Wednesday, January 27, 2010

Historias de la vida misma: Carta de una hija a su madre (3)


Viene del miercoles pasado.


El acercamiento entre nosotras había comenzado y se habían aflojado ciertas posiciones. La enfermedad y la dificultad siempre son re-orientadoras de procesos vitales. Y yo tenía mucho para aprender de la relación con mi madre. La vida se encargó de ofrecerme esa posibilidad. En el marco de la Crisis del 2002 mamá nos ayudó económicamente a mi marido y a mi tal y como lo hubiera hecho mi papá… Algo de mi sistema “racional” de creencias empezaba a aflojarse: ¡Si nos habíamos peleado por la mesita de la abuela!


Los cambios no se producen a partir del “deseo”. El cambio no se produce por la “voluntad” de cambiar pero si es necesaria la “voluntad” para disponerse hacia el. Somos llevados a que los cambios se produzcan en nosotros cuando cambiamos una percepción de lo que nos sucede. La respuesta incondicional de mi madre era un cachetazo para la construcción mental que yo tenía de ella; y sin duda la gran oportunidad de dejar morir una percepción que impedía la entrada de nuevos aires a la relación tan difícil que yo tenía con ella. Y así fue. Casi sin darnos cuenta empezamos a re-descubrirnos y en el camino se fue sanando el vínculo sin que ninguna de las dos se diera cuenta. Encontré un espacio en mi vida para ella y con ella; verla dejó de ser un compromiso para pasar a ser una elección y un recreo. Esto no hubiera sido posible sin las herramientas recibidas en la Fundación. Comencé a asistir con regularidad, no solo a las Armonizaciones sino a los talleres de Meditación Dinámica.


El enfisema siguió avanzando pero el cáncer nunca más encontró lugar en ella. No fueron y no son tiempos fáciles los actuales. No estaba conforme con la orientación del tratamiento que estaba recibiendo por el enfisema y tenía noticias por internet de otros abordajes de este mal crónico. Encontró un programa muy actualizado para este tipo de dolencia que incluye el ejercicio físico con oxígeno… el otro ejercicio, el de aprender a vivir con una limitación física cada vez más grande y tornarse un ser humano mucho más integrado corrió y corre enteramente por su cuenta.


Otra estación se estaba anunciando en el viaje de su vida. Y parece que no lo iba a caminar sola…un Domingo después de una maratón de personas con epoc me contó que un compañero le había llevado el tubo de oxígeno. Recuerdo muy bien que le pregunté “¿Y el dejo de caminar para llevarte el tubo?” y al tiempo “¿Y que onda con el que te llevó el tubo?” Su respuesta me emocionó “Me siento muy cómoda con el, ¡pero yo no lo busqué!...” “Por eso mismo mami, porque no lo buscaste pero estabas con tu corazón abierto es que la vida te está premiando con una cálida compañía”


Estoy convencida que honrar las raíces es honrar a la Vida misma… una semilla fue “plantada” en el terreno de nuestras vidas cuando mi madre se enfermó. Lo aprendido en la Fundación Salud permitió que hoy su flor fuera visible y que ésta tenga el perfume de la armonía, de la intimidad, del encuentro sincero. Recibimos todas las herramientas de la Inteligencia emocional y el sostén energético para poner en marcha los cambios que la Vida nos pedía. Mi mamá aprendió a aceptar, a perdonar, a comprender, a escuchar pero por sobretodo aprendió a vivir hasta morir…tal vez por eso mismo hoy conserve la vida.


El viaje fue muy intenso para mí, la reparación del vínculo con mi mamá ya estaba en marcha cuando fue necesario hacer lo mismo con mi hijo mayor.


“Raíces” y “Frutos” a sanar con la urgencia de la enfermedad… Con ambos el camino hacia la Sanación iba de la mano de dejar morir supuestos muy arraigados de mi personalidad. Veinticinco años de terapia psicológica no lo habían logrado… Stella pudo sostener mis miedos solo con la fuerza del “corazón”; con la vibración que emiten los Seres que trabajan desde la Integridad y colaboran para que otros puedan re significar su propia historia y cumplir la misión de su Alma. Uno es transformado cuando experimenta una chispa de Amor Incondicional… creo que aprender a sintonizar con esa energía es la misión de la mía y sin duda mi madre su gran maestra…


El hilo misterioso que teje la Vida me llevó a la puerta de la Fundación hace ya tantos años, y no pude haber encontrado una mejor Escuela para aprender de la Vida-Muerte, de esta extraña paradoja y de sus misteriosos ciclos de cambio y transformación.




FIN


Nota: Este relato de la vida real forma parte de la antología de casos publicados en el libro "Laboratorio del alma" de Stella Maris Maruso et alt, Ed B 2009, 1ra Ed.

El próximo miércoles comenzamos un tema nuevo

15 comments:

Myr said...

