Wednesday, October 20, 2010

El trabajo con la sombra (1)



El trabajo con la sombra es necesario como dice PEDRO, para que podamos crecer. En primer lugar porque como dice ELE, no podemos desterrar las sombras aunque querramos y  en segundo, porque como dicen  MARIA y Ma TERESA éstas nos acompañan y es más, viven con nosotros, como recalca FERNANDO ; o como agrega  ASUN nos preceden o nos persiguen. Pero nos asustan y no las queremos como nos lo recuerdan  CORNELIVS y SARVAVITA si son ecos del pasado -o fantasmas- como las llama MONTSERRAT. Tiene razón DILMAN  cuando afirma que si fuéramos conscientes de nuestras sombras seríamos más solidarios y menos indolentes e insensibles. Lo que sucede  es que si las negamos y nos giramos al sol como los bellos girasoles de FAYNA podemos,  como nos señala oportunamente  JAVIER G R, incluso convertirnos en ellas, por eso conviene hacer buenas migas con las sombras y abrazarlas  como dicen PANCHO y ANGELES, para no alcanzar,  tal como PANCHO lo sugiere, la penumbra eterna, porque de sobra sabemos  que cualquiera de nosotros  es capaz de cometer actos terribles (por lo que, actuar bien desde el punto de vista ético es una elección personal).

Lo repetimos: Todos tenemos sombras como MERCHE  lo reconoce. Hasta los árboles de TXEMA nos las brindan generosamente y  en las cuales nos podemos cobijar. No tener sombra -aún siendo niño- entra en el reino de la fantasía como VIRGI  y PRUNUS nos lo recuerdan.


Pero... ¿Cómo podemos trabajar para amigarnos con ella,  es decir, para integrar los aspectos negativos de nuestra personalidad en nosotros? ¿Conviene que nos peliemos con ella, qué tratemos de extirparla como a un cancer?


Definitivamente mi respuesta es un rotundo NO y voy a explicar el por qué de esta afirmación:

Hay dos puntos de partida en Psicología que son fundamentales y de cada uno de los cuales derivan una serie de escuelas. Cada uno de estos posicionamientos tiene  su corpus teoricum correspondiente que lo acredita cientificamente y su metodología específica de trabajo siendo ambas posturas igualmente válidas: La primera  trabaja desde la enfermadad y busca curarla y la segunda - a la que yo adscribo- trabaja desde la salud, desde los aspectos sanos de la persona buscado siempre su pontencialización. Ambas posturas empero, buscan por vía  del autoconocimiento, que el individuo abandone su posición de víctima ( en la que, entre otras cosas, es manejado por su sombra)  para que pase a ser sujeto actuante y tome control sobre su vida y sus actos.


Por un lado, si consideramos que el flujo de energía es contante  en el Universo, según entiendo que dicen los físicos, la  energía no aumenta ni disminuye, sino que se transforma. Esto hace que si  nos focalizamos en  lo positivo y ésto aumenta, obligadamente lo negativo tiene que disminuir.  Por ésto creo importante, como primera medida,  apuntar a potencializar nuestro lado numinoso; ese que todos tenemos. 


Por otro lado, necesitamos aprender a bailar con nuestra sombra. He aquí algunos puntos a considerar para lograrlo:


A- Auto-observación:

1-  Observar en nosotros los lados negativos, por ejemplo: " el juez crítico", ese que nos dice que no somos suficiente buenos, que no valemos, que no servimos o "el personaje soberbio", ese que hace que denigremos a quienes se relacionan con nosotros.

2- Observar las emociones que ese personaje de la sombra nos provoca. Por ejemplo  El juez crítico: me hace sentir pequeño, dolido, inservible. Me da rabia de mi mismo verme así. Por Ejemplo: " el personaje soberbio": me hace humillar y pisar a las personas, las odio,  disfruto causandoles daño.


