Wednesday, August 12, 2015

La cruel mofa de un escritor o de como puede desvalijarse una tumba con ayuda Editorial.



Todos conocemos la Trilogía Millennium, al menos de oidas, quienes no la hayan leído: "Hombres que odian a las mujeres",  "La chica que jugó con fuego" y "El castillo de aire que explotó", si nos atenemos a la traducción literal del sueco de los títulos, obra de Stieg Larsson, nacido en 1954 y fallecido  de un infarto en  2004.  Lo chistoso es que  sus tres libros fueron publicados post mortem. La  historia  de siempre, la editorial Norstedst  había aceptado los manuscritos cuando otras editoriales lo  habían rechazado (supongo que hoy estarán desgarrando sus vestiduras).  El primer libro de la trilogía fue publicado  en Suecia en el 2005, al año siguiente el segundo y a los dos años el tercero.   A la fecha se han vendido 80.200.000  ejemplares en el mundo (en Suecia 3.500.000, en USA 24 .000.000)  incluso se han hecho películas.  

Este mes,  la misma Casa Editorial publica el cuarto volumen de la Trilogía, pero como Stieg está muerto, otro hombre bien vivo,  periodista y escritor de una novela basada en la vida de un  futbolista,   escribió -a pedido de dicha Editorial-   la continuación: se trata de David Lagercrantz nac. 1963, que en su diario  personal publicado  por  Dagens Nyheter -diario sueco de tirada nacional-  el 2 de agosto 2015,  escribe:  "He nacido para ésto. Nadie puede hacerlo mejor".  Y se lanza, frenéticamente,  a la escritura, no sin medidas extremas como:  no decir a nadie en que está trabajando,  escribir en computadora  sin conexión a internet para evitar ser hackeado, enviar sus pocos mensajes a los editores en clave, y  si se reunían, hacerlo en el más absoluto secreto en una bodega a la noche y lejos de miradas curiosas.  



Hay mucho dinero en juego.    Paradojas de la vida: Stieg Larsson odiaba el capitalismo salvaje y escribía por diversión.   Llevaba dos volúmenes escritos  y la mitad del tercero cuando al fin,  se decidió    a contactar casas editoriales y fueron varias las que rechazaron sus escritos hasta dar con Norstedst que sí los aceptó. 

Ahora,  el libro de David Lagercrantz, basado en los caracteres robados  a Stieg Larsson, con beneplácito del hermano de Stieg, pero no de su compañera de vida, con 30 años de convivencia (1): 

                                                                      Eva  Gabrielsson 

 ni de sus amigos  de infancia, Svante Brandén y Anders Lindblom que han protestado en este artículo  indignados por la comercialización, abuso y mal uso de la creatividad de su amigo fallecido.

Pero nada pueden hacer: el gran circo está puesto en marcha y  el libro: 

                                                         "Det som inte dödar oss"  (Título del original en sueco)
(En Español, literal: Lo que no nos mata", pero como en inglés los títulos son más floridos: sería algo así como "La chica ¿atrapada?  en la telaraña")


se lanza ahora en Agosto- Septiembre en 25 países al mismo tiempo  y todo hábilmente orquestado para un éxito comercial seguro, con 500.000 ejemplares para la primera Edición en USA y habiendo sido traducido a 42 idiomas, convirtiéndose en  el evento editorial del año,  junto con "Ve y pon un centinela" de Harper Lee 


( nac. en USA,  1926), conocida mundialmente   por "Matar a un ruiseñor" publicada en 1960,   y haber ganado  el Premio Púlitzer inmediatamente después y que fue también llevada a la Gran Pantalla. 


                             Así que tendremos más de Lisbeth Salander y Mikel Blomkvist
y por supuesto, seguirá otra película. 


                                                 Qué fue ya interpretada  por Noomi Rapace.



Pero yo seré, quizás,  de los pocos, sino la única que se niegue a leer este cuarto libro, producto de -como dicen sus amigos-  descarado  vaciamiento de la tumba de un muerto.

