Sunday, October 18, 2009

Lenguaje vulgar y soez: ¿"Políticamente incorrecto" o podredumbre?

Algo huele a podrido en los deslenguados

Una vez más, Maradona es el emergente de los peores y más oscuros vicios nacionales que algunos comunicadores audiovisuales ya venían potenciando

Domingo 18 de octubre de 2009 | Publicado en el diario argentino La Nación.

Por Pablo Sirvén

Los lenguaraces de la radio y de la televisión quedaron, por una vez, un tanto sobrepasados, por mucho que se hayan aplicado en ensuciar el idioma en los últimos años. Es que el vómito verbal de nuestro glorificado máximo arquetipo nacional, Diego Armando Maradona, tras el partido que la Argentina le ganó de milagro a Uruguay, en Montevideo, en la noche del miércoles último, los dejó de una pieza.

Acostumbrados a manipular desde hace rato palabras ásperas para hacerse los cancheros y joviales, a pesar de que varios de ellos son señores (y señoras) provectos, apelan a una verba recargada que sonrojaría hasta a los merodeadores habituales de baños de estaciones ferroviarias. Pero, de pronto, se dieron cuenta de que todavía tenían mucho que aprender (por no decir que mamar) del "maestro", quien con su lengua de fuego pareció reducirlos al inocente papel de carmelitas descalzas.

Fue todo un test involuntario el que se derivó del nuevo exabrupto maradoniano. Varios comunicadores, que se ufanaban de su estilo carrero, no supieron bien dónde ponerse al día siguiente de la sonada incontinencia: si rasgarse las vestiduras o disculpar lo escuchado porque "Diego es Diego"y tiene impunidad para lo que guste deshacer con su fascismo andante, tan funcional a estos momentos donde la consigna nacional es lapidar, como sea, al periodismo.

Otros vieron un enfoque mucho más conveniente y lo celebraron en consecuencia: el virtual jefe espiritual de la Nación extendía su generosa "autorización" para habilitar un uso más irrestricto de vocablos que les estaban naturalmente vedados por razones de elemental buen gusto.

Comentando intensamente, sin ahorrar detalle, todas las groserías defecadas por el ex crack, comenzaron a hacer suyos los nuevos vocablos aprendidos, no sólo en emisoras FM de madrugada, donde ya transitaban por esos andurriales, sino también en las populares AM y en la tele, en horarios centrales. Burdos, procaces, monotemáticos, sin vergüenza, los pusieron en uso demasiado rápido, y no sólo en los chistecitos procaces de rigor que abundaron en estos días. Hasta el propio jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, no se privó de recrear la guasada ayer en una radio.

De hecho, algunos diarios populares, en la mañana del jueves, se solazaron en repetir las peores groserías del poco inspirado DT de la selección en tipografía catástrofe, y los programas de archivo televisivos, especializados en regurgitar siempre las peores bazofias, pasaron las barrabasadas de Diego hasta hartarse (y que veremos, hasta el fin de nuestros días, en sucesivas recopilaciones). Hasta un ciclo especializado en menudencias prostibularias se dio el cínico lujo de criticar fieramente a DAM para machacar una y otra vez en sus últimos derrapes de oralidad sexual.

* * *

Animadores, supuestamente de primer nivel, en los tramos horarios de mayor audiencia, en las radios más oídas, y también en la TV, vienen desquiciando el idioma mucho antes de que Maradona dijera lo que dijo.

Como son prejuiciosos, inseguros y bastante ignorantes, lo hacen porque creen que eso los acerca más al pueblo y a la muchachada. Algunos se tornan patéticos en su persistencia en impostar lo soez cada diez minutos. Es gente grande, con muchos años de trayectoria, que en vez de dar el ejemplo con mensajes de excelencia, depredan lo más que pueden micrófonos y pantallas. Son ordinarios depredadores que vienen haciendo un aporte fundamental a la involución integral de este país.

No son los únicos. Los movileros deslenguados aportan lo suyo; las chicas de cascos ligeros, que buscan glorias efímeras en cuanto programa las enfoque, también están prontas a decir la primera guarangada que se les cruce por la cabeza. Ciertos foristas de algunos sitios de Internet, que no se mostrarían tan desafiantes si no se escudaran detrás de seudónimos, también escupen sus prepotencias con ortografía de infradotados y cero ideas.