3- Observo de dónde surge todo ésto. Voy a las fuentes, al inicio de mi vida. ¿Cuáles son los mensajes que recibi de pequeño? ? ¿quíen me decía  tal o cual cosa? ¿Cómo me hacía sentir eso? y  ¿Cómo me defendía yo de esos ataques?


4- Observo las opciones que tengo si quiero cambiar la historia y comenzar a actuar de manera diferente. Es decir, ¿qué exactamente quiero cambiar? y  ¿cómo me gustaría actuar de manera  diferente?


5- Observo mis resistencias:  ¿Qué me frena?



En la próxima entrada  el miércoles que viene, veremos como podemos romper el modelo de víctima, en el que quedamos atrapados en las redes de nuestra propia sombra y como podemos pasar a ser sujetos actuantes  para reescribir el guión de nuestras vidas con tinta de vida plena.


En este enlace, el punto de partida de la reflexión conjunta.


21 comments:

Javier said...

Quiero leer tu entrada con más atención, otra vez.
Pero lo primero que me viene a mi pensamiento es ¿Quiero verdaderamente cambiar? ¿Me gustaría actuar de manera diferente?
Desde luego que me gustaría ser mejor persona, más tolerante, más valiente, saber amar mejor de lo que he amado, saber disculpar.
Soy tan imperfecto que la lista bloquearía a todos los demás comentarios.
De todas formas me has hecho pensar, gracias.

Saludos.

P.D. : Pensaré en las cosas que me frenan.

María said...

Te felicito Myriam, por este post tan trabajado poniendo nuestros puntos de vista sobre las sombras en un post, en el cual, con él, me has hecho reflexionar sobre el lado negativo de mis defectos para poderlos -aunque no cambiar porque soy así y no puedo ser de otra forma-, pero sí intentar suavizarlos. El próximo miércoles estaré pendiente de tu post para intentar ver más luz en esas sombras oscuras que las hacemos negativas y nos acompañan, me parece muy interesante lo que vas a hacer.

Un beso.

Montserrat Sala said...

vaya, vaya, Miryam: No tenia idea de que nos estabas psicoanalizando, por nuestras respuestas. Yo contesté banalmente, sin querer profundizar en la pregunta que me pareció banal.
Tienes una capacidad de síntesis increible, y espero tus enseñanzas sobre este tema del próximo miercoles.
Gracias amiga, yó, ya te lo decia en algun post anterior: Contigo simpre se aprende y esto es muy de agradecer.
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. said...

Sin conocernos a nosotros mismos y reconocernos no hay ningún paso más allá, en efecto.
Buena reflexión, Myriam.

Mar said...

Magnífica entrada.

¿Sabes qué es lo malo?.
Que muy pocas personas, en este mundo, reconocerán lo gusanos que son. Que trasladarán sus vicios, miserias, MENTIRAS, al prójimo. Éllos serán los buenos, siempre. El engañado. La víctima. Estarán por encima del bien y del mal, juzgando. Cuando su vida, a poco que la examines, es pura mentira, puro teatro (como dice la canción).
Todo falsedad, vaciedad.

Perdona por el tono de mi comentario.

Saludos y, vuelvo a darte la enhorabuena por tu entrada.

LOLI said...

Como a Cornelivs y Sarvavita si son ecos del pasado me asusta y no las quiero.
Que bien que nos ayudas a superarlo.
MUCHAS GRACIAS MYR

BESAZOSSSSSSS

Asun said...

Las sombras no existirían sin la luz, así que si hay sombras es porque también hay luz.

La cuestión es que de niños nos han machacado destacando nuestros aspectos negativos (o lo que a sus ojos eran negativos), grabándonoslos a fuego hasta que los hemos hecho nuestros, y han obviado los positivos. Todo esto genera miedos, inseguridades... que suele ser lo que nos frena.

Ahora nos toca darles la vuelta recorriendo un camino, a veces arduo, lleno de piedrecitas que se nos meten en el zapato y que poco a poco tenemos que ir retirando.

MUCHAS GRACIAS por poner un mucho de luz con tu trabajo.

