Wednesday, March 28, 2012

Las caras de la violencia en la Obra de Teatro "Urtain" (2)




Primera parte (pulsar aquí)
 
La violencia en el  entorno social de Urtain. Hostias en la calle, hostias en el burro,  hostias y ¡¡mátalo mátalo!!, hostias:  escenas 8 a 5 inclusive. 

En la escena 8 nos sitúa  el locutor de saco blanco  en el momento histórico en que nos encontramos según nos va diciendo:  La unión de los demócratas en contra de la lacra de comunismo, la crisis, la entrada de España en la OTAN, El golpe de Estado del 23 (de Febrero de 1981), la dimisión de Adolfo Suarez,  el invierno de 1979, “La sacro-santa e inamovible” Constitución de 1978Los pactos de la Moncloa (1977).  Pero aún antes de ésto, el locutor nos aclaró  algo que va a ser clave en estas cuatro escenas: “Lo sentimos mucho Urtain, no es que no nos interesan tus problemas, pero  ésto tiene que continuar”  Esto, es decir: El show de que Urtain reciba y reparta hostias, para diversión de los  espectadores y ganancia de los bolsillos del manager y  de  todos los que lo rodean y viven  ya sea de explotarlo o robarle. El show tiene que continuar porque hay muchos intereses en juego.   Hay toda una explotación en torno al boxeo de la que Urtain no ve los frutos, pero  si sufre las consecuencias, siendo como lo es, el chivo expiatorio. 

En esta escena vemos luego, una mujer de pelo enrulado y gafas de sol, fumando marihuana que explica con voz gangosa y un tanto incomprensible: ........ “buscando a un sindicalista de comisiones obreras como no lo encontraron,  atacaron a tiros a todo el personal y dejaron a otros 4 heridos”.


El locutor del saco blanco se lo saca y lo revolea, mientras canta: Hay hostias en la calle, en la Universidad. Acuerdos con el ejército, la Guerra en el Zahara  (de dónde  España se retiró 1976). Luego aparece en la TV Arias Navarro que con voz  fúnebre pronuncia la famosa frase:  “Españoles: Franco ha muerto”(vídeo aquí)

Entre bailes, rebuznos, vítores y aplausos se van sucediendo las peleas.  1970: Urtain  se corona  Campeón de Europa de los pesos pesados (al derrotar en el séptimo asalto por KO al alemán Peter Weiland).   Lo llevan en alzas. Acurrucado  (pierde el título  en septiembre de 1970 contra Henry Cooper) po, po, po, black out.

Escena 7:  Ya estamos en 1970  Po, po, po..... Urtain se va incorparando y se tapa los oidos. Pregunta desconcertado “¿qué día es hoy?” Otro  dice con voz burlona: "déjalo,  debe de estar aturdido por los golpes". Le presentan a Vicente Gil..., Médico personal de Franco, a Adolfo Suarez, al Director de Radio y Televisión  de España y a algunos Ministros. También le dicen que Franco lo va a recibir en el Pardo (para hacerse la foto)  Otro dice: “Urtain, Toda España  está  pendiente cuando hay un combate tuyo”. Otro le dice   “Comentan por ahí que tu eres capaz de matar a un burro de un puñetazo” y agrega: “José, José... me gustaría tanto verte partir un burro de una hostia”.  Y tal cual,  Urtain recupera el título de Campeón de Europa al vencer al británico Jack Bodell.

Urtain está en su momento cumbre: como nos lo hace saber Mercedes: “Esta vez has dejado  sin habla a los más escépticos, por lo visto estás en tu mejor momento” Más vítores, zapateo y clamor del público que pide sangre (como si Urtain fuera un gladiador en un circo romano de hace 2.000 atrás):  “Mátalo, mátalo, mátalo” aunque otros le reclaman que su defensa “tiene agujeretes”.

