Tuesday, June 1, 2010

In memoriam André Gide, por Luis Cernuda



Con él su vida entera coincidia,
Toda promesa y realidad iguales,
La mocedad austera vuelta apenas
Gozosa madurez , tan demoradas
Como día estival. Así olvidaste,
Amando su existir, temer su muerte.

Pero su muerte, al allegarle ahora,
Calló la voz que cerca nunca oiste,
A cuyos ecos despertaron tantos
Sueños del mundo en tí nunca vividos,
Hoy no soñados porque ya son vida.

Cuando para seguir nos falta aliento,
Roto el mágico encanto de las cosas,
Si en soledad alzabas la cabeza,
Sonreir le veías tras sus libros.
Ya entre ellos y tú falta su sombra,
Falta su sombra noble ya en la vida.


Usándonos a ciegas todo sigue,
Aunque unos pocos, como tú, os digáis:
Lo que con él termina en nuestro mundo
No volverá a este mundo. Y no hay consuelo,
Que el tiempo es duro y sin virtud los hombres.
Bien pocos seres que admirar te quedan.




Luis Cernuda, Antología, Ed. Cátedra. 2005
Poema dedicado a André Gide, in memoriam.

Foto: Mía, Ein Hod.

3 comments:

Pedro Ojeda Escudero. said...

Qué necesario recuerdo.

jg riobò said...

Para el alma.

Belkis said...

Recordar es vivir...