Monday, January 18, 2010

El sueño perdido no se recupera, aun tras intentar compensarlo: Dormir menos de 7 horas durante semanas hace diez veces más lentas las reacciones


LA NACION

por Fabiola Czubaj


Una buena noche de sueño el fin de semana no ayudará a recuperar las horas de descanso perdidas en la semana. De hecho, hacerlo causa una falsa sensación de bienestar matinal que, a medida que pasan las horas, vuelve diez veces más lentas las reacciones. Eso aumenta el riesgo de cometer errores o sufrir accidentes.

"Puede enmascarar los efectos de la pérdida crónica de sueño -confirmó ayer a LA NACION la doctora Elizabeth Klerman, de la Universidad de Harvard-. Por ahora, no existe nada que reemplace el sueño, de modo que la única recomendación sería dormir un poco más."

Pero no todos pueden hacerlo. Las personas con trabajos por turnos rotativos, como las enfermeras, los médicos, los policías y los choferes, o las que tienen dos trabajos y hasta quienes padecen de algún trastorno del sueño (como uno de cada cuatro argentinos) no siempre pueden cumplir con las 8 horas de descanso nocturno recomendadas.

Además, dormir poco puede causar aumento del peso, enfermedad cardiovascular o debilitamiento del sistema inmune. Ahora, un estudio publicado ayer en la revista ScienceTranslational Medicine , suma a esa lista la alteración de por lo menos dos mecanismos biológicos reguladores en el cerebro. Uno registra las horas que pasamos despiertos y, el otro, acumula los días o las semanas que dormimos poco (menos de 7 horas).

"Las personas que pierden horas de sueño de manera crónica desarrollan una falsa sensación de haberse recuperado después de dormir más horas, por ejemplo, una o dos noches el fin de semana. Eso se debe a una recuperación del nivel normal del rendimiento por pocas horas al levantarse. Sin embargo, siguen teniendo la deuda de sueño, que se evidencia a medida que su rendimiento disminuye con las horas", señaló Klerman, coautora del estudio y directora de la Unidad de Modelado Analítico de la División de Medicina del Sueño del Brigham and Women´s Hospital, de Harvard.

Durante 38 días, el equipo dirigido por el neurólogo Daniel Cohen indagó cómo la pérdida de sueño aguda (no dormir durante 24 horas) y crónica (dormir entre 4 y 7 horas por día) afecta el rendimiento y los reflejos. Nueve voluntarios sanos, de entre 21 y 34 años, aceptaron pasar por varios ciclos de sueño-vigilia. Veintiún días durmieron apenas 5 horas diarias; los alternaron con noches de 10 horas de descanso. Cada 4 horas, les midieron el nivel de alerta y atención.

Según los autores, una cura de sueño bastó para recuperarse de una jornada sin dormir, no así de la deuda de sueño de varios días y de lenta acumulación. Es más, el rendimiento disminuía aún más rápido por cada hora que los participantes pasaban despiertos y el tiempo de respuesta llegó a ser tan lento como cuando se tiene 1 g/l de alcohol en sangre, que es el doble de lo permitido aquí para manejar un automóvil particular.

El estudio probó también la importancia de los ritmos circadianos en los tiempos de reacción. "El ritmo de casi 24 horas (circadiano) de nuestro reloj interno genera el estado de máxima alerta hacia el final de la tarde, lo que impide quedarnos dormidos con cada hora que pasamos despiertos y nos permite estar relativamente alertas durante 16 horas de un día normal", explicó por e-mail el doctor Cohen, investigador de la División de Medicina del Sueño del hospital de Harvard.

Ese mismo ritmo induce el sueño a la noche y las primeras horas del día, "lo que impide que nos despertemos temprano tras dormir unas horas y amplía nuestra capacidad de dormir 8 horas por noche -agregó-. Cuando el ritmo no está bien «cronometrado», como ocurre con el jet lag , es más difícil mantenerse despierto 16 horas seguidas y dormir 8 horas".

Para la doctora Mirta Averbuch, jefa de la Unidad de Medicina del Sueño del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro y directora del Instituto Somnos, el estudio "pone en evidencia que, aunque podemos funcionar bien por unas horas, la somnolencia aparecerá en horas poco habituales por las graves alteraciones en los ritmos circadianos. Y, con ella, los errores".

Hoy, agregó, la falta crónica de sueño es "un problema endémico en los países industrializados; hay que educar sobre sus consecuencias tanto a los trabajadores como a los responsables de las agendas laborales". Los trabajadores fatigados y con disminución del nivel de alerta, dijo, cometen errores, trabajan más lento, prestan menos atención y tienen menos reflejos.

17 comments:

Pedro Ojeda Escudero. said...

Hora perdida a hora perdida, ya tengo años de sueño perdido...

La Gata Coqueta said...

Que cierto es...

Para mi siete horas no son nada, si estoy relajada y sin nada que me preocupe siempre duermo las doce horas y la legaría que siento no sabría describirla...los ojos transmiten ilusión hacia cualquier cosa.