Una vez más, el nefasto y perverso péndulo argentino nos somete a sus peligrosas oscilaciones: muchos años atrás (y no sólo durante los gobiernos militares), la mala palabra era realmente "mala palabra" en los medios de comunicación audiovisuales y, por lo tanto, objeto de durísimas sanciones.

Nadie, pues, osaba utilizarlas, ni siquiera excepcionalmente, que para eso fueron creadas.

Pues bien, en los últimos años un Comfer completamente inerme sin poder de contralor (al confundir dicho concepto con el de represión, los funcionarios prefieren no hacer nada) fue como un dique roto que no pudo impedir el aluvión de creciente escatología y procacidad, que no supieron ni quisieron parar (más bien lo contrario) los programadores, los permisionarios y hasta los publicitarios (que no dejaron de anunciar sus marcas aun en medio de charcos pestilentes).

El 24 de agosto último, el senador santafecino Carlos Reutemann perdió su habitual serenidad y pronunció públicamente un exabrupto cuando lo quisieron apurar una vez más con su nunca concretada candidatura presidencial. En la madrugada de anteayer Residente, de Calle 13, dedicó un pesado insulto al presidente de su propio país, Puerto Rico, durante la transmisión internacional de los premios MTV. Y Maradona usa la misma pirotecnia verbal que los narcos mexicanos ponen en los mensajes que dejan al lado de cuerpos descuartizados.

La mala palabra, el lenguaje sucio, antes reservado estrictamente para espacios privados o espectáculos no aptos para menores, comienza a emerger a la superficie de la masividad cada vez con mayor virulencia como síntoma claro de intolerancia.

Los maltratadores verbales se están apropiando del espacio público y la anomia de los poderes formales e informales que podría pararlos va camino a una parálisis que favorece el accionar de estos arranques totalitarios, que hacen escuela y funcionan como malsano modelo para las nuevas generaciones y espectadores con escasos anticuerpos intelectuales para neutralizar la contaminación del lodazal que se nos viene encima.

Bravucones de poca monta, escraches infames a políticos y diplomáticos, videos truchos y anónimos que el canal oficial emite y repite (sin que sus autoridades den la cara para justificar esa decisión), piquetes que se multiplican y lenguas desmañadas vuelven minado el territorio que pisamos todos. Ya lo decía Shakespeare en su Hamlet : "Algo huele a podrido en Dinamarca"

14 comments:

guillermo elt said...

Que sí, que sí... quesque hoy en día vale todo... Que estamos perdiendo el sentido del respeto a los demás, la educación, y las buenas maneras... Hasta en los políticos por TV, la prensa amarilla y la telebasura... Lenguaje soez, gritos, peleas... Por ganarse unos euros... Lamentable.

Besicos.

SilviaE.D. said...

Hola Myr!
La verdad es que lo de Maradona ya no tendría que asustarnos, pues siempre dijo e hizo lo que le dió la santísima gana. Pero, lamentablemente siempre tuvo prensa y ahora, dejó sin palabras a todos los que lo denominaron y llevaron a la categoría de DIOS.
Hay una frase que siempre digo: "El que nace para pito nunca llega a ser corneta", o la del Martín Fierro: "Al que nace barrigón es al ñudo que lo fajen".
Un beso grande.

Cornelivs said...

Leido y comprendido.

Te deseo una muy feliz tarde de domingo...!

Besos enormes.

Pedro Ojeda Escudero. said...

Caída definitiva de un ídolo...

Graciela said...

Myr ha tenido dinero y tiempo para cultivarse...el dicho 'aunque vistas de seda mono quedas' le queda perfecto...al futbolista.
Besos y buena semana!!!

Fernando López Fernández said...

Al final, en esos momentos se ve cual es la clase de persona que es. No tenemos que escandalizarnos. No cambiará.

Lo siento por los argentinos, que le siguen considerando casi un dios.

Saludos

Isabel D´Mayo said...