Malos tiempos tenemos para "la lírica", o mejor dicho, para la literatura,  si todo ha de basarse  pura y exclusivamente en el dios dinero sin que nuestro muertos -y sus obras- puedan descansar en paz o su visión del mundo y mensaje  no sean desvirtuados. 


Nota: (1) -  Al no mediar matrimonio con papeles,  ni testamento, Eva Gabrielsson quedó completamente sin herencia. El padre de Stieg Larsson,  Erland y su hermano Joakim heredaron todos los derechos de autor  que al 2009 se calculaban  130 millones de  coronas  suecas.  Después de la mala prensa que recibieron padre y hermano por su codicia y tacañearía, parece ser que le ofrecieron a ella, finalmente,  la  suma de 20 millones.  Ella, arquitecta de profesión,    escribió un libro sobre todas las tramoyas familiares relacionadas con la Sucesión de  su pareja:  "Millennium, Stieg y yo".  Hoy, 1 Eu= 9,57 S.K.
       (2) - Las fotos son de las páginas enlazadas en el texto.




9 comments:

Rita Turza said...

Estoy contigo Myriam, yo tampoco lo leeré.

Un beso muy fuerte.

Rita Turza said...

Myriam, no se lo que ha pasado con el comentario pero yo había escrito "yo tampoco lo leeré", las tecnologías me lían las letras.

Un beso.

Genín said...

Si, desgraciadamente una trolelia mas de las muchas que se cometen por dinero, fama o poder, o por las tres cosas, es el mundo en que vivimos y me parece mas que bien tu reacción.
La mia no tendria mérito
porque no leí las tres anteriores...
Besos y salud

Abejita de la Vega said...

No leí los tres primeros, tampoco leeré ese cuarto que, además, es falso. Mejor dicho, leí la primera página del primero...y volvió a la estantería de la biblioteca en un pis pas. No me gustó nada.

Besos, Myriam.

Manuel López Paz said...

Se notará la narrativa, ya veremos.

Besote guapa

Pedro Luso said...

Olá, Myriam.
Até ler este seu artigo, não tinha sequer ouvida falar da trilogia a que você faz referência, da escritora sueca Stieg Larsson,que também não conhecia. Vou procurar dquirir alguma obra dela, para assim conhecê-la um pouco.
Abraços.

Pedro Luso said...

Olá, Myriam.
Estou de volta a esta sua postagem para retificar o meu comentário acima, no qual fiz confusão com o nome do autor da obra (pensei tratar-se de Stieg Larsson, mas, como você esclareceu em seu e-mail, trata-se de um escritor. Mas para melhor esclarecer a outros leitores seus, transcrevo, se você me permite, o seu e-mail:

"Sobre tu comentario en mi blog (Gracias!!!)
Te cuento que el escritor de la Trilogía es un hombre, que falleció en el 2004, antes de publicarla..
Trata de una mujer y un periodista que resuelven crímenes.

Ha gustado porque el personaje femenino , ha sido violado etc, etc, incluso
paso tiempo en la carcel por ser una Hackare, y en el primer libro está en libertad condicional.
A pesar de todo ésto, ella no queda en la posición de víctima, sino que lucha en contra de los criminales,
junto con el periodista y ella utiliza su talento de Hacker para investigar.
Ahora toda su actividad es legal.

El cuarto libro que sale ahora en Agosto, no lo escribió Stieg Larsson,
sino otro hombre que usa sus personajes.

Un abrazo,

Myriam"

Agradeço novamente a você, minha amiga Myriam.

Um abraço.
Pedro.

José Núñez de Cela said...

Combinar arte, literatura en este caso, y comercio, no da ningún resultado bueno, pocos, muy pocos para ser exactos,este es otro ejemplo. ç

Muy bien documentado tu post, Enhorabuena!

Saludos

Pedro Ojeda Escudero said...

...una historia mil veces repetida.
Besos.