Tuesday, December 1, 2009

Hay sillas que me atrapan:





Fotos: Mías

10 comments:

Jan Puerta said...

Esto de las sillas es un fenómeno curioso. Un elemento tan cotidiano y que termine en un museo algún diseño s para analizarlo. Yo aun recuerdo una mañana de hace ya muchos años, en la sala de espera de un arquitecto a quien iba a intentar venderle algo de material y la secretaria me dijo… -Tome asiento joven. (es que lo era) y sutilmente le dije, -prefiero esperar de pie, gracias.
El motivo era unas sillas que después supe se llamaban LC4 de Le corbusier. No sabía, ni me atrevía a sentarme en ellas.
Un abrazo
La de Peugeot, la había visto. La de la mano, no. Pero siempre es bueno recibir una caricia en las posaderas, ¿verdad?
Un abrazo

Isabel Romana said...

Ja, ja... ¡Sobre todo las de las manos...! Besotes, guapa.

Pedro Ojeda Escudero. said...

Y bien atrapos. Iba a decir cogidos, pero los lectores sudamericanos entenderían otra cosa. Por eso.

Janeth said...

Si la verdad es que es curioso como te gusta sentarte en un sillon al que tienes preferencia, incluso en la mesa del comedor es bastante molesto para mi sentarme en una silla que no es en la que acostumbro sentarme jajaja que curioso

Angeles said...

Me hiciste acordar que un día vi unos sillones para suegras...espectaculares.
Yo prefiero las manos reales..jeje.
Besos:)

loose said...

La de las manos es genial....muy original y se ve muy recogidita...jajaja...

Besitos.

Juan Carlos Araya A. said...

Curioso, muchos prefieren la silla de las manos, yo no cambio mi sillòn de internet, comparte todos mis secretos cibernèticos
Saludos

pancho said...

Estas sillas parecen estar diciendo: ocupadme. Con la sombra, ideales si no fueran tan duras, algo que se puede subsanar con una buena almohadilla.

Belkis said...

Los sillones de las manos me gustan más. Además me da la sensación de arroparte, de sostenerte, de abrigarte. Quizás porque esa parte niña que tengo me hace sentir que debo ser mimada y cuidada. Un abrazo cariñoso

Graciela said...

hayyyy Myr no me dejo tocar la cola con esas manos jajaja...te la debo si tienes que permanecer mucho tiempo en ellas...prefiero la anterior, bajo el árbol...besitos