Friday, April 8, 2016

Afganistán y la producción de opio (2) Libro y ensayo por Christian Parenti - Primera parte


Para una introducción general en el tema  ver la entrada anterior.

El profesor univ.,  sociólogo y periodista investigativo estadounidense Christian Parenti,  un especialista en el tema, publicó en 2011 su libro "Tropic of Chaos: Climate change and the new geography of violence"  en él   analiza como las zonas  post- coloniales   han sido golpeadas por la guerra, la pobreza y los cambios climáticos,   así como el rol que juegan en el tablero mundial y sostiene que  estos países no pueden dejarse caer por Occidente, muy por el contrario, Occidente debe hacer todo lo posible por  contribuir a la paz en la región  y  a que  esta alcance  un desarrollo sostenible. 

En su ensayo original completo aquí enlazado  de 18 folios: "Flowers of war: An enviromental History of Opium in Afghanistan" (Flores de la guerra: Un estudio ambiental de la historia del Opio en Afganistán) analiza los siguientes aspectos,   los cuales resumo según lo que me parece más importante,  a partir de esta pregunta:

Siendo  que Afganistán  produce desde hace 20 años la mayor cantidad  ilegal de opio y que  la comunidad internacional ha proveído ayuda técnica  y especialista para su  erradicación  ¿porque se ha fracasado hasta ahora?





 Afganistán es un país  árido y semiárido y a pesar de ello dedica dos tercios a la agricultura, la agricultura afgana depende enormemente de agua,  pero el sistema de irrigación funciona deficientemente y los escasos recursos se dilapidan. El país ha venido sufriendo una década de sequía que coincide con la Intervención militar y ocupación  de EEUU. La ventaja que tiene el cultivo de opio sobre otro tipo de cultivo  es que la amapola necesita muy poca agua, un quinto o un sexto de la que necesita el cultivo de trigo.  Esta relación entre sequía y cultivo de opio y por  extensión, con el cambio climático,  la descubrió el autor cuando dirigió entrevistas in situ con los agricultores en distintas provincias en el 2004. 

Todo esta relacionado:   

El cultivo, la droga, el factor socio-ambiental  que  vincula  el cambio climático y el conflicto en Afganistán en el que la guerra, por ejemplo -como cualquier otra actividad humana-  es un producto de, y a su vez  produce  modelos socio-ecológicos.  Por esta razón debemos superar el dualismo cartesiano o la división entre sociedad y naturaleza.  Hacia donde debemos apuntar es hacia una interacción dialéctica   social pero  unida también a los aspectos orgánicos y bio-físicos,    o sea que  debemos tener una aproximación holística, integradora,  para solucionar el problema.

Clima y seguridad alimentaria: 

 Al ser Afganistán  un país árido y semi-árido, con mucha tierra baja destinada al cultivo, depende del agua del deshielo de las montañas, por lo que es indispensable un buen sistema de riego.  Distintos institutos internacionales  han estudiado el tema (el NOAA de EEUU para 1939-1984,  el SEI de Suecia, El Lamont Doherty observatorio terrestre de la Univ. de Columbia,  Oxfam

 El SEI, por ejemplo, llega a la conclusión de que desde 1960 la lluvia en Afganistán ha disminuido 2% por década, que desde 1990  hay una constante de sequías severas  en la que las primaveras son muy secas y los veranos y otoños más húmedos, cosa que afecta negativamente a los cultivos. 

El Lamont Doherty informó en el  año 2000   que halló un déficit de 2.3 toneladas  de cultivo  de cereales y una disminución en cabezas de ganado del 40 %  en dos años.

 Oxfam en 2011  informó que había 3.000.000 de  personas tratadas por hambre y sed en 14 de las 34 provincias de Afganistán.  En 2012 y 2015 hubo mucha nieve, lo que produjo un alivio, pero las proyecciones climáticas para el futuro son malas y la sequía será la norma. 

Como fue que la adormidera llegó a gobernar el país:   

  Alejandro Magno llevó opio con él a Afganistán, con la  Compañía Británica de las Indias Orientales comenzó  el contrabando de opio a gran escala. en el Siglo XIX y XX  el consumo  Europea era provisto  por  fuentes en  Turquía e Irán.  La Segunda Guerra Mundial interrumpió  muchas de estas conexiones comerciales,  Francia y EEUU y la guerra de  Indochina implicaron nuevos mercados, en las décadas de 1960 y 70,  el Sudeste asiático se convirtió en el epicentro  del cultivo de la adormidera global.  