COMENTA: ELSA P.


Hola Myr!! qué historia!! leída asi le encuentro mas riqueza. Creo que Lili tiene una gran capacidad de contar lo que siente.
Te agradezco tanto el gran respeto qie has tenido en esta publicación.

El único comentario que quiero hacerte es que para el habla castellana EPOC significa Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica y en inglés es COPD, Chronic Obstructive Pulmonary Disease.

Lo estoy leyendo temprano así que aún no hay comentarios.
Gracias por haber abierto una ventana hermosa a mi vida. Me he hecho una adicta a tu blog...y a tus seguidores.
muchos besos, Elsa

Myr said...

Gracias ELSA por tus palabras.

AVISO a TOdos:

He levantado la Moderación de comentarios para esta entrada. Así que controlen, por favor, que sus comentarios salen publicados. Si éste no fuera el caso, háganmelo saber a mi correo electrónico.

Saludos

Myr said...

Ahhhhh y OBVIO, ¡gracias a todos los amigos por comentar!

Ricardo Marin said...

Voluntad para cambiar, percepción y meditación.
Me quedo con estos 3 conceptos de este interesante post.

Yo estoy convencido que las enfermedades todas tienen un componente emocional y es por eso que ese fragil equilibrio hay que cuidarlo, pues con emociones equilibradas y sanas se consiguen alcanzar las metas y sobre todo alejar la enfermedad de nuestra vida.
Un abrazo Myr.

Ricardo Marin said...

Solo añadir que tambien con emociones sanas se alejan incluso las desgracias y mala suerte, pues estas son fruto de una mala energia que su origen a mi parecer se encuentra en las emociones, es por eso que hoy en día se le da tanta importabncia a la inteligencia emocional,
Saludos y que bien que tus relaciones con tus seres queridos mejoren.

Cornelivs said...

Leido, entendido y comprendido.

Me gustaria comentarlo contigo.


Besos...!

Montserrat Sala said...

Querida Myr: En el segundo capítulo de esta historia de reecuentros, respondí din releer el primer capítulo. De ahí mi error y confusión.

Me ha gustado mucho, i sobretodo tu fineza i sensibilidad, al contarla.
Te deseo lo mejor

Myr said...

HOLA TODOS:

Quiero aclarar nuevamente que se trata de la historia que LILI escribió y que ELSA P, su mamá, me obsequió para publicar aqui. Por lo que, es la historia de ellas.


Gracias por comentar y Saludos

Pedro Ojeda Escudero. said...

Todo lo que ayuda a una persona es bueno siempre y cuando no le cierre la mirada.
Me falta tu anális, querida Myr.

Graciela said...

Un relato impresionante Myr
Creo en la medicina convencional, pero ella misma dice que somos cuerpo y estados de ánimo.

Fuerzas a Elsa para seguir adelante, el reencuentro -lo podemos llamar así?- con su hija y con ella misma es muy importante.

Besos a las tres!

Asun said...

La enfermedad puede ser un buen camino para ayudarnos a crecer, pero para ello hay que pararse a mirar qué es lo que me está queriendo decir esa enfermedad, y eso no se puede hacer desde el intelecto, desde la razón, sólo se puede ver entrando en uno mismo, mirando con el corazón.
Esto es lo que nos va a ayudar a cambiar las ideas previas que tenemos sobre nuestra relación con nosotros mismos y con los demás, cuando vemos que estas se desarman, que no se sostienen por si mismas, porque son algo que nosotros hemos creado, que no son reales. Es el primer paso para poder sanar las relaciones.


Mi más sincera ENHORABUENA para LILI y ELSA por haber tenido la valentía y la fortaleza de hacer crecer esa "semilla" y abordar esa transformación que sin duda no habrá sido fácil, y haber conseguido restablecer sus vínculos.

Es una historia que me ha emocionado mucho y la encuentro muy didáctica.

Besos desde el corazón.

Belkis said...

Interesante historia Myr. Todo el trabajo que ha hecho la Fundación con esta señora le ha ayudado tanto a ella misma como a su hija en el proceso de asumir su enfermedad y ver la naturalidad de la muerte. Hay una frase en especial que me llamó la atención y es que "cuando tienes el corazón abierto la vida te premia" y eso es aplicable en todos los aspectos, entiendo yo. Abrir el corazón para que entren las buenas vibraciones, ideas, acciones, nos ayudan a encausar mejor nuestros destinos. Un abrazo muy grande amiga

ILUSION said...

Hola Myr,,,me encantó haber leído esta historia tan real y con ese final tan emotivo e importante para las dos!!!!!
Besitos!!!!

Myr said...

Gracias a todos por comentar y a tu pedido PEDRO, agrego una entrada con un breve análisis mio.

Saludos

BIPOLAR said...

Ay MYR...