Wednesday, October 27, 2010

El trabajo con la sombra (2)



Viene de mi entrada anterior

El trabajo con la sombra no es una tarea facil, requiere de nuestra concentración y de nuestra disposición o motivación  a enfrentarnos con esos aspectos de nosotros mismos que no queremos reconocer en nosotros y que por no hacerlo, justamente éstos adquieren la forma de fantasmas que se vengan tomando control sobre nosotros mismos, lo que nos coloca en una posición de víctima o hace que los proyectemos afuera, en otras personas.

EL autoconocimiento es una tarea personal. Hay una máxima oriental que reza: "si quieres cambiar al mundo, comienza por ser el jardinero de tu propia huerta".  De eso se  trata, de comenzar por nosotros.


No podemos cambiar, en efecto, quienes somos, aunque sí suavizarnos. Pero si podemos cambiar  nuestra forma de posicionarnos ante la vida. Lo voy a explicar con un ejemplo:


Tres carpinteros están haciendo exactamente lo mismo.
Se acerca a ellos  José y le pregunta a cada uno lo que está haciendo:
El primero, molesto, le responde: "Estoy poniendo ladrillos"
EL segundo, con voz lacónica, le dice : " Estoy montando una pared"
El tercero, con optimismo, le contesta:  "Estoy construyendo una Catedral".


Una misma realidad, tres formas distintas de apreciarla. Es decir, tres formas distintas de posicionarse ante ella. No podemos cambiar lo que nos pasó de terrible en nuestra vida -cada uno porta su propia cruz- pero si la forma en que nos posicionamos ante ella.


El primer paso, como dije en la entrada anterior, es la autoobservación.

B-  Autobservación más profunda:


Si observamos  un poco más profundo, vamos a darnos cuenta de que estos estos personajes de la sombra " el juez critico", " el personaje soberbio" etc, no están solos, ni son nuestra esencia, nuestro ser, sino sólo aspectos de nosotros.  También hay otros aspectos positivos, otros personajes positivos, que no reconocemos en nosotros y que también están en la sombra... ¿Cuáles son? Dejamos que éstos también hablen y se manifiesten.... Recordamos que estamos conectándonos  con todos esos personajes, buenos y malos, que forman parte de nosotros, de nuestro ser integral.



C- Relajación, visualización y juego con esos personajes:


Nos ponemos en posición cómoda con ropa cómoda. Respiramos profundamente, lentamente. Inspiramos por la nariz y exhalamos por la boca. El aire tiene que llenar los pulmones hasta el fondo (nuestro abdomen sale cuando éstos se llenan de aire).


Hacemos varias respiaciones profundas cada vez más lentas.

Comenzamos a visualizar los personajes de la sombra como si estuviéramos viendo una película o una obra de teatro. Nosotros somos el director del cine o de teatro, y como tal,  hacemos que hablen, corran, digan cosas, cambien de tamaño agrandándose o achicándose a nuestro antojo. Hacemos  hablar a unos y a otros. Si lo deseamos, entramos en el set y comenzamos a bailar con ellos o los enfrentamos y les decimos cosas, como que no nos molesten cuando no queremos. En fin, usamos de nuestra imaginación. No tenemos miedo porque nosotros somos quienes los dirigimos  y nosotros -nuestro ser integral- es más que la suma de esos personajes.


__

El objetivo de este ejercicio (hay muchos)  es conocernos y reconocernos:  tanto nuestros aspectos positivos como los negativos, para irlos integrando en nuestra personalidad y decidir  si queremos incrementar los positivos  y suavizar los negativos, o dejarlos así, pero sabiendo que tanto unos como otros forman parte de nosotros.





En la próxima entrada el miércoles que viene, seguiremos dando un paso más en este proceso de autoconocimiento.

23 comments:

mariarosa said...

Hola:

No sé si me equivoco, creo que esa personalidad se va forjando de la cuna, del ambiente familiar. Una familia ónde los padres son negativos o uno de ellos lo es, es seguro que el de personalidad más fuerte siembre en los hijos su sello.

Interesante tema.

Un saludo.

mariarosa

LOLI said...

Muchas gracias guapa me lo reelere las veces que me haga falta hasta que se meta muy dentro de mi.
Te hago caso y durante el día hago las respiraciones que me digistes y me va muy bien,me relaja.

Gracias y un besazo

María said...

Me parecen muy interesantes estos posts que estás publicando para autoconocernos un poquito más, y sobre todo, porque sirven para perfeccionarnos, alimentándonos de los aspectos positivos de nuestra personalidad, y en cambio, en las negativas, como es dificil cambiar ya que así somos, pero sí, intentar moldearlos con el conocimiento de nuestra personalidad.

Como ya te dije, seguiré, especialmente, estos posts, los miércoles, querida Myr, y sobre todo, intentaré realizar las respiraciones profundas.

Un beso.

María said...

Es verdad MYRIAM,

que una de las cosas que más cuesta al ser humano es conocerse así mismo. Por extraño que parezca, hay personas que se llenan de ruidos para no oírse, no sé si porque temen descubrir lo que hay debajo de ellos o porque de verdad, son incapaces de intentarlo.