Escena 6:   El “amigo"-mánager le dice: "Vamos a ver una cosa, José estando conmigo no tienes que preocuparte de nada, en todos los años que llevamos juntos ¿alguna vez te defraudé?". Urtain se recrimina:  “soy un gilipollas”.  El “amigo"-mánager: Estás pasando un apuro. Se tiene que vender algunas cosas.  El "amigo"-manager agrega: "vender coches, cambiar la serie del Nro de motor, lo hace todo el mundo.  Confía en mí.  José  aquí paz y después gloria. El que no corre vuela”   Urtain le pregunta asustado: “¿estás seguro de que es legal?”   El "amigo"-Manager lo besa con el beso de Judas y le dice “vamos, firma”, Urtain grita:  “No me quiero quedar sin nada” y  sigue: “a  mi me dijeron que me iba a hacer millonario con el boxeo y siempre me quedo sin nada“. El “amigo"- manager:  ésto no ha hecho más que empezar tú vas a  ser campeón del Mundo (Hay que seguir ordeñando a la vaca).

Se oye la canción de Raphael: "Hoy es un dia especial, saldré por la noche, que pasará que misterios habrá, ésta es mi gran noche”. Todos bailan.  Aullan.  El éxito embriaga.  Se oye la campana del ring que marca el final de la escena.

Escena 5: Su "amigo"-manager dice: “Fuí yo el que lo convenció de que se pasara al boxeo y le presenté a Arizarazu, el empresario de Boxeo más importante que cuando lo vio dijo “ay madre mía, con la fuerza que tiene éste puede matar un toro”.

Sigue la canción de Raphael: “Mi gran noche”.  Toda la  gente en el entorno de Urtain  habla sentada: “Acabará revalidando el Título, poniendo dos cojones”.   Otro arroja la pregunta “¿Qué si le amañaban los combates?”.  “¿Las críticas las hacen quien? “ “¿Los resentidos?” “Esta gente no te juzga por lo que haces, sino por lo que piensa y Urtain está en lo alto”. Urtain acota: “A lo mejor al principio de la  carrera yo he demostrado a la gente que yo puedo ganar por puntos y si yo puedo ganar por puntos porque no puedo ser yo Campeón del Mundo”, y sigue: “Yo al principio no lo tenía claro... pero quiero volver a Cestona,  con Cecilia (la primera mujer) y los hijos. Quiero volver a casa. Mucha gente me apoya. Yo tengo compromiso con mucha gente. Yo tengo compromiso con el público”   Aplausos.  Urtain:  “¡Yo por eso no puedo volver a Cestona con el rabo entre las piernas!” Uno de ellos le dice: “yo nunca conocí a nadie tan valeroso en en ring ni tan  generoso en la vida”. Urtain propone un Brindis por  su “amigo”-manager y pide un aplauso para él (cierto: se nos muestra aquí bien gillipollas, -o patético al por mayor- encima de que le roba, brinda por él)  y brinda también por  Pedro Carrasco “Boxeador  no solo de España, sino de Europa y el Mundo” según palabras de Urtain. Y  al que Urtain considera su hermano.  

Se oye ahora la emotiva Canción de Raphael  con  la maravillosa voz del cantante y todos cantan de pie: “Como yo te amo, convéncete, nadie te amará, como yo te amo, olvídate. Olvídate.... Nadie te amará. Porque yo te amo con la fuerza de los mares........”  El éxito embriaga. El clamor del público embriaga,  a Urtain eso  es algo que le infla el ego y se deja arrastrar por los deseos de los otros y el suyo propio de seguir dando y recibiendo hostias para lograr el Título de Campeón del Mundo, aunque sea por puntos... (así él puede volver a casa con las manos llenas,  cree él. Título que por cierto al que nunca puede acceder, al perder  definitivamente el Título de Campéon de Europa ante el alemán Jurgen Blin, en 1972). Pero aquí y ahora, el éxito, el clamor, embriagan tanto, tantísimo como esta soberbia canción de Raphael.   

[...]

