Wednesday, June 15, 2011

El dolor en la poesía de Bécquer: Como hoja de acero en la entrañas


Desde mi más tierna juventud y mi primera aproximación a las Rimas de Bécquer, las que más calaron en mi recuerdo y penetraron mi alma, fueron aquellas en las que él manifiesta el más crudo dolor. Un dolor que nada tiene de romántico y mucho, a mi juicio, de realista. Para mí, es bien gráfico, al leerlas lo siento en mi cuerpo. ¿Qué más punzante y asesino que un frio cuchillo de acero clavado en las entrañas? ¿O el amor como el hierro arrancado de las entrañas? ¿No es acaso ésta una muy vivida representación en palabras del más profundo dolor visceral?

16, XLVIII
Cuando me lo contaron sentí el frío
de una hoja de acero en las entrañas;
me apoyé contra el muro, y un instante
la conciencia perdí de donde estaba.

Cayó sobre mi espíritu la noche
en ira y en piedad se anegó el alma....
'Y entonces comprendí por qué se llora,
y entonces comprendí porque se mata!.
....

1, XLVIII
Como se arranca el hierro de una herida,
su amor de las entrañas me arranqué,
aunque sentí al hacerlo que la vida
me arrancaba con él.
....

28, XXXVII
Antes que tú me moriré; escondido
en las entrañas ya
el hierro llevo con el que abrió tu mano
la ancha herida mortal.
.....

Pero no solo la magnitud de su dolor me impactó entonces, también su magistral forma de plasmar en sus rimas esa sensación de chock (pérdida de conciencia, caida de la noche sobre su espíritu) y el remolino de emociones ( en su revuelta cama) en las que el dolor lo invade por completo y golpea con la fuerza de un tsunami, dejándolo mudo, inmóvil, más viejo y en puro llanto.

34, XLIII
Dejé la luz a un lado, y en el borde
de la revuelta cama me senté,
mudo, sombrío, la pupila inmovil,
clavada en la pared.

¿Qué tiempo estuve asi? No sé; al dejarme
la embriaguez horrible del dolor,
expiraba la luz y en mis balcones
reía el sol.

Ni sé tampoco en tan horribles horas
en qué pensaba o qué pasó por mí;
sólo recuerdo que lloré y maldije
y en aquella noche envejecí.

Dolor tan real, tan genuino, tan intenso, como en la vida misma. Doy fé.

Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia. © Myriam Goldenberg.

23 comments:

Merche Pallarés said...

¡Estupendo análisis! A mi también me gustan más sus rimas desgarradoras, son, como dices, más realistas, más auténticas. Las románticas las encuentro, algunas, demasiado edulcoradas... Besotes, M.

José Antonio del Pozo said...

El desamor como un navajazo físico en Bécquer, dices: sería la somatización del dolor psíquico avant la lettre.
También que los románticos somos algo propensos a la hipérbole, ¿no?
Saludos blogueros

Kety said...

"La poesía nace del dolor. La alegría es un fin en sí misma".
Jorge Luis Borges

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero said...

Qué magnífica perspectiva. En efecto, cuando leemos con calma la poesía becqueriana y prestamos atención a las imágenes, nos damos cuenta de la contundencia con la que se expresa el dolor. Y con tan pocas palabras.
Besos.

andré de ártabro said...

Me gusta la exposición y tus sentimientos son mis sentimientos, Me has hecho retroceder con entusiamo a mi juventud y acude a mi mente como una oracion aquel final:
¿porque calló ella ?
¿Por que no hablé yo?
Me ha gustado y me he deleitado con tus palabras y sus versos.
Un beso

Aristos Veyrud said...

