Sunday, April 12, 2009

La renovación del águila.

El águila es el ave de mayor longevidad de la especie. Llega a
vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, deberá tomar una seria y difícil decisión.

A los 40 años, sus uñas están apretadas y flexibles, sin conseguir tomar a a sus presas de las cuales se alimenta.

Su pico, largo y puntiagudo se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas, gruesas.

Volar se hace tan difícil!!!

Entonces, el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación, que dura 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar.

Después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear con su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo. Después de arrancarlo, esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas.

Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas.

Después de cinco meses, sale para el famoso vuelo de renovación y para vivir 30 años más.

En nuestra vida, muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación.

Para continuar un vuelo de victoria, debemos desprendernos de hechos, costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor.

Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae.

Anonimo

17 comments:

guillermo elt said...

Tal vez, y solo, tal vez... podría ser más constructivo, más enriquecedor, más hacedor de un ser humano fuerte, aprender a vivir con ese dolor, hasta dominarlo, superarlo y poder mirarlo cara a cara para poder decirle... "Te tengo agarrado por ... por ahí"... :)))???

Ya digo, es na pregunta, pero que encierra una afirmación, cómo no.

Yo conozco el caso de un matrimonio... hace bastantes años... que cada vez que ella le decía a él que fregara, era una pelea.

Fueron a un asesor matrimonial y les dijo que el problema era bastante sencillo: "comprar un lavavajillas"...

Cuando me lo comentaron ellos -ya digo que fue hace muuuchos años- yo me sonreí por mis adentros, pensando que eso era "pan pa hoy yhambre pa mañana"

Hoy, ese matrimonio está separado.

Besicos.

guillermo elt said...

Ahora bien, si esa renovación trata de coger al toro por los cuernos y, sin matarlo, aprender a convivir con él... estoy totalmente de acuerdo, porque, aunque no queramos, los problemas los llevamos siempre en una maleta invisible y cargado a nuestras espaldas.

De nosotros depende vivir la vida como esclavos o como señores... Claro, claro y claro... que en ocasiones tenemos que hacer uso de personal profesional para que nos ayude.

Besicos.

Pd.: s´ñi, es que he querido hacer 2 comentarios... no sé, me ha dado por ahí... jeje.

más besicos.

Cornelivs said...

Me gusta...si, me gusta mucho.

Renovarse...o morir.

Un beso...!

SilviaE.D. said...

Hola Myr!!
Sin duda alguna que debemos ser como el águila.
Muy cierto! Excelente!!
Gracias por compartirlo.
Un beso grandote!!

* HADA ISOL said...

Así es y si temerosos no nos animamos a renovernos la vida se vuelve triste por el peso de todo lo viejo que llevamos,esta reflexión es muy buena!!!!!

pande... said...

Myr no tenía idea de lo del águila, buena comparación, y ejemplo para nosotros.

Podremos caer muchas veces, pero en lugar de quejarnos, que no sirve para nada, lo importante es encarar, crecer, afianzarnos, y vivir en vida, lo contrario sería morir en vida.

Un fuerte abrazo, Myr

Maite

Pedro Ojeda Escudero. said...

Bella parábola. Todo proceso de renovación es doloroso... y necesario.
Besos.

loose said...

Lástima que algunos posean tanto potencial y tan preciosas alas y no sean capaces de batir el vuelo en busca de la libertad......

Besitos.

E-migrad@ said...

Ese paralelismo ha sido muy apropiado. Es totalmente cierto.

A cada cual le llegará en momentos diferentes de la vida, pero llega un punto en donde hay que atreverse a mirar de qué está hecho uno, enfrentar las fortalezas y debilidades y solventar las situaciones de la mejor manera en que nos sea posible.

Llevar toda la vida lastres cada vez más pesados ó no hacerse cargo nunca de lo que a cada uno le compete puede ser la peor y más complicada forma de vivir la vida. Eso de vivir escindido es un engaño y un drenante de energía vital a todas horas.

No importa cuando, no hay tiempos estipulados... lo importante es hacerlo (intentarlo cuando menos) y de la mejor forma posible. De eso depende gran parte de la salud mental, anímica y calidad de vida para el resto de tus días.


Un beso, muy buena semana,

E-migrad@

mj said...

Te vuelvo a decir lo mismo que en tu otro blog, "recibo mensajes", los hago mios, muy mios...
Gracias de nuevo Myr,nadie como tú explicando los avatares de la vida.
Un abrazo inmenso
mj

Hada Saltarina said...

Ay, el dolor de la renovación! En esta Pascua de Resurrección se nos muestra en toda su amplitud; pero, como dice el dicho: más vale renovarse que morir. Muchos besos y Felices Pascuas, linda amiga

Alodia said...

Maravilloso post. No tenía ni idea sobre la renovación del águila. Pero si es verdad de que tenemos que desprendernos del pasado y liberarnos de todas esa carga inútil. Besos y feliz semana.

ILUSION said...

Así es, desprendernos y liberarnos del pasado y vivir el presente de la mejor manera posible¡¡¡¡¡¡¡
Besitos y feliz semana¡¡¡¡¡

Myr said...

QUERIDOS AMIGOS:

Agradezco de corazon todos vuestros aportes y vuestra sinceridad.

Todos llevamos adentro heridas muy profundas, dolores anudados que nos hacen sangrar o sentir partes nuestras como muertas y nos llenan de miedo a vivir la vida por el temor a volver a pasar por otra experiencia dolorosa.

Enfrentar ese dolor, es permitirnos caer en la noche oscura del alma, o en la gruta del aguila y desde ese lugar enfrentarnos a el y a nuestros demonios internos.

Es resolverlo. Es vencerlo.
LO que no significa en ningun momento borrar la expereincia traumatica. Lo que paso, paso.

El miedo que tenemos al resistirnos a enfrentar al dolor,
se debe a que creemos que no seremos lo suficientemente fuertes. Pero lo somos.

Cuando lo logramos, la recompenza
es el vuelo del aguila y la liberacion de esa carga, de esa mochila que llevamos acuestas, para poder vivir la vida plenamente, amorosamente y responsablemente.

Y como siempre que hablo, lo hago desde mi experiencia. Les confieso que estuve alli en el infierno, mas de una vez. Es mas, recorri todos los circulos de Dante ( hay quienes dicen que el sabia muy bien de lo que hablaba). Luche y venci, porque elegi vivir.

Y si yo pude, cualquiera puede, porque soy como cualquier otra persona.

A veces, es necesario que alguien nos ayude en el proceso. Es cierto y por eso no debemos escondernos en la soberbia de no querer pedir ayuda. Yo la pedi toda las veces que la necesite.

Les deseo a cada uno de ustedes, desde el fondo de mi corazon, poder enfrentar el dolor para que cada uno pueda y se anime a emprender el vuelo triunfal.

El vuelo, de la vida!

GRACIAS A TODOS

MJ: Gracias por tus palabras. SI algo de lo que escribo sirve, entonces cumple su objetivo.

Belkis said...

Precioso el post y precioso tu comentario del final, efectivamente como el águila todos en algún momento de nuestra vida debemos hacer un alta en el camino, y proceder a una validación de nuestro esquema mental, de nuestras actitudes y de nuestro plan de actuación para seguir por el camino tan tortuoso que es el de la superación de nuestras propias barreras. Gracias por compartirlo. Un beso amiga

Hada Saltarina said...

MYR,

Tu comentario a nuestros comentarios es ¡¡¡genial!!! Me has conmovido. Besitos

Myr said...

BELKIS Y HADA:
Muchismas gracias y Besos!