Saturday, February 25, 2012

(2) Sombra de pulgas; Julián -ahora pulga- a Juanjo, el perro:



¿Se acuerdan de nuestro amigo Julián, el Espermatozoide Celeste que  aterrizó como pulga de perro?. Bueno, resulta que el otro día revolviendo unos papeles encontré una carta de Julián -ahora pulga- a Juanjo, el  ovejero que generosamente  lo recibió:

"Sinceramente no me lo esperaba, no esperaba que cerraras de esa forma tu corazón a mis  mordiscos cincelados con la baba de los Tiempos y traspaso de galaxias. ¡Perro Mundo! ¡Porca miseria! ¡Cruel es mi Destino! En pulga me he convertido para abrazar tus crines, ¡recio tormento de vaivenes y de polvos!: Sí, cada vez que tu amo te fumiga Juanjo amado, me veo compelida junto a mis compañeras de afanes a flotar en los aires para no ser exterminada. Ahora, Juanjo,  ¿qué más da si te has ido, espuma en boca, a plantarte en el muro de la esquina?. Aun así,  ¿qué será de mí sin tu canina presencia que, de valedera forma,  daba sentido a mi sutil esencia?"


Sigue mañana 

13 comments:

Paco Cuesta said...

En cualquiera de las formas posibles, sobrevivir siempre es muy laborioso. Yo diría que encierra cierto peligro.

TORO SALVAJE said...

Hasta las pulgas tienen sentimientos...

Besos.

Aristos Veyrud said...

Según parece lo mejor contra las pulgas es el collar antipulgas.
El codependiente siempre necesitará de un otro, persona o cosa para ser. Y recurrirá al melodrama si es preciso para alimentar su relación.
Un abrazo Myr!!!

Manuel de la Rosa -tuccitano- said...

Para sobrevivir se agarra uno a cualquier cosa....besos

Tracy said...

Espero la próxima entrega con impaciencia.

Pedro Ojeda Escudero said...

un texto bien cervantino
Besos. Ya sabes que me gusta.

Alas.Rotas said...

Ese espermatozoide se terminara haciendo pulga de verdad, pienso que es su destino y ya no hay que pensar más, si está bien recibido a el que más le da. Un besote

LA ZARZAMORA said...

Qué egoistas son algunas...
Muy buen relato Myriam.

Besos.

Asun said...

¡Como si el pobre Juanjo tuviera la culpa de que su amo lo fumigara!

Es que hay algunas pulgas... que se empeñan en imposibles y no se dan cuenta de lo que hay.

Besotes.

MariluzGH said...

Pobre ovejero, qué culpa tendrá él (aunque seguro agradece la fumigación)

abrazos :)

MIMOSA said...

La sed de supervivencia hace que muchos opten por cualquier cosa, incluida la queja de haber sido pulga y jactarse a conveniencia. Las fumigaciones a veces son altamente necesarias.

Besos!

mj said...

No sé si es más triste la vida del perro o la de la pulga. Uno por que lo tienen que fumigar tragando todo eso, y la pulga porque va dirigido a ella....

Voy al siguiente
Un beso Myriam

elisa...lichazul said...

las pulgas son de otro mundo definitivamente, pa'mi que de un salto van de dimensión en dimensión
y de perro en perro

màs besitos