Con mucho aprecio y respeto, por tu duelo, y por lo que alcanzo a colegir de tu edición que hay un dolor más, cito para este comentario algo de Nietzsche:

"¡Oh hombre! ¡Presta atención!
¿Qué dice la profunda medianoche?
«Yo dormía, dormía, -
De un profundo soñar me he despertado: -
El mundo es profundo,
Y más profundo de lo que el día ha pensado.
Profundo es su dolor. -
El placer - es aún más profundo que el sufrimiento:
El dolor dice: ¡Pasa!
Mas todo placer quiere eternidad -,
-¡Quiere profunda, profunda eternidad!»"

Espero no haber hecho esta cita ya en tu blog, pues lo acostumbro en mis comentarios.

Mi abrazo Myr!!!

Abejita de la Vega said...

Bécquer sufrió mucho en su corta vida, hubo mucho cuchillo desgarrador, aunque alguna vez se nos muestre almibarado.

"Llevadme por piedad a donde el vértigo
con la razón me arranque la memoria.
¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme
con mi dolor a solas!

Tremendo dolor.

Besos, Myriam.

pancho said...

El dolor del alma es malo porque duele, pero es peor el físico que te merma y te acobarda y sólo quieres que venga todo de golpe para que te aniquile o te abandone.

Cuando el dolor es de verdad, no da tiempo ni a maldecir.

Buena idea la de comentar las rimas por temas.

Un abrazo.

Asun said...

Son versos de una fuerza tremenda, donde se palpa un dolor inmenso.

Buena recopilación la que has hecho.

Besos

ANTIQVA said...

Becquer era un hombre que se me aparece como muy abrumado por la vida... El transfondo de sus poemas muestra tanto el amor como el dolor mas intenso...

Tu seleccion es magnifica.

Un abrazo, amiga

Aldabra said...

dolor profundo, verdadero, contagioso... imposible no sentirlo leyendo estos versos.

biquiños,

jg riobò said...

La foto estupenda.

La Zarzamora said...

De un realismo poético desgarrador, es cierto.
Besos Myriam.

RAMPY said...

Tan real como la vida misma. Besos.
Rampy

Clara said...

Dolor de las entrañas,afilado,desgarrador, en estado puro...No hay serotonina que pueda con eso.
Mi padre de jovenzuelo leía a Becquer...me contaron mis tios con muchos parentesis,que tuvo una depresión estuvo en un hóspital,no por los poemas...estos le ayudaron.

Un abrazo,preciosa

Montserrat Sala said...

Sempre, que pensaba en Becquer,me venia a la memória los frases dulzonas
y resabidas de sus mas famosos versos:

Volverán las oscuras golondrinas...
Jamás pense que pudiera ser tan profundo y tan realista. me ha sorprendido.
Gracias una vez mas por ilustrarme, con tus comentarios.

Saludos.

Anna Jorba Ricart said...

Acertar las palabras que reflejen el dolor,tan real en nuestras vidas, de esta forma magistral como nos has traido a la memoria con estos versos de Becquer...es un placer.
Recibe mis saludos.

Angeles said...

Me quedo con este cierre tuyo:
Dolor tan real, tan genuino, tan intenso, como en la vida misma. Doy fé.
Será por eso que tanto nos llega este Gran "POETA".
Besitos.

Paco Cuesta said...

Hasta ahora llego a la conclusión que esnecesario leerlo con profundidad como bien sugieres.

Javier said...

Bécquer, un grande entre los grandes.


Saludos.

Graciela said...

Me recordaste cuando copiaba en la biblioteca a Bécquer y a tantos otr@s. Aún guardo los cuadernos :)

Besitos abupordos ♥

MAR said...

Fuerte y real...al final siempre vemos lo que incluso no queremos ver.
Mis cariños para ti.
mar

Estrella said...

Hola, Myr, vengo de la Acequia para ponerme al día en la lectura de Becquer.

He leido poco a Becquer (hace muchoos años) y la idea que me quedó fue la de que era un romántico sensible y edulcorado, pero ahora que acercas el foco a estos poemas tan llenos de dolor, tan intensos y desgarradores, veo que no lo leí con la atención que se merece.

Gracias y un saludo muy cordial

Estrella