BESOTES

PD: Me encantan éstas entradas que haces tomando como punto de partida nuestros comentarios anteriores.

Catalina Zentner said...

Reflexiones como esta nos ayudan a reformular muchas cosas...por supuesto, no es fácil la aceptación y el intento de cambiar.
Gracias, Myriam, una vez más.

Hada Saltarina said...

La sombra; qué tema tan interesante. Estoy de acuerdo en que hay que adentrarse en ella desde la positividad (me gusta eso que argumentas sobre la transformación de la energía). ¿Sabes? Las cartas de El Symbolon es lo que abordan, siguiendo esa idea de Jung. A veces, cuando buceamos para encontrar nuestras sombra descubrimos que no era "tan fiero el león como lo pintaban" y nos reconocemos en una sombra pequeñita que fuimos agrandando por puro miedo y desconocimiento.
Besos

Josep Julián said...

Hola Myriam:
Aquí estoy de nuevo para comentar esta valiosa entrada en el que se aborda el autoconocimiento, tema del que sabes que acostumbro a hablar en mi blog. Acabas señalando la destilación que como víctimas hacemos de nuestra autoevaluación y aunque sospecho la respuesta, estará atento a tu próxima entrega.
Un fuerte abrazo.

Paco Cuesta said...

Si somos capaces de hacernos todas esas preguntas, podemos estar en vias de solución.
Tenemos capacidad para romper las ataduras, tal vez nos falte fuerza o entusiasmo.

pancho said...

Hay gente que se tuerce porque es más fácil la indolencia y dejarse llevar por lo que te rodea, no por traumas que vienen de atrás.

Los peligrosos son los tipos de la sombra dividida.

Un abrazo.

Graciela said...

Cuando leí tu artículo con la fotografía de la sombra, dije no comento. Es que desde hace un tiempo, las sombras de la niñez y adolescencia, me persiguen.
Esto es lo que te habría dejado.

Ahora, ya hemos trabajado con el terapeuta sobre ello, pero suceden ciertas cosas que me llevan a ese lugar.

Cómo crece un niño al que se le dicen palabras muy crueles?

Besitos, me encantó tu mirada :)

virgi said...

Volveré. Pero antes, gracias por la fantasía con que me adornas.
Un abrazo

mipequeñomundo said...

Hola!!:
Quiero compartir contigo la alegría
de los 100 amigos blogueros. Te
Invito al “brindis”. Te espero en mi
pequeño mundo. Cariños. Rayén

Myriam said...

A TODOS: Escribo mi siguiente entrada en base a vuestras respuestas. Gracias por participar.

Besos y ABRAZOS a TODOS

Myriam said...

MONSERRAT: no, amiga, yo no psicoanalizo a nadie. Sería muy desprolijo de mi parte hacerlo en todo sentido: profesional y personal.
Trato eso si, de poner mis conocimientos y experiencia al servicio de mis amigos.

Un abrazo

nadasepierde said...

Este ejercicio que propenés, es lo que estamos viendo en un curso que estoy haciendo, donde se habla del guión de vida que escribimos (o dejamos escribir con todo eso que vivimos de chicos ) y como ver para que nuestra vida sea un plan conciente nuestro, y no un guión que otros quizas escribieron para nosotros.
Estoy aprendiendo que lo lados oscuros, o las sombras, tambien son parte nuestra...amigarse con eso también.

un beso

Juan said...

Myriam

Muy buena reflexión. Considero que lo fundamental es conocer nuestras sombras para poder convivir con ellas, pues al ser conscientes de su existencia no nos pueden hacer daño.

Un abrazo.

Juan Antonio

BIPOLAR said...

Vengo de tu futuro (porque voy hacia atrás) y sigo sin saber cómo dominar a la bestia parda

Cornelivs said...

INTERESANTISIMO POST, AMIGA MYR. LO HE IMPRIMIDO PARA SU ESTUDIO. AHORA VOY A POR LAS OTRAS DOS ENTRADAS TUYAS.

BESOS...!