 Antes de 1980 Afganistán tenía poco contrabando comercial de opio (tanto el Gob. Mohamed Daud de 1973 por Golpe de Estado, como el de 1978 del Partido Popular Demócráta -PDPA- fueron muy estrictos  al respecto y completamente  antinarcóticos). En 1980 comienza la producción de droga  cuando empiezan las guerrillas (falta de ley, desesperación,  corrupción): los anticomunistas Mujayedines usaban opio para financiar sus actividades bélicas (c.a 8 billones de  US dol)  en contra de la Unión Soviética que ocupó el país (1979- 1989). EEUU y Arabia Saudita los financiaban y esto  fue  gestionado por Paquistán

En 1992 Boris Yesin, de Rusia,  cortó su ayuda a Mohamed Najibullha y a su partido  Watan  que  fue forzado a transferir poder a los mujayedines, lo que desembocó en una guerra civil con base en Kabul.  Por esta guerra Kabul fue destruida, hubo unos 100.000 muertos y la economía fue fragmentada. Como consecuencia también hubo un flujo de refugiados que abandonaron   el país o  fueron desplazados. En medio de ese infierno,  aumentó el cultivo de la adormidera (1)

Hoy, la mayor parte de  heroína, un derivado sintetizado del opio, pasa vía Asia Central a través de las redes de mafias rusas establecidas durante la cruzada antisoviética  y las terribles consecuencias posteriores.  En este contexto, la adormidera es uno de los puntos fundamentales de este flujo de flujos. 

Irrigación y seguridad alimentaria: 

Afganistán tiene 32.000.000 de hab, 78% dedicado a la Agricultura,  70% depende de riego,  en 1979 2,5 millones de hect. eran irrigadas, pero 35 años de guerra,  las han reducido a 1,5.  Esto por causa de diversos factores: 

1- inversiones inadecuadas  2- malas políticas estatales   3- corrupción  4- desintegración  fragmentación de las relaciones  sociales y de las instituciones de las que dependen las estructuraras de  riego.

De acuerdo a la FAO  a mediados de los 70 Afganistán era autosuficiente en materia alimentaria. Hoy  la inseguridad alimentaria es alta e impacta a un 24 % de la población.




Nota mía:

(1)  El autor no menciona en este artículo  que durante la década Soviética: 

 850,000–1,500,000  civiles perdieron la vida, que hubo 5.000.000 de refugiados fuera de Afganistán, 2.000.000 de desplazados internos  y alr. de 3.000.000 de heridos  según estas fuentes:

Noor Ahmad Khalidi, "Afghanistan: Demographic Consequences of War: 1978-87," Central Asian Survey, vol. 10, no. 3, pp. 101–126, 1991. 

Marek Sliwinski, "Afghanistan: The Decimation of a People," Orbis (Winter, 1989), p.39.
 
 Hilali, A. (2005). US–Pakistan relationship: Soviet Intervention in Afghanistan. Burlington, VT: Ashgate Publishing Co. (p.198)



10 comments:

Ambar said...

Pues espero la siguiente entrega del artículo de Parenti. Es muy interesante.
Besos Myriam

Cayetano Gea said...

Muy interesante y divulgativo el artículo. Afganistán es un problema que hay que abordar desde una perspectiva global. No es un tema fácil. Y, por desgracia, hay demasiados intereses de unos y de otros detrás.
Un abrazo, Myriam.

Manuel López Paz said...

Una terrible situación, cuya solución no está en el futuro cercano...Muchos intereses, como refiere Cayetano

Besos

manouche said...

Pobre gente que vive con y del opio...

chusa said...

Me han parecido interesantìsimos estos posts, Myriam, me preocupa mucho el tema del cambio climàtico y las zonas de conflicto como la que describes donde hay tantos intereses inhumanos.
No quiero perderme la pròxima entrega, siento venir menos pero apenas me queda tiempo para leer en Internet. Ha sido un placer grande acercarme a tu rincòn de amapolas moradas, hoy.
Un beso grande, mia cara amica

Pedro Ojeda Escudero said...

Lo dicho, Myriam. Gracias. Excelente.
Por cierto: qué bellas son las flores de las opiaceas. Como mi amapola comunera.
Besos.

Genín said...

La pasta es la pasta, nunca mejor dicho... :)
Besos y salud

Mari-Pi-R said...

Nos has dado unas buenas estadísticas del país, y del cultivo.
Un abrazo.

Bertha said...

Cuando los pueblos se ven sometidos por intereses creados, ya se comete un sometimiento y es triste pues para la industria Farmacéutica: estos cultivos son una fuente de grandes ingresos pero los pobres que están rompiéndose la espalda esos son los que peor viven.Y, después esta el mercado libre que los gobiernos manipulan a su antojo, todo un mercantilismo.Después que se ha inventado el vil metal todo son conflictos, ya que todo se puede comprar(cuando existía el trueque, la gente adquiría lo que le era de primera necesidad).

-Myr cada vez me pierdo más entradas: pero ya me he puesto al día, es que ya estamos en la recta final del curso y estamos a tope.

Un beso feliz finde.

Janeth said...

Amiga que buena entrada,..me recordó un reportaje que vi hace ya un tiempo como el opio se adentro en las familias afganas mas pobres, que lo fuman indiscriminadamente desde los adultos hasta los niños convirtiéndolos en adictos prácticamente desde que nacen...