Pero cuando no son esos doce tienen que ser nueve esos ya no se me pueden quitar si no soy igual que un niño caprichoso y de mal humor.

Además tengo otra faceta es poner la cabeza en la almohada y ya no existo, me empiezan a hablar y escucho pero sin concentrarme para no distraer el sueño y como a me conocen ya saben que no estoy...

Luego me tienen una envidia sana que no veas...

Por circunstancias ahora no puedo dormir las horas que necesito y me miro al espejo y no me conozco... aunque de humor estoy más o menos bien.

Luego todo esto llevado al trabajo los resultados tienen que marcar muchisimo si el descanso no es el adecuado a lo que cada persona necesite.

Un abrazo y una rosa Mery.

Marí.

doctorvitamorte said...

Nos has dado una buena coartada a los dormilones. Gracias, Myr.

Paco Cuesta said...

Estupenda lección. Me impresiona saber que tenemos dos mecanismos biológicos, y un "dietario" que acumula y recuerda nuestra deuda de sueño.
La pregunta es como conseguir esa perfección en nuestro mecanismo biológico

Cornelivs said...

http://cornelivs.blogspot.com/2010/01/1-aniversario-del-manifiestro-por-la.html

Imposible detenerme, amiga. En el enlace de arriba encontrarás mas información. Gracias por anticipado y un abrazo.

FAYNA said...

Cuando ejercía la enfermería no te puedes hacer una idea lo mal que llevaba el turno de noche. Nunca me adapté. Trabajaba la noche que me tocaba y al día siguiente no podía conmigo misma. De día no se descansa igual que de noche, con el agravante de que llevas el horario invertido con respecto al resto de tu familia y entorno. Cuando ellos trabajan, tú duermes, y cuando ellos duermen, tú estás trabajando. Todo para mí eran desventajas e ir a trabajar de noche me suponía un esfuerzo físico y mental que ni te cuento. El cansancio lo acumulas porque restas horas de sueño para poder disfrutar algo de tu familia y al cabo de algunos años estaba más quemada que el palo de un churrero,jaja.
Es cierto Myr, las horas de sueño son necesarias y doy buena fé de ello.
Besossss.

El Ente said...

asi estoy yo jejejjee... no me recupera ya ni la virgen de lourdes jajaja..

besos

Angeles said...

Muy interesante este tema, yo si no duermo.. no existo, es así de simple, pero cada día se tiene menos en cuenta el descanso, los horarios de trabajo se han vuelto complicados y esto trae consecuencias.
Espero que se tome conciencia de esto.
Siempre de gran contenido lo tuyo.
Buena semana!
Besos:)

guillermo elt said...

Bueno, y qué decimos de la siesta española y sus beneficios??? ... Los hay que incluso se ponen el pijama... jajaja... Sí, que yo los he conocido.

No se trata de dormir 1 ó 2 horas... con 10 - 15 min es suficiente.

Besicos.

Fernando López Fernández said...

Ya decía yo porque cada día estoy más lento. La verdad es que puede tener mucho que ver con estos horarios tan raros con los ue trabajamos y cambiamos.

habrá que curarse.
besos

Montserrat Sala said...

Sé que és no poder dormir. Cuanto menos se duerme, menos se quiere. Es dificil de entender, per así pasa.
me gustaria saber la respuesta del porqué ocurre así. Buen tema amiga Myr. Interesante.

Ricardo Marin said...

bUEN ARTICULO `PARA TOMAR EN CUENTA Y MEJORAR NUESTRA SALUD Y CALIDAD DE VIDA.
saludos.

Asun said...

Pues no sé yo si habrá ya forma de recuperar todo el sueño perdido que llevo acumulado, porque de un tiempo a esta parte, ni los fines de semana.
Va a ser que es por esto los kilos de más.

Besos

LOLI said...

Yo lo paso fatal cuando se acaba el verano y por lo tanto mi trabajo,durante el mes de agosto acabo de trabajar a las dos de la madrugada y no veas lo mal que lo paso hasta que vuelvo a dormirme a una hora normal.eL SUEÑO PARA MI ES MUY IMPORTANTE SE ME PONE MUY MALA LECHE Y ME AFECTA MUCHO NO DORMIR LO QUE DEBO.

UN BESAZO

el piano huérfano said...

y me pregunto que hago si no puedo dormir, como dice pedro llevo años de sueño sin sueño.
Pero vivo soñanado, jajajja

besos amiga

Roberto said...

El trabajo de dormir lo suficiente es algo tan necesario para el organismo que siempre es bueno traer a cuenta estas interesantes notas que nos ayudan a tomar en serio nuestro descanso. Saludos!

Belkis said...

Pues será por eso que estoy tan cansada, duermo sólo 6 horas diarias y a veces menos. Los fines de semana quizás llego a las 8, pero fíjate no me siento lenta en las reacciones, mi trabajo lo desarrollo de manera normal, pero si acuso un cansancio cada más fuerte que se lo achacaba a los años. Tendré que dormir más.... a ver si lo logro. Gracias Myr por dejarnos estos interesantes temas.
Un besito