El acento en estas cuatro escenas está puesto en la sociedad como tal, en las personas del entorno social de Urtain y en el público que quiere sangre: A la violencia social (intento de golpe de Estado, asesinatos,  guerra, etc, etc ) se suma obviamente, la violencia del deporte del boxeo,  "el show" de que Urtain reciba y reparta hostias, para diversión de los  espectadores –su público que pide sangre y muerte con sus “mátalo, mátalo” y para ganancia de los bolsillos del “amigo”-manager  que lo traiciona y  de  las demás personas que lo rodean y viven de explotarlo: tales  como la prensa y los críticos que  se regodean en las hostias que recibe y da Urtain, pero que se burlan de él y lo tratan como un objeto, tanto como otros que le inflan el ego para tenerlo contento y robarle (Todos éstos generadores, preservadores y fomentadores de violencia). 

 
La semana que viene  la tercera parte : Final de escena 5 y escenas 4 a 1 inclusive. 

Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia.  © Myriam Goldenberg

17 comments:

TORO SALVAJE said...

Graciassssssssssssss
No quieres caldo?
Pues toma dos tazas.

Grrrrrrr

Besos.

ANTIQVA said...

Amiga, por algun motivo que desconozco "esta cosa" no me dejaba comentar...

Que tiempos aquellos en que Urtain se encumbró... Nunca olvidare la mañana en que mataron a Carrero Blanco. Ese dia, con mi fusil, tuve que amenazar a un hombre...

Un abrazo fuerte

Aristos Veyrud said...

Es un amasijo de gansters desde la política hasta los empresarios del espectáculo que juegan, abusan y se lucran de la desinformación del campeón y de quienes cifran sus falsas esperanzas de triunfo, estima y éxito en un boxeador sobresaliente.
Un abrazo Myr!!!

Montserrat Sala said...

Buenos dias Myriam: chica menudo informe que has bordado. El fil tiré. las vainicas, y el puto de cruz, te has salido perfectos. El realce espectacular. Buena memoria o buenos libros. O todavía mejor: muchos amigos de la talla de nuestro insigne profesor Ojeda.

Me ha gustado el orden cronológico que has utilizado, y que ha hecho mucho más amena, su lectura.
Te envio un abrazo

29 de marzo de 2012 09:07

María said...

jajaja estas risas son por XAVI :-)

Yo no conozco esta obra, pero sí al personaje, aunque sólo sea de oídas y según te iba leyendo entre "hostia y hostia" la historia de este país Mmmmm sí, como metáfora no está mal... creo que en cierto modo los españoles somos un poco como Urtain, brabucones, bastante ignorantes, con buen fondo pero fácilmente manipulables y rodeados de sanguijuelas que nos chupan la sangre y nosotros ... ahí, en medio del circo escuchando el mátalo, mátalo medio lokeados por los guantazos que nos dan, cayendo y levantándonos del ring una y otra vez...

Sí, la verdad es que tiene pinta de ser muy dura... y sobre todo muy agobiante con el ambiente que describes... no creo que la disfrutara... mucho mejor leerte a ti bonita, en el silencio de un día aquí de huelga que general, que ha hecho de hoy un día extraño.


Un beso inmeeeeenso preciosa
Que no te den ninguna "hostia" jajaja mi querida MYR.


Muaaaaaaaaaaaaakss gigante y feliz día.

Bertha said...

Nada mejor dicho que el éxito embriaga, y si no se sabe canalizar estos egos al final se paga un precio demasiado elevado para la condición humana.

Gente sin escrúpulos en todos lados hay.Nada mejor dicho que con sus adulaciones y sus zancadillas acosta de aprovecharse de él han generado un show para lucrarse acosta de este incauto.

Myriam estoy deseando leer la tercera parte.Gracias:))

Myriam said...

¡HOLA CHICOS! Primero decirles que mi corazón y solidaridad esta con el pueblo español, que hoy 29 de marzo muestra ciudadanamente su descontento social de manera pacífica.

Segundo decirles a TORO, ANTIQVA, ARISTOS, MONTSERRAT, MARIA y BERTHA lo contenta que estoy de que hayan leído esta entrada y comentado. ¡Gracias!

