Wednesday, November 24, 2010

El trabajo con la sombra (6)






Viene de la entrada anterior

Como lo venimos conversando y tal como tan acertadamente lo señalan  GRACIELA, ASUN, PEDRO y LOLI, rebajar a un niño sus capacidades,  enviarle mensajes negativos tanto padres como doscentes tales  como  que una niña es una hija no deseada o poner a alumnos en "la fila de los tontos" o decirles "lo más que vais a llegar será trabajar en el caminás" , que según me aclara LOLI es un sitio dónde trabajan prostitutas, es la mejor forma de tener adultos destrozados.  Eso no es educar: es destrozar al autoestima de un niño, es llenarlo de inseguridades y desvalorización. Es criminal. Si, criminal, porque atenta contra la integridad  de las personas.  Es reprobable viniendo  de padres, pero  ellos tienen el atenuante de la ignorancia. Viniendo de educadores es  incomprensible e imperdonable.

Como muy bien lo señala JAN la educación  de los niños es dificil y se los debería tratar delicadamente como pequeñas personas que comienzan a caminar como funámbulos por la vida -de ahí que necesiten la guía de los mayores- pero poniendo los límites de los que habla ESTRELLA. Los niños necesitan ser escuchados, guiados, amados, tratados con respeto y también necesitan límites firmes, que delimiten su mundo de tal manera que por medio de éstos se contengan sus ansiedades.

Me explico:  Los  niños o los adolescentes, interpretan el mundo como caótico, infinito y atemorizante y eso produce ansiedades, los asusta y angustia. Por otro lado, si no se les enseña a comportarse responsablemente de acuerdo a ciertos valores éticos,  creerán que todo está permitido y no es así. No puede estar permitido por ejemplo, causar daño a un tercero, apropiarse de un bien ajeno o insultar a otro niño o a un adulto.  Si el niño siente que  su padre o su madre "están desbordados" vamos por muy mal camino. Esos son los muy mal  llamados " niños problema": el problema es de  los padres, en todo caso,  que han permitido que las cosas llegaran  a este punto. Si no pueden, si no saben, si necesitan ayuda que bien la pueden necesitar porque nadie tiene el patrimonio de la sabiduría, siempre pueden recurrrir a asesoramiento por parte de psicólogos, asistentes sociales, etc. Las Municipalidades tienen todas o casi todas  un departamento de ayuda social y atención a familias.

Poner límites no es maltratar;  es educar, es  enseñarle al niño a sumir la responsabilidad gradual sobre sus actos. El comportamiendo dañino para él o para terceros se sanciona, se le pone una reprimenda y el bueno, se  valora, estimula y se  premia.

Los padres son padres, no amigos de sus hijos. Deben escucharlos, guiarlos marcándoles pautas de conducta que los habilite para vivir en sociedad  y brindales afecto, pero nunca ponerse a su nivel. Sé de casos en que los padres por no haber  puesto los límites a los hijos cuando más pequeños, en la adolescencia les tienen miedo. Como dice CLARA; hay adolescentes que se vuelven expertos saboteadores de si mismos o como GUSTAVO comenta a cerca de los jóvenes en Suecia, que  pasan por un " lavado de cerebro globalizado". Quiero entender que se refiere GUSTAVO a que los jovenes para evadir la angustia que les produce el crecimiento  sin afecto y sin límites que los contengan y les den seguridad,  tratan de evadirse  por  todos los medios posibles: abuso de  drogas, alcohol,  adicción a  videos juegos violentos,  mirando programas basura  en la televisión etc...

DILMAN nos habla de  los modelos triunfador-perdedor con que educamos a nuestros hijos:  vale un super héroe, el que todo lo puede, el self made man norteamericano, el hombre que con escasos recursos, poseedor de una gran habilidad y astucia, conquista el éxito. En la línea opuesta se ubica el perdedor (léase; el hombre normal y corriente). Un modelo individualista que importamos de Estados Unidos y que es muy perjudicial para nosotros, porque en la vida, nada es blanco  ni negro., sino que existe una infinita gama de grises. En la vida existen personas que no están rotuladas en ninguno de los dos extremos de la cuerda -es decir que son personas normales y corrientes- pero que uniendo esfuerzos, trabajando en equipo,  pueden  llegar a lograr grandes cosas, porque al cooperar están sumando cerebros y corazones.