Ayer,hoy y mañana Diego es y será igual,nunca midió lo que iba a decir así que no me extraña lo que hizo! además las drogas ,todos sabemos que esa adicción hizo estragos en su cerebro no podemos pedirle un control de si mismo que no tiene,siempre el está con sus emociones y violencias a flor de piel,se puede usar de ejemplo para que los jovenes lo piensen dos veces antes de transitar ese camino,Diego teniendolo todo no hace más que hundirse.
Lo que más me alarma es que a partir de lo que dijo haya gente que usa remeras que dicen esa frase y se dicen unois a otros como si fuera algo lindo esas palabras,eso es lo amlo que la gente lo imite,yo me siento avergonzada ,te mando un abrazo enorme!

Al said...

Lo peor de este tipo de comentarios, que con toda la prensa y las super repeticiones no quedó nadie sin conocer, se repiten... En la escuela!! Ahora mis alumnos (adolescentes) lo han tomado como latiguillo.
(y lo festejan )

Antonio said...

Puede que la mediocridad esté subiendo como la espuma potenciada por los medios que rentabilizan el negocio del teatro.
Un mediocre engreido, piensa que es un dios al que todo le está permitidote, tipo DAM.
Besos terrenales.

Estrella Altair said...

Esa es la palabra, estoy con Guillermo, "se falta el respeto"...

.-- y es que mucha gente no entiende la trascendencia que tiene eso de perder el respeto..

... y que esos límites son protectores para nuestra sociedad.

.. En fin nosotros nos tenemos que poner para no decir una cosa y hacer otra.

Celebro que estes de vuelta de esos viajes tan éxoticos que haces y feliz y con las pilas arriba.

Besitos

Josep Julián said...

Ay, ay, ay. Yo no conozco en profundidad Argentina, ni mucho menos, pero algo no debe andar muy bien por allá cuando después de todo lo sucedido ya no sólo en sus últimas declaraciones que han dado la vuelta al mundo sino en toda la fase de clasificación, la Mano de Dios sigue como seleccionador nacional.
Una cosa es que sea un mito nacional y otra que sepa algo como entrenador y encima se mete con Messi al que aquí llamamos el "Messías" lo cual es imperdonable.
Pues nada, a Sudáfrica y a otra cosa mariposa.
Un abrazo.

Susana Vera-Cruz said...

Es muy cierto que el vocabulario diario y sobre todo en medios de comunicaciòn en Argentina, se ha ido pudriendo a pasos agigantados.
Me ha tocado ver en algunos programas de canales trasandinos, el lenguaje de la R.A.E, totalmente "actualizado" y con "nuevos tèrminos"; què vergûenza!

De verdad lo que dijo Maradona, me pareciò de lo màs ordinario y desubicado para ser quièn se considera nacionalmente que es,(aunque su origen sea modesto, no puede expresarse asì) ademàs de ser el capitàn de la selecciòn argentina.

Està bien tener molestia y cualquier incomodidad encima, pero tambièn hay que medir la boca, pues un lenguaje asì, demuestra lo que realmente se es.
Como dice el dicho: "por la boca muere el pez".

Està muy claro y comprobado, que utilizando palabras directas y bien pensadas , van a doler màs que un garabato barato, a quièn nos està provocando.

Abonar màs encima la "gracia" de Maradona en los medios , adoptando lenguajes soeces, siendo que son comunicadores y por lo tanto "ejemplos", sobre todo para los màs pequeños, para mi es inconcevible.
O sea, no hay lìmites. Què làstima.

Al menos acà en Chile, no se ha adoptado esta "modita", al contrario. Si se llegara a estas expresiones en los comunicadores sean del medio que sean, muchos son sacados de sus puestos y màs encima sancionados.

Hay formas y formas de decir las cosas, y sin duda la ordinariez, no es el mejor camino.

Un beso mi querida Myr. Me gustò mucho tu post.

Agualuna-Sussy

Belkis said...

Siempre he opinado que la educación debe primar por encima de todo y que se pueden decir las mismas cosas de distinta manera. El resultado es muy diferente. La incorrección y la vulgaridad desde mi óptica están vetadas. Un cariñoso abrazo

Jan Puerta said...

Cuanta verdad en tus palabras.
Ojala lo lea quienes debieran rectificar su conducta oral.
Un abrazo