Y lo cierto, es que esa es una labor que sólo nosotros podemos hacer e imprescindible, para caminar por la vida y saber querernos, con todos los defectos que tengamos, si no somos capaces de conocernos y aceptarnos, tal cual somos, viviremos en constante conflicto con nosotros y con los que nos rodean, al menos, eso pienso.

Me gustan estas sombras tuyas...

Un besito muy grande de mi parte, para ellas y para ti, cielo.

Hada Saltarina said...

Cuando hablas de la sombra me ha gustado especialmente ese apunte hacia una sombra negativa pero también una positiva. ¡Cuántas veces uno no sólo desconoce sus verdadero fallos sino sus más nobles virtudes!

Un abrazo

Asun said...

Cuando empezamos a mirarnos con detenimiento, normalmente nos vemos más los aspectos negativos que los positivos, tal vez porque sean los que, de niños, nos han recalcado una y otra vez. En la infancia son muy importantes los refuerzos positivos.

Hasta ahora nunca se me había ocurrido la posibilidad de ver esos personajes positivos como parte de la sombra, pero es cierto que si unos son sombra por mostrarse excesivamente y machacar con su sonsonete, los otros lo son por esconderse.

Hoy, aquí y ahora, tengo a los fantasmas toca-narices (por ser fina) encerrados en las mazmorras del castillo, que son muy bullosos y no dejan hablar a los demás.

Muchas gracias por esta serie tan didáctica.

Un beso GRAAAAANDE

FAYNA said...

Myr, clarificante terapia la que propones. Prometo ponerla en práctica. Ya te contaré...
Besosss.

Javier said...

"Conócete a ti mismo", sí, todo está bien.
Pero, ¿Y si al conocernos demasiado no nos gustamos? ¿No es mejor el desconocimiento aunque sea algo cobarde?
¿Y si encontramos algo en nuestro interior, que lo encontraremos seguro, que nos desagrade?

Hago el ejercicio de respiración: Alea jacta est.

Saludos.

nocheinfinita said...

Interesantísimo post, tendré que empezar a ponerlo en práctica. Gracias¡

Un beso

noche

Aldabra said...

es muy interesante esto del juego de las sombras, nunca lo había oído como terapia.

lo que sí me parece fundamental es aprender a aceptar nuestro pasado, a mí me costó muchísimo tiempo pero creo que lo logré, con ello se consigue enfrentar el futuro de una manera más benévol y sin lastres.

biquiños,

Pedro Ojeda Escudero. said...

Es una excelente y oportuna serie esta tuya.
Se me ocurre que hay un primer paso que ya diferencia a los que quieren conocerse de los que no: querer hacerlo. No todos son capaces.
Besos.

Antonio said...

Si no recuerdo mal, tus ejemplos basados en las teorías de la motivación X, Y y Z, son bastante significativas de la posición de los sujetos respecto a su idea de integración en el grupo y de la actitud, no solo ante la realización de una obra, sino ante la propia vida en su conjunto.

Mi opinión personal es que el conocimiento de uno mismo implica un acto de autocrítica, mediante el biofeedback que ya, de por sí, te ubica en el camino de la solución o del encuentro contigo mismo.

Las técnicas que puedan ayudar en esta obligada tarea son una gran ayuda.

Besos

nadasepierde said...

A trabajar con uno mismo, entonces!!!
un beso

Juan said...

Miryam, intentaré realizar esa relajación y visualización. Nunca me había parado a pensar en las sombras positivas. Me parece muy importante el conocimiento de las sombras para coexistir con ellas de la mejor forma posible.

Un abrazo.
Juan Antonio

Jovita said...

Es durísimo enfrentarse con la sombra pero es un trabajo gratificante ya que te aporta el conocimiento de ti mismo y de ahí te lleva a la aceptación. Uno se da cuenta de sus proyecciones, de sus miedos, ...Es un trabajo que es necesario.
Me gustó.

Myriam said...

JOVITA: Muy bienvenida a mi casa en la que espero te sientas a gusto.
Saludos

pancho said...

Importante el consejo de no dejarse llevar por el primer impulso; contar hasta tres antes de actuar, aunque se trate de la peor ofensa, te evitarás muchos conflictos, te ahorrarás tener que enfrentarte al acto del arrepentimiento, que siempre cuesta. Llevamos el orgullo, la razón y la verdad absoluta cosidos a nuestra sombra.

Dilman said...

Qué sombras más feroces tengo!
Un abrazo Myr!!!

Montserrat Sala said...

MUy interesante este estudio que pretende que noc conozcamos a nosotros mismos a través de nuestra propia sombra. De momento no lo tengo muy claro. Las respiraciones profundas ya las estoy haciendo. Por algo se empieza. Un abrazo Miryam.

El Drac said...

Y pensar que uno actúa instintivamente como un autómata en casi todos los momentos de la vida. Muy buena entrada.

BIPOLAR said...

¡Qué interesante!

¿Y si uno ya conoce de todos sus demonios?

Elsa said...

Hola Myriam, muy interesantes tus entradas sobre la sombra. Estoy de acuerdo en que la sombra forma parte de nosotros y que el conocerla y el aceptar que está son los primeros pasos para poder cambiar.

Un beso
Elsa

Cornelivs said...

TAMBIEN ESTA LA HE IMPRIMIDO, AMIGA MYR, ES FANTASTICA LA ENTRADA. AHORA VOY A POR LA TERCERA PARTE.

BESOS...!