Para poder avanzar en el proceso de autoconocimiento, para poder pasar la página, para poder trascender situaciones traumáticas   a las que nos hemos enfrentado de pequeños y que nos han marcado, como las que hemos mecionado más arriba, debemos aprender a:

E-  Perdonar:   Perdonar a las personas que nos hicicieron daño, que ¡ojo! no significa ni olvidar, ni amarlas. Simplemente poder  liberar la carga de dolor. Hay veces que es posible poder encarar a la persona causante del dolor y  preguntarle qué pasó, porqué actuó asi y darle la oportunidad de pedir perdón. Hay veces que, ni siquiera eso es posible, que él o la causante, no sea capaz de asumir su responsabilidad. Por mal que nos pese, ese es su problema. Nosotros tenemos la posibilidad infinita de demostrale, demostranos, que ella no pudo aniquilarnos. Qué más allá de  todo o justamente por eso, trascendimos todas las afrentas y el desamor, para ser sujetos dueños de nuestro destino.  Perdonar implica también perdonarnos a nosotros mismos, asumiendo que no somos los super héroes de DILMAN: sino asumiendo que somos personas falibles e imperfectas que vamos aprendiendo a través del ensayo y error que nos permite la experiencia en la gran arena de la vida.

F- Reconstruirnos:  Que no es otra cosa que apelar a todo nuestro potencial dormido y traerlo a la luz, arrancándolo a la sombra.  Por eso, HADA SALTARINA, preguntar a otro, no a cualquiera, sino a alguien que respetamos, que nos es significativo, que tenemos por persona de bien y cabal, que no pertenece  a nuestro círculo familiar más íntimo, ayuda a calibrar la imagen que tenemos de nosotros mismos inculcada en casa.  Sobre lo de "encajar"  en lo que se tenga que decir: siempre he creido que la comunicación más sincera y respetuosa que va de corazón a corazón es la mejor y por cierto, la única que nos ayuda a crecer como personas. Para no extenderme más, tomo nota para dedicar una serie de entradas futuras especificamente  a " La Comunicación".




Quiero agradecer  también a CORNELIVS, MERCHE, PANCHO y MARIA (de "Mi pluma de cristal")  sus comentarios de apoyo.

24 comments:

Graciela said...

Muy bueno Myr, estoy haciendo psicoterapia con vos :)

Perdoné, jamás he hablado del tema, creo que no cambiará nada y ahora, luego de otra tormenta tengo que Reconstruírme...porque desgraciadamente las secuelas que deja el maltrato, hace que veas 'normal' lo que haga tu pareja...si ya lo habías vivido en tu casa...

Así que estoy comprando ladrillos, están costando un poco más que cuando tenía 19 años...pero según el doc se pueden adquirir poco a poco.

Besitos y gracias por ésta conversación que nos damos aquí!

Graciela said...

lo que hace tu pareja, bueno me entiendes los errores, sí? :)

Chus said...

Cuanta verdad hay en tu entrada, pero hay personas que no quieren pasar página, yo tengo una compañera quede sus labios solo se oye ( es un decir ) La venganza es un plato que se sirve frió, hace años que la lleva preparando y me duele no poder hacer nada al respecto par impedirlo, lo he intentado por activa y por pasiva y al final creo que se acerca el día y yo me encuentro con las manos atadas, menos mal que la sangre no llegará al río, y quizás lo único que sufra sea su autoestima.
Bueno un abrazo

Montserrat Sala said...

Estoy completamente de acuerdo en todo y cada uno de los puntos que expones Miryam. Nunca he estudiado psicología, pero para mí todos estos ejemplos que mencionas, han sido siempre cosas de sentido común. y junto con mi marido hemos educado a nuestros hijos bajo esta premisa. Hemos sido padres, antes que nada. No colegas, la cualcosa tampoco quiere decir que no hayamos jugado con ellos, o hablar de todos los temas posibles. Lo han aprendido así y ahora siguen ellos con las mismas directrices de confianza y respeto. Entre ellos i con sus hijas. Tampoco sé si ha sido la suerte, o la causualidad pero estamos orgullosos del resultado.
Muhas gracias por tu estupendo trabajo.

Asun said...

Precisamente la falta de límites es una de las grandes lacras de hoy, que está creando grandes tiranos desde muy pequeños. Lo veo cada día en la escuela. La falta de atención y afecto, por otra parte, genera inseguridad e inadaptación, y si ya juntamos falta de límites y falta de afecto, los problemas están garantizados.

Totalmente de acuerdo en el significado del "perdón". Mientras no perdonemos el rencor y tal vez también el odio nos van carcomiendo por dentro, perjudicándonos a nosotros mismos. Por eso es tan necesario poder llegar a perdonar, para ya libres de rencor poner toda nuestra energía en nosotros y en esa reconstrucción que mencionas.

Una vez más me ha gustado mucho tu entrada. Muchísimas gracias.

Besos

Dilman said...

