Thursday, June 23, 2011

Lo apolíneo y lo dionisíaco en la poesía de Bécquer: un ejemplo en la Rima 42, III.




Que mejor ejemplo para mostrarlo que en la rima 42, III: una rima perfectamente estructurada  en dos cuerpos, en la que primero define a la inspiración como: "Sacudimiento extraño, que agita las ideas como huracán que empuja las olas en tropel [...]" conectándola   de esta manera con la pasión, lo desmedido, lo caótico, lo orgiástico de Dioniso, dios del vino. Estos sentimientos los enfrenta a la razón a la que define  en los siguientes versos como:  "Gigante voz que el caos ordena en el cerebro y entre las sombras hace la luz aparecer [...]"  En la razón impera lo medido, lo racional, la belleza de las formas en justa proporción representadas en Apolo, dios del sol.

Para al final de la rima mostrarnos como ambas fuerzas están siempre en lucha de la que solo el genio surge como vencedor. El genio es capaz, según Bécquer,  de equilibrar ambas fuerzas atándolas a un yugo. Me imagino al genio,  como al cochero de un carro tirando de ambos corceles, uno el de la inspiración y otro el de la razón.


Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia.© Myriam Goldenberg.

Foto de la Red: Retrato de Gustavo Adolfo Bécquer pintado por su hermano Valeriano.

12 comments:

Natàlia Tàrraco said...

Los contrastes entre Apolo y Dionis, a lo Nietzsche...muy bien hallada comparación.

Querida Myriam, me enteré tarde de lo que has pasado. Ánimos, nunca se van mientras quedan en la meoria, nunca.
Besito muy cariñoso.

Pedro Ojeda Escudero said...

Excelente, excelente, excelente: es, sencillamente, la definición de la poesía en Bécquer.
Besos.

ANTIQVA said...

Te dire un secreto, amiga, de la mezcla en ciertos porcentajes alquimicos que no se pueden desvelar, de lo dionisiaco y de lo apolineo surgio ese tipo al que llamais Antiqva...

Un abrazo fuerte

andré de ártabro said...

Razón e inspiracion
TALeNTO, de un GENIO creador, que entusiasma con su INGENIO .
¡Gigante voz que el caos ordena...
Un beso

pancho said...

Una comparación muy culta, perfecto. Yo también he escrito sobre esta rima, la tengo programada para después, pero a un nivel más terrenal y contaminado.

Un abrazo.

Isabel said...

Me gusta tu comparación, yo veo al genio como volando, atravesando con la imginación el tiempo y las épocas, para que la razón, tan poderosa no nos esclavice.

Gracias por darme a conocer La acequia, a la que iré con más tiempo a beber.

Un beso

Javier said...

Grande entre los grandes Bécquer.

Saludos.

Paco Cuesta said...

Inspración y razón unidas en la pluma del poeta hacen comprensible su pensamiento.

Angeles said...

Así son los creadores, así es su conexión y lo que nos transmiten.
Me encanta Bécquer.
Besitos.

Ele Bergón said...

Muy buen y conciso análisis sobre la inspiración y la razón, dando como vencedor al genio. El difícil equilibrio entre ambas. Se discute mucho en las tertulias literarias todo esto de la inspiración, yo creo que sí que en poesía es necesario tenerla, pero com decía Camilo José Cela " que me pille trabajando"

Besos

Luz

Asun said...

Al fin y al cabo todos somos el cochero que tiene que ingeniárselas para dominar a los corceles que tiran cada uno en una dirección y hacer que el carro avance.

C'est la vie.

Besos

Carmela said...

Qué bueno este análisis.
La lucha entre dos fuerzas: la inspiración y la razón.Y el cochero que tira de ambas : el genio creador.Una imagen esclarecedora.
Nunca me había detenido a pensarlo.
Aprendo.
Besos.