Tercero: contarles que desde el amanecer de hoy tuvimos un revuelo bárbaro en nuestro Edificio con una pareja joven de inquilinos que se mudaban de aquí sin pagar los gastos de comunidad, o expensas, como los llamamos en Argentina. Entre la grosería, desfachatez e insolencia de esta parejita y el bochinche de la mudanza con los 4 obreros, hubiera deseado tener aquí a un URTAIN al menos para asustar y poner orden. Ya estábamos llamando a la policía, cuando finalmente, se dignaron a traerme el cheque por la deuda. (Para esto los perseguimos todo este mes, las 3 del Consejo).

Abrazos a todos y Salud, sin hostias.

lichazul...elisa said...

yo pasaré de la obra, esta vez, ni idea de ella ni de sus personajes, simplemente dejo un abrazo gigante lleno de energía pa'ti

:)

Merche Pallarés said...

¡Genial querida Myriam! y además con el drama de tu comunidad de vecinos. Too much! :)) Besotes, M.

Abejita de la Vega said...

El público del boxeo no se diferencia tanto de aquellos que asitían a peleas de gladiadores. En el franquismo podía ser una válvula de escape ante las violencias cotidianas y a las que venían por decreto ley.

Urtain no tuvo su gran noche. Qué buena idea tuvo el autor al encajar ahí esa canción.

Veo que te lo has visto todo y analizado concienzudamente. A tu comentarista primero no le gusta el caldo.

Un buen trabajo. Bieeeeeeen.

Besos, Myriam.

Janeth said...

Bueno amiga un placer leerte de veras, al parecer la violencia no ha pasado de moda sigue vigente y acarrea publico, no conosco la obra pero si la trama ya que en todo lado se ven escenas como las que tan magistralemente describes...

pancho said...

La aparición de Urtain en el mundo del deporte supuso una novedad que atrajo muchas miradas que consideraban al morrosco como un fenómeno de la naturaleza, un forzudo de utilidad para el mundo del circo.

La derrota contra Henry Cooper dio la verdadera dimensión de su boxeo.

España es algo mucho más complejo que lo que se dibuja de fondo en la redacción de Marca y las canciones y cantantes que se oyen en la obra.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero said...

Estoy asombrado por tu análisis, Myriam. Aquella época, en efecto, reclamaba sangre y violencia. Urtaín venía de un mundo y no podía llegar a la modernidad que, finalmente, lo mató incluso como mito.
Besos.

mj said...

Círculos que se repiten en el laberinto de la existencia. Tremendo post.
Gracias Myriam, un beso amiga...

Asun said...

Era una época en que se repartían hostias a diestro y siniestro, y no sólo dentro del ring.

Besos

Gelu said...

Buenos días, Myriam:

Has hecho un excelente trabajo al analizar la obra de teatro.
La ví el día que nos la enlazó el profesor Ojeda, y me impresionó, como dije en mi comentario el Día de los inocentes.
No volveré a verla. Y es curioso, porque había olvidado detalles que tú has señalado y que ahora he recordado al leerlos en tu entrada, y eso que sólo han transcurrido tres meses . Sin embargo, a pesar de los años pasados, sí tengo imborrables muchos recuerdos de la realidad de aquellos años, ya lejanos, porque los viví.
Me quedo con la escena quinta, cuando José Manuel Ibar aún podía haber vuelto con su esposa Cecilia y sus tres hijos a Cestona.
Por ellos y por su bienestar se había metido en ese mundo sin alma.
La vida es la que es, y Urtain a pesar de su gran fortaleza física era un ser frágil; y lo sabían y de ello se aprovecharon los vampiros chupasangre que están siempre a la expectativa, y no tienen miramientos de lo que destruyen.
En realidad, José Manuel, niño grande, siempre buscó vivir su gran noche

Un abrazo.

P.D.: ¡Ah!, y terrible el público asistente y voceador de estos espectáculos. Y de otros, que parecen distintos porque no hay golpes físicos, pero que podemos –si soportamos la VIOLENCIA EXTREMA-contemplar nada más encender la televisión, y ver las víctimas que escogen y desguazan para los asistentes al circo mediático.

Paco Cuesta said...

El boxeo es un "deporte especial" para Urtain, a pesar de Raphael no hubo ningún día especial.
Un beso