Gracias Myr por tus aportes en la elevación del bienestar del alma y con ello a la salud de las personas.
Una persona saludable es más amorosa menos agresiva y así cultiva su entorno.
Un abrazo!!!

nocheinfinita said...

Sigo leyendo estas entradas tan interesantes y tomando buena nota.

Un beso

noche

Merche Pallarés said...

Muy, muy interesante querida Myriam y cuan cierto. ¡Qué difícil es educar a unos niños! Pero hay que hacerlo. Recuerdo que cuando yo me encontré con tres niños de 3,6 y 7 años a mis 21 (estuve encantada porque ya tenía una familia hecha) pero ¿educarles? ¡Menuda responsabilidad! pero, sinceramente, creo que lo hice bien porque hoy en día mis niñas son unas grandes mujeres. (Desgraciadamente mi hijastro Pancho--el que tenía 7-- murió en un accidente de coche a los 28 años).
Tuve mi método de disciplina y de recompensa. Por ejemplo, se alborotaban jugando y peleando, les separaba en cuartos diferentes (cuarto de baño incluido) con las puertas abiertas y las luces encendidas por supuesto, hasta que se calmaran. Al final se entretenían dibujando, leyendo... Luego tenía un sistema de estrellas doradas que les iba poniendo en una lista durante toda la semana según se habían portado, el que ganaba más estrellas en todos los apartados: obediencia, diligencia, estudios, ayuda en casa, etc. Se llevaba una paga extra al final de la semana. Y nada de ver la televisión a partir de las 21:00 (ni cuando comiámos o cenábamos que eran momentos de tertulia familiar). Es curioso ver como mis hijas han usado los mismos métodos con sus hijos.
Me he enrollado como una persiana. Perdona, Myriam. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. said...

Quizá los niños no sean adultos, pero son personas y hay que tratarlos como tales.
Y, en efecto, perdonar(se) es la base para iniciar el camino correcto.
Besos.

Fernando López Fernández said...

Buen artículo Myriam. Es curioso, pero he cambiado niños por adultos y el resultado es prácticamente el mismo. la educación no acaba en la infancia.
Un beso

María said...

La pana ¿sabes cual es MYRIAM?

que seamos tan poco... pues no sé, personas ¿adultos quizá? no sé, tan poco humanos de mellar la autoestima de un niño, vamos de nadie y... luego haya que reconstruirla.

Verás, ya que hace tiempo que no me paso, hoy me voy a dar el gusto de despacharme a gusto contándote algo, para lo que espero tengas un poquito de paciencia. Verás, cuando mi hijo tenía 5 años, sus profes se alarmaron todos porque en lugar de progresar en la lecto-escritura, desconectó del todo y comenzó a ir para atrás. Verás mi hijo, siempre ha sido tremendamente inquieto, un rabo de lagartija, desde bebé, que se amplificaba al comer muy mal y dormir pésimamente. Bien, paralelamente es un niño con un CI muy alto, rayando al sobredotación motivo por el cual, sus profes no se explicaban porque no avanzaban y comenzamos ¡¡todos incluída yo, Dios mío!! a presionarle más y más suponiendo que nos toreaba a todos, llegó un momento en le que yo le veía sufrir tanto siendo tan pequeño, que me comencé a hacer preguntas a observarlo y a pensar que algo estábamos haciendo todos fatal. En aquella época mi viva, mi objetivo y mi absoluta obsesión era él, bueno siempre han sido mis dos hijos pero al ver una situación absolutamente desesperante, porque eso era lo que me transmitían sus profes, queriendo ayudarles a ellos, entre todos hundimos a Sergio, mi hijo se llama SErgio, MYRIAM.

Bien, comencé a darme cuenta que su inquietud al abordar la escritura era exagerada pegando además la nariz al papel cuando en realidad usa gafas porque es un poquito miope, me di cuenta que los ruidos fuertes y especialmente los agudos lo han puesto siempre nerviosísimo, total MYRIAM me di cuenta que lago fisológico no iba bien, que no era que él no quisiera es que algo le ocurría, a todo esto te contaré que mi cuñado es oftalmólogo y me juraba que sus ojos estaban perfectos y los especialistas lo diagnosticaron de TDHA, con la consiguiente receta de metalfelinato como única salida. Yo me negué en redondo y a partir de entonces investigué hasta dar con una OPTOMETRISTA que me confirmó que efectivamente no enfocaba el ojo y movía el cuerpo para acomodar la visión así como que era hipersensible a los sonidos que para otros eran normales en lagunas frecuencias a él hasta le dolían...

