que siembran la destrucción en la zona. Los intereses económicos que sustentan el caos en la región en gran medida explica la indiferencia de estos gobiernos que es evidente  dado  indecibles sufrimientos humanos que se producen.

[2] Requerir de las Naciones Unidas un mandato ampliado y más fuerte para las tropas de mantenimiento de la paz para defender a la población civil.

[3]  Instar la UE y los EE.UU. a financiar la creación y la formación de una fuerza de policía congoleña, en gran parte representada por las mujeres, con la tarea de proteger a los civiles.

Estas exigencias  se reflejan en la  declaraci
ón de Margot Wallström, Representante Especial de la ONU para supervisar la situación de las mujeres en la guerra, que ella ha hecho en los medios últimamente. Su trabajo es una prioridad y sus palabras están dirigidadas la acción.

El asesinato masivo en el este de República Democrática del Congo continúa en la misma escala que antes, pero ahora sufre traición lenta y prolongada. La gente está muriendo, como el Dr. Mukwege dice, "la mort douce," la muerte lenta.  El mundo no tiene excusa para su demora en actuar.

Margit Endler
médico residente, Hospital del Sur, Estocolmo, Suecia

Charlotte Grunewald
Profesor y Director, Hospital del Sur,  Estocolmo, Suecia. 
ex presidente Asociación Sueca de Obstetras y Ginecólogos

Lotti Helström
Profesor y Director del Hospital del Sur, Estoclomo, Suecia.
Sala de Emergencia para Víctimas de Violación


 
Nota : 
En julio de 2007, el Comité Internacional de la Cruz Roja expresó su preocupación por la situación en el este de la RDC. Según el Relator Especial de Naciones Unidas sobre la Violencia, Yakin Ertürk, quien recorrió la zona este del Congo en julio de 2007, la violencia contra la mujer en el Norte y el Sur de Kivu incluido es descrita como "brutalidad inimaginable". "Los grupos armados atacan a las comunidades locales, saquean, violan, secuestran a mujeres y niños y hacen que trabajen como esclavas sexuales", dijo Ertürk. (Fuente: Wikipedia en R D del Congo)

14 comments:

RAMPY said...

Cada día me acojono más de lo que está sucediendo en el mundo. No sé dónde iremos a parar, pero la verdad es que acojona un poco.
Un beso

Voy de anónimo. Tengo cita en psiquiatría... said...

Pretende, ojalá con acierto, la "civilización", reparar lo que "mal-civilizó".

Un abrazo.

jg riobò said...

El mal no conoce límite.

Cornelivs said...

Que barbarie...que pena de mundo mas asqueroso.

Besos, querida Myr.

Asun said...

Esto es aberrante. ¿Hasta dónde es capaz de llegar el ser humano, si es que se le puede llamar así?
Se me ha puesto el vello de punta leyendo las torturas que sufren estas pobres mujeres.

–¿Dónde tiene el resto del mundo puestos los ojos?

–¿Por qué no se dan a conocer este tipo de atrocidades?

–¿Dónde están las instituciones internacionales que no toman medidas para atajar esta salvajada?

De verdad que hay cosas que no las entiendo y nunca las entenderé.

Muchas gracias por divulgar este artículo sobre este tema tan desconocido y tan necesitado de una solución urgente.

Besos

Txema said...

Te refieres a la UE que recorta las ayudas sociales? No esperes nada de la UE.

saludos

Fernando López Fernández said...

Hola Myr:

te recomiendo que leas "Ebano" o veas la peli "rwuanda" Africa no interesa a nadie si no es para explotarla y hacer la vista gorda,

Un beso

Carmela said...

Es imprescindible difundirlo para que las voces del mundo logren detener semejante calvario.
Hace demasiado tiempo que viene ocurriendo y la tortura sexual no es erradicada.
El silencio de los que pueden intervenir para detener esta barbarie es aberrante.
Abrazos.

Carmela said...

El informe fundamenta los objetivos de la violencia sexual : saqueo de los recursos y aniquilamiento de la población.
Un arma feroz de guerra.
Terrorífico.

Dilman said...

Lamentable la situación de esos seres humanos olvidados por sus otros seres humanos y por todos los dioses.
Saludos Myr

Pedro Ojeda Escudero. said...

Cuánta labor todavía para llamarnos seres humanos con consecuencia.
Besos.

virgi said...

Es horrible, no sabia que fuera tan espantoso. Y al otro lado, nosotros, tan tranquilos en nuestro pseudo primer mundo.

Un abrazo

MAR said...

POR LA MIERDA QUE RABIA E IMPOTENCIA ME DA!!!
Con tu permiso y disculpa mis garabatos.
Hasta cuando éste abuso, dónde firmo, qué hacemos para ayudar, yo hago lo que sea.
Un abrazo para ti y para el dolor de cada mujer que sufre, mi corazón DOLIDO por tanta crueldad e injusticia en el mundo.
mar

Paco Cuesta said...

Los intereses económicos dificultan que los organismos internacionales pongan solución.