Bien MYRIAM, entre esta delicia de mujer, que nos salvó la vida a ambos con sus ejercicios que resituaron ojos y oídos y cambiar totalmente de sistema, sustitullendo las riñas constantes y castigos por frase de ¡¡tú puedes mi amor!! ¡¡ya verás como te sale!! ¡¡Uuuuy, qué maravilla Sergio!! el niño comenzó a despegar siendo hoy que tiene 12 años un niño que saca unas notas estupendas, duerme como un lirón, jamás fue medicado y en definitiva es un niño absolutamente normal y feliz...

Sus ojos y sus oídos no estaban bien, pero la más maltrecha de todos, era su autoestima, sin darnos cuenta le hundimos y cuando eso cesó, el floreció como te he contado, tuvimos que trabajar muy duro con sus ojos y sus oídos, pero lo que más le curó fue la paciencia, el sentir que no era su culpa, que tenía todo el apoyo y cariño del mundo empujando por él y así es lo que te he contado, un niño feliz y muchísimo más feliz que él al verlo así.


Espero que me perdones este desahogo, pero me apetecía contártelo, por si a alguien le sucede algo parecido, que jamás, jamás olvide que con apoyo, paciencia y cariño a los niños se les arregla todo, si falta eso... pues sí los destrozamos y luego si hay suerte... a reparase al taller de MYRIAM:-)


Mil besos guapísima y gracias por aguantar este rollo.


PD
Todo lo que tú has escrito, firmado y rubricado:))

María said...

Releeo MYRIAM y como no lo hago antes de lanzar el comentario, soy así de impulsiva, veo que he cometido muchos errores, sorry...


Donde te puse... él es ahora un niño feliz y muchísimo más feliz que él ( falta, el YO) al verlo así.


Más besos y todo mi cariño, MYRIAM.

María said...

Como te comenté en un post anterior de los de la sombra, es terrible cuando una madre no valora a un hijo, como en el caso de una madre que lo que está haciendo con su hija es destruirla porque no la apoya, y la dice constantemente que va a suspender, que no la extraña nada que la llamen tonta sus compañeros porque no sabe nada, cuando en realidad, lo que debería hacer esa madre es ayudarla, apoyarla, y no hundir moralmente a esa hija que el efecto que está consiguiendo es que su autoestima esté por los pies.

Un beso.

María said...

Acabo de leer tu comentario en mi blog y acá me vengo para aplaudirte:

¡¡¡¡EXCELENTE MENSAJE POSITIVO QUE ME DEJASTE!!!!

Fíjate a mí me cuesta mucho decir que no, y mira en este caso, me sirve de ejercicio para practicar, oye que no había caído en ello jajaaja, en serio, gracias por haberme hecho llegar hasta esa reflexión.

Mi admiración y otro beso.

Janeth said...

Muy bueno el texto, hace falta tener en cuenta mucho de estas reflexiones, para poder educar a los hijos con sensibilidad y amor, para hacer de ellos personas de bien en el futuro

Migue said...

Hola Myrian,casualmente llegué a ti,por el comentario que le dijiste a María sobre la importancia de aprender a decir ¡No!cortito y amable a veces con los proveedores de servicios,que molestan insistentemente en el celular, o en el teléfono de línea.
Me encontré con este blog tuyo que considero muy importante y útil para muchísima gente.Ese mismo,... No,poniendo límites en el caso de los hijos, lo agradecerán el día de mañana.Claro que hay que dar todas la explicaciones del porqué,...No!.
Mencionas la importancia del perdón, que da paz a quien lo emite,aunque no vuelva a ver o,a darle la espalda a quién le hizo mal.
Bueno,volveré,... tienes un mundo de temas para leer.
Te felicito y saludo con mucho afecto.

Hada Saltarina said...

Muchas gracias por ese tomar nota con respecto a hablarnos de la Comunicación, y gracias por estos textos tan bien estructurados, amenos y ricos en enseñanza.

Besos

Myriam said...

Queridos AMIGOS les respondo aquí de forma individual y gracias a cada uno de Uds. por partcipar en esta serie de charlas:

GRACIELA: a comprar ladrillos entonces, que nunca es tarde y ¡¡¡mucha suerte!!!.

CHUS: tu amiga que quiere venganza, está generando odio. Un odio que en definita, como dice ASUN en su comentario, carcome por dentro. Ella se perjudica y ella es la única responsable de eso. NO su historia pasada, no sus amigos. Una verdadaera pena.

MONTERRAT: Me alegro. La base es la confianza y el respeto. Respetando a los hijos, éstos aprenden lo que es el respeto y a respetar a otros.

ASUN: Faltan ambas cosas afecto y puesta de límites. DE acuerdo contigo, el odio carmcome por dentro y envenena a su portador.

DILMAN: la base de todo es el amor. Si hay amor, la consecuencia es la salud. Tú hablas del salto empático en tu blog. Pués eso, se necesita amor para ponerse en el lugar del otro y únicamente así nos salvaremos como especie.

NOCHEINFINITA: Gracias amiga y me alegro de serte útil.

MERCHE: Ningún enrrollado. Gracias por tu relato familar. LO mismo me dije yo cuando me casé con el padre de mi hija a tu misma edad y el aportó dos varones al matrimonio. LO siento por tu querido Pancho.

Myriam said...

PEDRO: Tienes mucha razón es que los niños SON personas, merecen respeto y amor. Merecen ser escuchados y valorados.

FERNANDO: De acuerdo contigo, vale para los adultos también.

MARIA ( Abog). Gracias por el relato de su hijo Sergio.¡Cuánto me alegro de que hayas encontrado la raiz del problema y le hayas brindado todo tu amor y apoyo!

Todos los padres o casi todos en algún momento cometemos algún error. Fíjate yo recuerdo que cuando me mudé divorciada y con mi hija de Suecia a Argentina, le corregía encima de las "no correciones" de la maestra de español que era de la idea de que la chica se daría cuenta sóla y seguía escribiendo frases con construcción gramatical sueca o sea a lo indio (Yo había sido en Suecia su maestra particular de español) Me decía en Buenos Aires a mí misma: la nena tiene que adaptarse rápido, no puede perder tiempo, (en esa época yo marchaba por la vida como una locomotora de un tren Exresso o mejor dicho, de un AVE) y me llamaron del Colegio. La maestra, aún lo recuerdo como si fuera hoy, me levantó en peso y de entre las muchas cosas que me dijo... fué que yo la estaba presionando a la chica, que le estaba exigiendo demasiado. Me enojé con la maestra, recuerdo, le dije que me veía obligada a corregir encima lo que ella no corregía, que hiciera entonces su trabajo, que no le hacía ningún favor a mi hija siendo condescendiente. La cuestión es que después medité mucho sobre este suceso y bajé la velocidad. Vamos aprendiendo a ser padres por el camino. La cuestión esa darnos cuenta y rectificar.

MARIA (Cristal): asi es. tal cual, ante todo amor y valoración con el corazoncito caliente, el niño-a florece.

JANETH: lo mismo que a MARIA ( Cristal) te digo.

MIGUE: Bienvenido a mi blog en dónde espero que te sientas cómodo. Ya voy a visitarte.
Efectivamente, perdonar da Paz, interna a la persona que lo hace.

HADA SALTARINA: gracias a tí por traer la inquietud.

BESOS Y ABRAZOS A TODOS

MIMOSA said...

La infancia, marca ciertamente, a fuego, sin embargo, a veces, huyendo de lo vivido, repetimos patrones, los adquiridos en aquel trasiego de lucha permanente, por lo que fuimos y pudimos haber sido.
El niño, en pleno aprendizaje, necesita de esa mano que les guíe, que le indique y marque esos límites tan necesarios, pero con amor y cariño se consiguen más cosas que con totalitarismo, influye muchísimo el ambiente en el que se vive.
Por ejemplo, hoy día dedicado a la violencia de género, ¿qué podemos esperar de un niño que ve constantemente esta situación en casa, por mucho cariño que a escondidas le de una madre, por más lecciones de vida que intenten inculcarle, qué será de él, ella, en el mañana?
Debería de ser la etapa más tierna, la más bellamente recordada.
Personalmente, la mía no lo fue, fue dura como casi todo lo que vino después, quizás por lo marcado que uno puede llegar a quedar por ella.
Por eso este trabajo conmigo misma, por eso, ya no duele tanto mirar atrás, por eso hoy se perdonar, por eso espero saberme algún día reconstruida y no repetir patrones, sólo saber amar y enseñar.
GRACIAS UNA VEZ MAS POR ESTE TRABAJO EN LA SOMBRA.
UN FUERTE ABRAZO!!

Myriam said...

MIMOSA: Un abrazo y gracias por tu coemntario.

Merche Pallarés said...

Gracias Myriam por tu e-mail. Ahora lo he leido y me ha encantado lo que cuentas de tu hija. Besotes, M.

Paco Cuesta said...

Son como una esponja que TODO lo absorbe. TODO incluye nuestras reacciones y comportamientos no sólo con ellos si no con el mundo que los rodea. Sin tensión, pero hemos de estar siempre atentos.

Myriam said...

PACO: de acuerdo totalmente contigo. Abrazo